Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno corta el vuelo a los estudios sobre aves migratorias

La oficina que gestiona el anillamiento de las especies nómadas lleva año y medio cerrada

Medio Ambiente planea asignar esta actividad sin concurso

Anillamiento de flamencos en la laguna de Fuente de Piedra (Málaga). Ampliar foto
Anillamiento de flamencos en la laguna de Fuente de Piedra (Málaga).

Los recortes han alcanzado a la Oficina de Especies Migratorias, que depende del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Permanece cerrada desde hace un año y medio y con ella la gestión de los datos de las aves que viven, pasan o crían en España y la coordinación de su anillamiento (unas 600.000 al año en el territorio nacional), además del de murciélagos y tortugas. Un sistema que es vital para la actividad científica internacional y que había conseguido una base de datos con casi siete millones de apuntes. Las referencias guardadas permiten conocer la movilidad de las aves, como les afecta el cambio climático, causas de mortalidad, evolución de las poblaciones, dispersión…

“La situación es muy grave, porque se están desatendiendo compromisos internacionales. Si se recupera una anilla, ya sea de un ave marcada aquí o en otro país, de un proyecto nacional o extranjero, nadie puede acceder a la información de ese ejemplar, porque no se tramita. Estamos haciendo el ridículo a nivel europeo”, puntualiza Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana y responsable de la oficina de anillamiento. Un lugar donde un año bueno, con agua, se llega a etiquetar a 65.000 aves. Cada arandela incluye un remite con la dirección de la central de anillamiento y un código alfanumérico, que permite, una vez recuperado el ejemplar, comunicarlo al lugar del que dependa su marcaje.

La solución que baraja el Ministerio de Medio Ambiente pasa por modificar la forma de gestión, que hasta ahora se había adjudicado por concurso público. "A partir de ahora" (sin concretar la fecha), la gestión de la OEM se cede "a diversas entidades muy reconocidas por la comunidad científica, entre ellas SEO/BirdLife". No dan el nombre de las demás. El Ministerio también dejará de adquirir y distribuir las anillas para los animales, que, correrá a cargo de los adjudicatarios del servicio.

La sequía económica ya había alcanzado a la partida de las anillas, que se agotaron a finales del año pasado. De tal forma, que organismos como la Estación Biológica de Doñana, el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC) o el Instituto Catalán de Ornitología (ICO) se han visto obligados a suscribir un convenio con la Sociedad de Ciencias Aranzadi para que se las suministre y se encargue de administrar los datos que le lleguen. Su director, Juan Arízaga, confirma que han pasado de llevar el anillamiento de 20.000 aves a 200.000 por este motivo. “Podemos asumir más volumen, pero indudablemente no todo”, puntualiza.

SEO/BirdLife se ha encargado de la asistencia técnica de la OEM de 1983 a mediados 2011, momento en el que finalizó el último contrato público. “Aguantamos al ralentí hasta mediados de enero de 2012, pero no pudimos seguir más”, aclara Asunción Ruiz, directora ejecutiva de la organización ornitológica. Asegura que las conversaciones con el Ministerio para desbloquear la situación están muy avanzadas y que existe, “buena disposición”, para llegar lo antes posible a la firma del convenio que con el que se harían con la administración de la OEM. La duda surge con la forma de financiación. "Somos una ONG y para hacernos cargo de la OEM necesitamos recursos", reclama la directiva.

Figuerola manifiesta su discrepancia, “porque somos más organismos implicados, que además estamos encargados de avalar los anillamientos y se está haciendo todo a nuestras espaldas”. En España existen unos 1.000 anilladores de aves, de los que un 70% pertenecen a SEO/BirdLife, que han obtenido el certificado tras ser avalados por alguna de las instituciones autorizadas para ello (EBD, IREC, ICO y el el Grupo Balear de Ornitología (GOB)).

La web del Ministerio de Medio Ambiente continúa manteniendo la información de la Oficina y un cuestionario para enviar los datos en caso de que se encuentre un ave anillada. "Pero no sabemos muy bien qué está pasando con los correos electrónicos que llegan solicitando información, si alguien está actualizando los datos o si el servidor se ha colapsado y se han perdido apuntes", advierte Raúl Aymí, responsable de la sección de anillamiento del Instituto Catalán de Ornitología, que marca a unas 80.000 aves al año. La directora de SEO/BirdLife asegura que los datos están ahí, y que una vez se llegue a un acuerdo con el Ministerio, se pondrán al día.

Figuerola recuerda que han enviado cartas al Ministerio de Medio Ambiente exponiendo los problemas a los que se enfrentan debido al cierre, sin recibir más respuesta, asegura, que todo se debe al momento presupuestario actual. “Es imprescindible mantener la coordinación. Sin ella puede ocurrir que dos proyectos diferentes usen la misma marca para reconocer a los animales distancia, y entonces ¿cómo saber con unos prismáticos o un telescopio si se trata de un ejemplar que pertenece a un estudio o a otro?”, lanza la pregunta. Recuerda, además, que en situaciones de emergencia como ocurrió con la gripe aviar es necesario conocer los desplazamientos de las aves "Y esa información es producto de años de investigación, que con comportamientos de este tipo, se ponen en peligro".

El Ministerio de Medio Ambiente anuncia, en este sentido, que creará un comité de coordinación del anillamiento científico en España que impulsará la colaboración entre todas las entidades implicadas.