Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia mexicana veta los insultos homófobos

La Suprema Corte de la Nación dicta una sentencia histórica por el caso de un periodista que llamó “maricón” a otro

La justicia de México ha dictado un fallo histórico contra la discriminación por motivos de orientación sexual. Este miércoles la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha determinado que los insultos homófobos no son parte del ámbito de la libertad de expresión, sino “manifestaciones discriminatorias”. La Corte ha emitido esta sentencia al hilo del caso de un periodista que llamó a otro “maricón” y “puñal” –sinónimo peyorativo de hombre homosexual en el lenguaje popular mexicano–.

 El caso tuvo lugar en el Estado de Puebla en 2010, cuando Enrique Núñez Quiroz, de un diario llamado Intolerancia, usó esas palabras en una columna para insultar a Armando Prida Huerta, dueño del diario Síntesis, según el periódico Reforma. Prida hizo un demanda y en un primer momento un tribunal estatal decidió que Núñez debía indemnizarlo.

Pero Núñez recurrió y otro tribunal lo exculpó, porque consideró que, si bien los términos usados por el columnista de Intolerancia podían ser “molestos”, no dañaban tanto el honor del otro, “máxime”, resaltaba ese fallo, tratándose de un contexto de “debate periodístico”.

Finalmente la Suprema Corte –con tres votos a favor y dos en contra– ha juzgado que las palabras maricón y puñal son “expresiones ofensivas e impertinentes” e innecesarias para dirimir una disputa periodística. El fallo determina que esa clase de insultos son “una categoría de los discursos de odio” y que discriminan a “grupos” sociales. “A pesar de que se emitan en un sentido burlesco, incitan, promueven y justifican la intolerancia hacia la homosexualidad”, dice la sentencia, que restringe la legitimidad de estas expresiones a áreas específicas del lenguaje público como los estudios científicos o las obras artísticas.

 Esta sentencia es pionera en la jurisprudencia de México, un país en el que la homofobia está muy arraigada. El periodista Fernando del Collado, autor del libro Homofobia. Odio, crimen y justicia, 1995-2005 (Tusquets, 2007), opina que es una novedad “sorprendente” y esperanzadora, pero advierte de que sería necesaria una legislación “detallada” para poder contener de verdad una tradición discriminatoria que, según dice, aflora con naturalidad en lugares tan populares como los partidos de fútbol o “los púlpitos de las iglesias”, e incluso en las declaraciones de los políticos mexicanos.

Del Collado cita el caso de Armando Reynoso, exalcalde y exgobernador, respectivamente, de la ciudad y del Estado de Aguascalientes durante la década de los dos mil, quien pronunció en su momento la siguiente frase: “Invitaré a mi equipo de trabajo a las mejores personas. No me importa de qué partido sean, no me importa de qué religión sean, pero no vamos a invitar a putos”.

El periodista también pone como ejemplo el letrero de un balneario de Aguascalientes: “No se permite la entrada a perros ni a homosexuales”, o una declaración de hace cuatro años de Manlio Fabio Beltrones, actual coordinador del grupo parlamentario del partido que gobierna México, el PRI, a propósito de una iniciativa legal que pugnaba por legalizar el matrimonio gay en todo el país: “Estoy convencido de que con el avance en el Distrito Federal tenemos suficiente. Ya tienen donde vivir”. México DF es el único lugar en el país que ha legalizado las bodas entre ciudadanos del mismo sexo.