Sanidad propone a las autonomías tres nuevos tramos en el copago de fármacos

Mato deja la puerta abierta a subir la aportación de los ciudadanos sobre los fármacos

El ministerio y las comunidades aprueban un calendario de vacunas común

Medicamentos en una farmacia de Santiago de Compostela.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha planteado esta tarde a las comunidades autónomas introducir tres nuevos tramos en el copago de fármacos. El pasado mes de septiembre, el Gobierno incrementó el porcentaje que abonan los usuarios de las medicinas financiadas. Hasta entonces, todos los trabajadores en activo pagaban el 40% de los medicamentos, pero desde hace seis meses aquellos que ganan entre 18.000 y 100.000 cubren el 50% del coste de estos productos. Un tramo muy amplio que Mato ha propuesto dividir en tres. Los nuevos escalones serían de 18.000 a 36.000 euros, de 36.000 a 72.000 y de 72.000 a 100.000 euros. Sanidad y las autonomías debatirán ahora cuál debe ser el porcentaje de aportación en esos nuevos tramos. La propuesta, que aún no está madura, dejaría la puerta abierta a incrementar ese pago. El Gobierno no tiene previsto revisar, sin embargo, el copago de aquellos que ganan menos de 18.000 euros ni de los pensionistas, quienes desde septiembre y por primera vez se ven obligados a cubrir (aunque con topes mensuales) unas medicinas que antes obtenían de manera gratuita a cargo de la sanidad pública.

“Planteamos que el nivel de aportación del usuario sea más progresivo”, ha declarado Mato tras la reunión con los responsables de Sanidad de las autonomías en el Consejo Interterritorial. La ministra, que ya había anunciado su intención de revisar el copago farmacéutico, ha explicado que esa intención ha recibido también el visto bueno de Hacienda. El aumento de la aportación de los ciudadanos sobre los fármacos es una de las medidas –también la exclusión sanitaria de los sin papeles-- que recoge la reforma sanitaria que el Gobierno de Mariano Rajoy decretó el pasado abril y uno de los puntos fundamentales de los recursos que seis autonomías han interpuesto al Tribunal Constitucional contra ella.

El consejero de Sanidad de Asturias (una de las regiones que ha recurrido), Faustino Blanco, ha criticado que, con su propuesta de nuevos tramos, Sanidad les quiera hacer partícipes de una medida con la que discrepan. “No somos partidarios de un modelo de copago como está planteado”, ha dicho. Blanco también ha reclamado la necesidad de que el departamento de Ana Mato presente una memoria económica sobre los efectos de esta medida en los ciudadanos.

Calendario de vacunas común

El debate sobre el copago de fármacos solo ha sido un punto más del orden del día de una reunión muy técnica entre los máximos responsables de Sanidad en la que se ha aprobado un calendario de vacunas común para todas las autonomías. Una reclamación tradicional de los grupos de expertos que Mato y los consejeros han definido como “un paso histórico”. El calendario incluye ocho inmunizaciones y establece las edades para administrarlas. La pauta, que se revisará cada dos años para determinar si se introducen nuevas vacunas, terminará con las diferencias que existen ahora entre comunidades, pero ha sido duramente criticada por las sociedades científicas que han reclamado que el calendario de Mato es “demasiado básico”. En esa pauta, han incidido la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Asociación Española de Vacunología y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene faltan vacunas importantes como la del neumococo o la de la tosferina en adolescentes; y otras, como la de la varicela, se establecen a una edad (los 12 años) en la que el 90% de los niños ya la ha pasado.

Un razonamiento que ha criticado duramente el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, que ha acusado a las asociaciones médicas de estar al servicio de la industria. “Las sociedades científicas se financian con el apoyo de los laboratorios farmacéuticos que tienen intereses comerciales. Los consejeros y la administración pública, en cambio, velan por los intereses de los ciudadanos, no tienen intereses comerciales”, ha apuntado Echániz antes de entrar en la reunión. El consejero, que también es portavoz de Sanidad del Partido Popular, ha reculado más tarde. “Estas entidades tienen todo mi respeto”, ha tratado de rectificar. El consejero de Sanidad del País Vasco, Jon Darpon, que había manifestado sus discrepancias con el calendario vacunal —fundamentalmente con la edad de administración de una de las inmunizaciones— no ha acudido a la reunión por lo que la implantación de la pauta en esta comunidad aún está en el aire.

El consejo interterritorial de sanidad ha acordado también una nueva regulación de precios de referencia para los fármacos, que hará que el ciudadano pague menos por 11.000 medicamentos. La normativa afectará a todos los medicamentos que lleven más de 10 años en el mercado y del que haya en el mercado otro fármaco competidor. La bajada de precio, que, según Sanidad, generará un ahorro de 400 millones de euros, entrará en vigor en mayo.