Selecciona Edición
Iniciar sesión

Nestlé retira productos de pasta con carne de caballo en España e Italia

La compañía suiza suspende la distribución del ravioli y del tortellini de carne Buitoni

 ATLAS

La compañía de alimentos Nestlé ha retirado de los supermercados productos de pasta con carne de vacuno en España e Italia tras desvelarse que contienen rastros de ADN de caballo por encima del 1%. Nestlé ha comunicado a las autoridades que ha suspendido la distribución de los productos procesados por el proveedor alemán H.J. Schypke. Entre ellos están los ravioli y tortellini de carne Buitoni. Además, en Francia y Portugal la empresa ha retirado lasañas a la boloñesa destinadas a restaurantes.

“Estamos mejorando nuestro programa integral de control de calidad mediante la adición de nuevas pruebas a la carne vacuna con ADN de caballo de la producción en Europa", ha anunciado la empresa suiza. La compañía había asegurado la semana pasada que sus productos no habían resultado afectados por la distribución de productos con carne de caballo.

Tras ser señalada por Nestlé, la compañía H.J. Schypke ha rechazado cualquier responsabilidad en este asunto y ha asegurado que jamás ha comprado carne de caballo. "Somos una empresa de transformación y compramos nuestra mercancía ya despiezada, fresca o congelada, a proveedores certificados", afirma en un comunicado.

La cadena alemana de supermercados Lidl también ha retirado de la venta el goulash de carne y el tortellini a la boloñesa en sus tiendas en Suecia y Finlandia tras detectar rastros de carne de equino. El descubrimiento de carne de caballo en productos etiquetados como carne comenzó en Irlanda el mes pasado y se ha extendido rápidamente a través de Europa, dando lugar a la retirada de productos varios.

Los Gobiernos en Europa han señalado que el consumo de carne de caballo no representa un riesgo para la salud, aunque en algunas muestras se ha encontrado que el producto está contaminado con analgésicos prohibidos para el consumo humano.

En las últimas semanas se ha descubierto el uso de carne de caballo en lugar de vacuno en comidas preparadas comercializadas en varios Estados miembros de la UE, entre ellos Alemania, Francia y el Reino Unido, lo que ha dado lugar a la retirada de varios productos.

Más información