Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La NASA planea acercar un pequeño asteroide a la Luna para investigarlo

Obama propone un aumento del presupuesto para la agencia espacial, en 2014, alcanzando los 13.550 millones de euros.

La estación espacial y el telescopio sustituto del ‘Hubble’ son prioritarios

Ilustración de la misión propuesta por la NASA de captura y desplazamiento de un asteroide para acercarlo a la luna y facilitar su investigación.rn
Ilustración de la misión propuesta por la NASA de captura y desplazamiento de un asteroide para acercarlo a la luna y facilitar su investigación.

Si resulta difícil ir a investigar un lejano asteroide queda la opción de acercar el asteroide a la Tierra para facilitar las cosas. Es la opción que ha tomado la NASA al planear una misión para acercar uno de esos cuerpos del Sistema Solar a la Luna y poder así investigarlo de cerca incluso con visitas de astronautas. La misión, que tendría un coste de unos 2.000 millones de euros se realizaría hacia 2021, con tecnologías accesibles. El presupuesto de la NASA para 2014 que ha propuesto el presidente Barack Obama, 13.550 millones de euros (frente a los 12.700 millones de este años), incluye 76 millones de euros para poner en marcha esta ambiciosa misión.

“Estamos desarrollando un misión totalmente novedosa para identificar, capturar y relocalizar un asteroide”, explica el director de la NASA, Charles Bolden en un comunicado de la agencia. “Esta misión supone una hazaña tecnológica sin precedentes que conducirá a nuevos descubrimientos científicos y capacidades tecnológicas, además de ayudarnos a proteger nuestro planeta. Esta iniciativa del asteroide aúna lo mejor de la ciencia y la tecnología de la NASA, así como los esfuerzos de exploración humana, para alcanzar el objetivo del Presidente de enviar astronautas a un asteroide en 2025”. La agencia espacial estadounidense utilizará en esta misión la futura cápsula tripulada Orion, los cohetes pesados del programa Space Launch System en desarrollo y nuevas tecnologías en desarrollo como la propulsión solar eléctrica y las comunicaciones láser, “todos ellos componentes críticos de la exploración del espacio profundo”, ha adelantado Bolden.

La idea sería recolocar el asteroide detrás de la Luna y la misión sería automática, sin astronautas, según informa Space.com.

En otros ámbitos de la NASA, Bolden ha asegurado que, con el presupuesto de la Casa Blanca, los astronautas volverán a viajar al espacio, dentro de cuatro años, en naves estadounidenses desarrolladas por las empresas del sector. Desde que se retiraron los transbordadores espaciales, los astronautas de la NASA tienen que viajar a la Estación Espacial Internacional (ISS) en las naves Soyuz rusas, las únicas disponibles.

La ISS es el eje del programa tripulado de la agencia, junto con las naves desarrolladas en las empresas privadas por encargo de la NASA, ha resaltado su director. En los programas científicos y de exploración planetaria, el futuro telescopio James Webb, que se está desarrollando en colaboración con la Agencia Europea del Espacio (ESA) y que se considera el sustituto del Hubble, es la prioridad presupuestaria. Su coste asciende ya a 6.730 millones de euros y su lanzamiento está ahora previsto para 2018.