Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las mujeres ganan 5.744 euros menos al año que los hombres por trabajos iguales

La brecha salarial entre hombres y mujeres crece un 0,5% hasta el 22,55%

Para recibir el mismo sueldo ellas deberían trabajar 82 días más al año

Lejos de disminuir, la brecha salarial entre hombres y mujeres ha aumentado en España. Ellas ganan un 22,55% menos de media al año por un trabajo de igual valor. O lo que es lo mismo: 5.744 euros menos, frente a los 5.500 euros menos de un año antes. Así, para lograr la misma retribución que un hombre, las mujeres deben trabajar 82 días más al año, según un informe de UGT que analiza los últimos datos del INE (de 2010). Una desigualdad que se da en mayor medida en el sector privado y que se acrecienta fundamentalmente porque los hombres reciben más complementos salariales —por disponibilidad total, responsabilidad, horas extraordinarias— que las mujeres.

La desigualdad se da en todos los ámbitos. Tanto si se mide la remuneración por jornada, como si se hace en función de la ganancia por hora trabajada. Y el desequilibrio se incrementa conforme crece la edad de las mujeres, aumenta su grado de responsabilidad y en los tipos de contrato de jornada completa.

Las diferencias aumentan porque ellos reciben más complementos salariales por disponibilidad, fines de semana y noches

Almudena Fontecha, secretaria de Igualdad de UGT, explica que las mujeres perciben salarios más bajos y tienen más contratos a tiempo parcial que los hombres. Algo que también influye en el desequilibrio salarial. Por sectores, las diferencias salariales son menores en ámbitos como la educación (11%) o la construcción (9,22%) y mayores en servicios y actividades científicas (más del 30%). Además, a mayor formación académica, mayor es la brecha salarial también. Un ejemplo: para alcanzar las retribuciones de un hombre sin estudios (18.110,06 euros al año brutos, de media), una mujer debe tener un grado de Formación Profesional (17.013,92 euros) o ser diplomada universitaria (19.001,54 euros).

Como incide Fontecha, los complementos salariales —también el pago de horas extraordinarias— son elementos decisivos en las diferencias salariales. En la composición del salario bruto anual, lo percibido por pagos extraordinarios, dispara la diferencia entre hombres y mujeres hasta un 27,56%. Cinco puntos más de la diferencia media en detrimento de las mujeres. Todo cuenta, y ellas reciben menos complementos por trabajar fin de semana, cambiar de turno o nocturnidad.

También hay diferencias por comunidades. Navarra registra el mayor desequilibrio (con el 26,15%), y después Aragón (25,41%) y Asturias. El menor desequilibrio lo registran autonomías como Canarias (16,13%), Baleares (14,66%) y Extremadura (14%).

Después de unos años de estabilidad e incluso de reducción, el desequilibrio ha aumentado. Y eso que el Gobierno ha anunciado en distintas ocasiones la puesta en marcha de planes y proyectos —sin ningún efecto— para reducir la brecha. También el Parlamento Europeo el pasado diciembre aprobó una resolución en la que insta a los países a que adopten medidas eficaces para tratar de atajar el desequilibrio, que no es patrimonio único de España. De hecho, según los datos de Eurostat, que miden los elementos de manera distinta que el INE (no cuentan pequeñas empresas, por ejemplo), la brecha salarial en España es del 16,2%, en la media de la UE y por debajo de países como República Checa (25,5%), Alemania (22,3%) u Holanda (17,8%).

El documento incide en que aún no hay datos para medir el efecto de la crisis en ese escalón desigualitario. Pero alerta de que cuando se conozcan las cifras sobre los salarios de los años duros de la crisis y la reforma salarial haya calado en las condiciones laborales de la población, la brecha salarial entre hombres y mujeres, lejos de reducirse, se incrementará.

“En los datos ya vemos que ha habido un empeoramiento de las condiciones de trabajo. El inicio de la crisis y la precarización afectó antes y en mayor medida a las mujeres; y eso ha provocado el incremento de la brecha”, apunta.

Más información