Las mariposas monarca pierden terreno en México

La tasa de ocupación de superficie forestal disminuye un 59%, el nivel más bajo en dos décadas

Ampliar foto
Un grupo de mariposas monarca en los bosques de México.

Las mariposas monarca que llegan a México cada mes de noviembre para hibernar son tantas que no hay forma de contarlas. Millones, decenas de millones o cientos de millones. La única manera que tienen los expertos de medir la población es calcular la superficie que ocupan en los bosques del Estado de México y de Michoacán. Esta temporada esa superficie ha disminuido un 59%: 1,9 hectáreas frente a las 2,89 del ciclo de hibernación 2011-2012, lo que supone el nivel más bajo en 20 años, desde que hay datos. El uso de pesticidas y la reducción del suelo agrícola en EE UU son algunos de los factores que amenazan a las características mariposas naranjas y negras.

Las monarca (Danaus plexippus) protagonizan todos los años una de las migraciones animales más impresionantes. Viajan más de 4.000 kilómetros al sur y atraviesan tres países: Canadá, de donde proceden, Estados Unidos, que supone la mayor parte del recorrido, y México. En los casi cinco meses que pasan en los bosques de pino y oyamel mexicanos, las mariposas protagonizan un espectáculo que atrae a muchos turistas. En el mes de marzo inician su regreso a la zona de los Grandes Lagos, pero ninguna de las que parte de México llegará hasta allí, sino que durante el viaje se sucederán hasta cuatro generaciones, como en una carrera de relevos.

Es durante ese viaje de vuelta al norte cuando surgen los problemas que están afectando a su población. “El cambio del uso del suelo de agrícola a industrial en EE UU y la utilización de agroquímicos ha llevado a que se reduzca la presencia de plantas de algodoncillo (Asclepias), el único alimento de estos insectos”, explica Gloria Tavera, directora de la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca. “Si estas plantas siguen desapareciendo, las mariposas no podrán reproducirse adecuadamente y serán menos las que regresen a México el año próximo”, explica Tavera.

La reducción de la superficie ocupada en México ha ido en descenso en los últimos años. Hace una década, en el ciclo 2002-2003, las mariposas que llegaron desde Canadá ocuparon 7,54 hectáreas. La directora de la Reserva de la Biosfera, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2008, asegura que si se cuida la presencia de algodoncillo las mariposas volverán a reproducirse de la manera habitual. "La especie no se va a extinguir, pero hay que tomar medidas", afirma.

ampliar foto
Algunos ejemplares de monarca.

El director de WWF México, Omar Vidal, también está preocupado por los datos de este último año. “Si la población que llega es menor, las mariposas se vuelven más vulnerables. Por ejemplo, si las monarca se concentran en un área muy pequeña y esta sufre una gran helada, habrá menos supervivientes que si ocupan más superficie en los bosques” explica Vidal.

Cuando duermen, las monarca se amontonan por miles en los árboles sin dejar que se vea ni un centímetro de la corteza. “Se aplastan unas con otras para darse calor”, explica el guía del santuario de Sierra Chincua, en el Estado de Michoacán. Solo cuando los rayos del sol empiezan a apuntar a los árboles, las mariposas se despiertan y se echan a volar. Entonces comienza el espectáculo de color naranja que en una mañana cualquiera atrae a visitantes estadounidenses, franceses y españoles.

Los tres países por los que pasan estos insectos están comprometidos en su conservación y las autoridades mexicanas han asegurado que llevarán el tema al próximo encuentro a tres bandas de la Comisión de Cooperación Ambiental. Justamente, el logotipo de esta comisión es una mariposa monarca. "Estados Unidos tiene que cumplir su parte como lo ha estado haciendo México. Hay que limitar el uso de los herbicidas en los campos de soja y maíz si afectan al algodoncillo. También hay que replantar esta especie para que las mariposas puedan alimentarse durante su camino”, defiende Gloria Tavera.

Ya hay iniciativas ciudadanas que se ocupan de ello como la del profesor de la Universidad de Kansas, Chip Taylor. El proyecto que lidera, Monarch Watch, coordina a voluntarios que replantan algodoncillo en sus jardines o en zonas que están en la ruta que siguen estos insectos.

A estas alturas del año la mayor parte de las mariposas han salido ya hacia el norte y en breve comenzarán a llegar a Texas, donde se produce el primer relevo generacional. Sus tataranietas regresarán el próximo otoño a los mismos árboles mexicanos a los que viajaron sus antepasados, siempre los mismos, completando así un ciclo migratorio sobre el que los expertos aún tienen muchas incógnitas.