Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peor trabajo en EE UU: ser periodista de prensa escrita

Esta profesión se sitúa en el último puesto debido a los bajos sueldos, la escasa promoción y los altos niveles de estrés

Prensa escrita.
Prensa escrita.

Para muchos reporteros de prensa en Estados Unidos trabajar en un medio de comunicación era su puesto soñado, pero desde hace años esto está cambiando. Los bajos salarios, la escasa promoción, los altos niveles de estrés que impiden compatibilizar la vida personal y profesional, y una industria "en caída libre" han hecho de esta profesión la peor de 2013 en este país, según el informe sobre Calificación de Trabajos elaborado por la consultora Career Cast, compañía que realiza la encuesta de peores y mejores empleos del país desde hace 25 años. “La situación en este ranking es un indicador de la calidad de vida del empleado”, se añade en el informe.

La perspectiva no es muy positiva. La llegada de la era digital al sector ha propiciado que las redacciones sean más pequeñas, que los presupuestos se reduzcan al mínimo, que la competencia sea "más feroz" entre los medios en Internet y que los consumidores puedan acceder, la mayoría de las veces de forma gratuita, a cualquier sitio a leer las noticias. Todo esto ha provocado que la existencia de los medios de comunicación peligre, según prosigue el estudio. Un sector afectado además por "la elevada tensión del trabajo en sí, los plazos de entrega ajustados y la necesidad de trabajar bajo cualquier condición para encontrar la mejor historia".

Esta mala situación llevará a la pérdida de un 6% de los reporteros de prensa de aquí a 2020 en EE UU, a la par que los sueldos seguirán bajando, según los últimos datos de la Oficina de Estadística Laboral del país (BLS, por sus siglas en inglés). “Y para los que sigan trabajando, las exigencias del trabajo les absorberán mucho más”, continúa el informe. La Asociación de Periódicos de América, a través del Centro de Investigación Pew, ha recalcado que mientras que en 2006 el sector obtuvo unos beneficios de 49.200 millones de dólares, en 2011, estos fueron de 23.900 millones, "llevándose a miles de reporteros de prensa por delante”. En 1985, existían 1.730 periódicos en circulación en EE UU mientras que en 2010 eran 1.382.

A pesar de esto, hay sitio para el optimismo, indican. “El reporterismo no es un arte en extinción, ni se concluye que sea una profesión sin perspectivas ya que, poco a poco, repensar la industria ha hecho que la prensa vaya adaptándose a los nuevos desafíos”, explica el informe. "Aunque todavía el periodismo digital cuenta con salarios muy bajos y la producción de más contenido en menos tiempo reduce considerablemente la calidad de vida de estos reporteros”, concluye. El sueldo medio de un periodista digital en EE UU es de 28.000 dólares al año mientras que el de un periodista de un medio escrito es de 36.000 dólares.

Entre los diez peores trabajos en EE UU se encuentran también los leñadores, los techadores, los auxiliares de vuelo, las personas que trabajan leyendo contadores, los militares alistados, los granjeros, los repartidores de correo y los trabajadores de plataformas petroleras. Por el contrario, entre los mejores trabajos están los actuarios (los primeros del ranking, son profesionales que se dedican a la aplicación del cálculo de probabilidades, estadística y matemáticas), les siguen los analistas de sistemas, los ingenieros bioquímicos, los ingenieros de software, los dentistas, los oftalmólogos, los terapeutas ocupacionales, los audiólogos, los fisioterapeutas y los asesores financieros.

El estudio además informa de que “los estadounidenses pasan más tiempo en el trabajo que en cualquier otro tipo de sitio”. La BLS calcula que el empleado, de media, pasa dos tercios del día en su lugar de trabajo o realizando actividades relacionadas con él. “Es más tiempo del que pasan durmiendo o cuidando de las labores del hogar”, continúa este organismo. La lista completa contiene 200 trabajos ordenados según cuatros factores: el entorno laboral (factores físicos y emocionales), salario, perspectivas de promoción y niveles de estrés.