Rex, el primer hombre biónico