¿Quién debe decidir la política científica?

Atomium Culture pregunta a los ciudadanos sobre su interés e implicación en la política científica

Que los ciudadanos sientan que su opinión cuenta para construir la agenda de la investigación es una de las prioridades de la Comisión Europea. Pero acercar la ciencia a la sociedad pasa por lograr que la investigación se ocupe de las necesidades y las expectativas sociales y que, a la vez, salvaguarde su carácter independiente. La última pregunta que Atomium Culture —un consorcio de universidades, empresas y medios de comunicación, entre ellos EL PAÍS— lanza hoy a los europeos servirá para conocer sus prioridades. ¿Quién debe decidir la agenda de la investigación? ¿Los científicos, los ciudadanos, los políticos?

Con sus respuestas, como con las de los más de 40.000 ciudadanos que han participado en las cinco preguntas del sondeo que culmina hoy, según los datos preliminares de Atomium Culture, esta plataforma busca tender un puente entre las instituciones científicas europeas y los ciudadanos.

Los resultados de las encuestas, que ha incluido aspectos como la participación de la mujer en la ciencia o el interés de los ciudadanos por la investigación, se trasladarán a la Comisión Europea, que ha asegurado que los tendrá en cuenta para elaborar su próximo programa científico, Horizonte 2020.

“El fuerte compromiso de ciudadanos de toda Europa en este proyecto piloto de Atomium Culture y EL PAÍS junto con el resto de los periódicos que han participado en esta iniciativa muestra la necesidad de embarcar a la sociedad en futuros debates sobre cuestiones relacionadas con la investigación y la innovación. Confiamos en extender este proyecto pronto”, han manifestado Valéry Giscard d'Estaing, presidente honorífico de Atomium Culture y Michelangelo Baracchi Bonvicini, presidente de esta plataforma.

Quienes deseen consultar los resultados de las encuestas realizadas, pueden hacerlo en la página web de Atomium Culture.

 

Más información