Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de fumadores pasivos en España cae un 70% tras la ley antitabaco

Un informe de la UE muestra un descenso generalizado del número de europeos expuestos al humo

El trabajo disipa la inquietud sobre el impacto económico negativo de la prohibición de fumar

Cigarrillos. Ampliar foto
Cigarrillos.

Las leyes antitabaco que han aprobado en los últimos años los países miembros de la Unión Europea han conseguido reducir, de media, un 46% la exposición de los no fumadores al humo de los cigarrillos. Lo afirma un informe publicado hoy por la Comisión Europea en el que España aparece como el país donde mejor parados salen los fumadores pasivos. La exposición al tabaco descendió entre clientes de bares y restaurantes descendió hasta un 70%, es decir, más que la media europea, entre 2009 y 2012.

El informe, en realidad un documento de trabajo que describe cuál es la situación de las leyes antitabaco en Europa, se basa en las comunicaciones realizadas por los 27 Estados miembros a raíz de la Recomendación del Consejo sobre los entornos sin humo de 2009 (2009/C 296/02), en la que la UE pedía a los Gobiernos que adoptaran y aplicaran leyes para proteger plenamente a sus ciudadanos de la exposición al humo de tabaco en el entorno de trabajo, los lugares públicos cerrados y el transporte público. España, junto con Bélgica y Polonia, ha sido el que mejor ha cumplido. Los resultados en estos tres países, dice el informe, "se producen tras la entrada en vigor de enmiendas a sus legislaciones antitabaco", por lo que se demuestra que el efecto de la normativa hace descender la tasa de fumadores pasivos en un periodo corto de tiempo.

La exposición al tabaco está tras la muerte de  79.000 europeos en 2002, según la Comisión 

La Comisión Europea alerta de que cerca de 79.000 adultos, entre ellos 19.000 no fumadores, murieron en 2002 por culpa de la exposición al tabaco, bien en el hogar (72.000) o en su puesto de trabajo (2.000), según estimaciones "conservadoras", señala el informe. La recomendación que hizo Bruselas a lo países miembros en 2009 invitaba a extender los entornos libres de humo como muy tarde en noviembre de 2012.

El documento también desmonta el temor al supuesto impacto económico negativo que tiene la legislación que restringe el tabaco. Ese impacto ha sido "limitado", asegura el texto: "neutro o incluso positivo", precisa. Se basa para afirmarlo en varios estudios realizados en la UE y otros de ámbito internacional que han demostrado que las políticas antitabaco "no tienen impacto negativo en restaurantes, bares y otros segmentos del sector de la hostelería, "con la posible excepción de establecimientos de juegos de azar". Añade que tanto España como Finlandia están elaborando estudios sobre esta cuestión.

El informe hace un repaso a la situación en todos los países, cuyas legislaciones antitabaco difieren en extensión. Más de la mitad de los Estados miembros han adoptado nuevas medidas o han reforzado la normativa existente desde 2009. El texto recuerda que los efectos positivos sobre la salud de la legislación antitabaco son inmediatos e incluyen la reducción de la incidencia de ataques al corazón en la población general -señala estudios en Italia- y de ingresos hospitalarios por infartos de miocardio y otros accidentes coronarios agudos en Alemania, Italia y Reino Unido.