¿MOOCmanía? (1)

El director del eLearning center de la UOC analizará en tres artículos las luces y sombras de los cursos masivos ofrecidos por Internet. Este es el primero de ellos.

MOOC se ha convertido en la palabra de moda en el ámbito de la educación superior en el último año. Pero ¿qué es un MOOC? Y, sobre todo, ¿qué justifica que corran ríos de tinta que debatan si se trata o no de una revolución en el mundo educativo?

MOOC es un acrónimo cuyas siglas en inglés significan “curso masivo abierto en línea”. Masivo porque no pone límites al número de participantes. Abierto al carecer de restricciones en cuanto a quién puede seguirlo, al utilizar recursos que no son propietarios y están puestos a disposición de la comunidad, sin tener que pagar ninguna tasa de autoría por utilizarlos; y porque es gratuito. En línea porque se lleva a cabo en la Red, en un entorno virtual, accesible desde cualquier lugar, en cualquier momento.

Características todas ellas positivas, a las cuales se añaden algunos atributos que las hacen más atractivas: la filosofía abierta y la ausencia de restricciones pueden ayudar a democratizar el acceso a determinado conocimiento y hacerlo llegar a rincones donde la educación es un bien escaso.

Considerando estos aspectos, cabe sin embargo abordar algunas cuestiones y destacar algunas dudas y preguntas que esta iniciativa genera. El aspecto más positivo es que ha puesto la educación en línea en el escaparate mediático. Sí, porque aunque parezca que los MOOCs son una invención reciente, la educación en línea lleva muchos años funcionando. Hay centenares de miles de estudiantes que siguen cursos en línea desde hace tiempo, tanto en España como fuera.

Cursos y programas completos, de calidad, acreditados y reconocidos oficialmente, que no tienen nada que envidiar a ningún programa presencial ni mixto, y que están respondiendo a las necesidades de la sociedad y del mercado de trabajo. Tal como indica un reciente estudio del Babson College, los cursos en línea han aumentado entre un 12% y un 20% en los últimos siete años. Esto quiere decir que la enseñanza en línea no ha empezado ahora.

¿A qué viene entonces esta irrupción vestida de novedad? Aunque la primera aparición de un MOOC data del 2008 y se sitúa en Canadá, lo cierto es que su actual notoriedad se debe al impulso dado en los Estados Unidos, de la mano de universidades reconocidas y de empresas tecnológicas que han hecho bandera del fenómeno.

Entretanto, instituciones españolas están dispuestas a seguir la estela marcada desde los Estados Unidos, de una forma que, en principio, puede parecer poco reflexiva. Algunos dicen que responde a su voluntad de expansión, de internacionalización, de captar nuevos mercados… Que ofrecer un MOOC puede considerase una muestra, un ejemplo de lo que la universidad ofrecerá al estudiante que decida matricularse en la misma. Con la salvedad de que entonces no será gratis. Pero, ¿compraríamos un coche estéticamente llamativo que solo nos han permitido conducir hacia adelante porque el de muestra no lleva incorporado volante ni marcha atrás?

Los MOOCs solo son una opción más de la educación en línea. Nadie puede afirmar que sea la mejor. Parten de una base muy elemental: dar acceso a contenidos, sugerir actividades y permitir la interacción entre participantes -que no está garantizada-, asumiendo a menudo un paradigma muy tradicional.

Por otro lado, la masificación nunca ha sido una característica de la formación de éxito. Es muy difícil poder atender bien miles de estudiantes a la vez. Hasta ahora, sólo ha sido noticia cuántos estudiantes empiezan, pero no cuántos terminan. El porcentaje de abandono es muy elevado: alrededor del 95%.

Cabe analizar más profundamente la dimensión comercial, económica y de estrategia institucional que puede haber detrás de este fenómeno, además de la propiamente vinculada a la calidad del aprendizaje. Lo haremos próximamente. Probablemente hay futuro para los MOOCs, pero quizás en una forma distinta de la que tienen ahora.

Albert Sangrà es director del eLearn Center de la UOC

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana