Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ecuador recluta talento entre sus licenciados en paro en España

772 titulados opositan en cuatro ciudades para retornar a su país como docentes

El matemático Galo Chiguano (izquierda) y el ingeniero José Izurrieta estudian para el examen.

A finales de los noventa, hundidos en una profunda crisis económica, dos millones de ecuatorianos —actualmente viven allí 15 millones— hicieron las maletas y emigraron. Muchos eran licenciados que no homologaron sus títulos y estos años han trabajado en la construcción, como camareros, cocineros o lavadores de platos. Ahora el Gobierno de Rafael Correa quiere que estos ciudadanos cualificados vuelvan con un puesto acorde a su preparación. Objetivo: asentar las bases de una sociedad del conocimiento para tener menor dependencia de su producción petrolífera. Por eso 772 licenciados de los 262.000 ecuatorianos empadronados en España (datos del INE en 2011) se presentan hoy a la primera parte de los exámenes del Plan Retorno Educación.

De aprobar, el programa convertirá a estos titulados en profesores de primaria, secundaria y bachillerato. Su sueldo será de 616 euros, mientras que el salario medio es de 263 euros. Se ofertan 10.000 plazas de docentes, aunque muchas están ocupadas por el momento por eventuales que no han acreditado su preparación. Ganarán un 20% más que el del resto, pues el Estado valora el “enriquecimiento intercultural” que supone haber vivido en otro país.

Galo Chiguano, matemático de 55 años, y su amigo José Izurrieta (su bisabuelo era vasco), ingeniero industrial de 53 años, han preparado con ahínco las pruebas desde hace dos meses, cuando se enteraron del plan. Chiguano fue docente en su país, pero la crisis le trajo hace 13 años a España. Aunque llegó a convalidar su licenciatura, en España trabaja de vigilante jurado y antes del cataclismo económico impartía clases de apoyo escolar en una academia. No tiene pareja y su hija ya es mayor, así que nada le impide volver.

El país no cuenta con una facultad de Magisterio

Más complicado lo tiene Izurrieta, que llegó hace 15 años y lleva dos años “casi en la indigencia” porque no encuentra ningún trabajo. En los últimos tiempos trabajaba de montador. De aprobar, José deja aquí a su mujer, auxiliar de clínica, a su hija y la hipoteca de sus desvelos. “Nos quedan diez años de pagar y si nos vamos perdemos la casa. No merece la pena alquilarla porque han bajado los precios”. Pagan 880 euros de letra, menos de lo que él ganaría en Ecuador.

Este ingeniero aspira a ser profesor de matemáticas y a su propio negocio. “Me gustaría abrir una academia de Formación Profesional para aprender oficios. Pero para se necesita plata para comprar herramientas y maquinaria y no lo tengo”, se lamenta Izurrieta, emprendedor tras cursar un máster de comercio exterior y márketing en la UNED. “Casi ningún licenciado homologó su título. Es complicado combinar la legalidad, tener tiempo para ir a clase y la burocracia. Si estaba trabajando ¿de dónde iba a sacar tiempo para apuntarme a las asignaturas que no me convalidaban?”, se pregunta.

“No va a aprobar cualquiera. Buscamos la excelencia”, asegura la embajadora en España, Aminta Buenaño. Se trata de una prueba de conocimientos específicos de la asignatura, otra de habilidades lingüísticas y una psicométrica. Quienes superen las tres con un 70 sobre 100 deberán pasar una entrevista personal y demostrar sus méritos. Los exámenes —que tienen lugar en Madrid, Barcelona, Murcia y Pamplona— por ahora no se celebrarán en otros países. Cabe la posibilidad de que se abran a docentes españoles pues están lejos de llegar a los 10.000 demandados. Buenaño calcula que la vida en Ecuador es cuatro veces más barata que en España por lo que se trata de un plan “digno, serio y con futuro”.

Se ofertan 10.000 plazas de profesor, aunque ya ocupan algunas eventuales

“Ecuador es el grupo hispanohablante más grande de España y con la crisis se ha diseñado tres formas de sobrevivencia: 1) irse a Estados Unidos u otro país de la Unión Europea 2) retornar a Ecuador 3) frentear la crisis con hidalguía, confiando en España y queriendo ser parte de la solución”, explica la embajadora. El pasado año 46. 000 empadronados empaquetaron de vuelta. Unos 100.000 están el paro y sólo un cuarto cobra una prestación de desempleo que ronda los 500 euros.

“La década de 1996 a 2006 fue catastrófica para Ecuador. Sufrimos la crisis del 99 que provocó el éxodo de muchos”, recuerda el viceministro de Educación, Pablo Cevallos, de visita en España. “El Estado perdió la rectoría de la educación pública, el control del currículum, el de los precios… Y en medio de esa profunda crisis —los profesores de la pública estaban permanentemente de huelga— la educación privada prosperó en las grandes ciudades”, prosigue. A este descontrol de la enseñanza estatal, a juicio de Cevallos, se unió la falta de recursos —materiales tan básicos como un diccionario o mapas escaseaban—, una pésima cobertura de centros que dejaban zonas sin escolarizar y abandonaba a su suerte a los más vulnerables. “Además, los profesores estaban desmoralizados, mal pagados, con mala formación y con demasiado autoritarismo”, razona Ceballos.

El viceministro considera que la recuperación de la pública arrancó con la llegada de su Gobierno al poder. “El presupuesto para educación desde primaria a bachillerato pasó de 1.000 millones de euros al triple. Pero no es suficiente ese cambio. Hay que usar eficientemente estos recursos”, asegura Ceballos. La idea es que las órdenes no lleguen desde Quito sino que organismos locales “monitoreen” el cambio y se ha dividido Ecuador en nueve regiones, 140 distritos y 1.117 circuitos educativos. El 95% de los niños están ya escolarizados hasta los 15 años y la enseñanza es de nuevo gratuita, incluso los libros.

Pretenden ser la sociedad del conocimiento, no depender del petróleo

Ecuador necesita población formada para progresar y se ha puesto manos a la obra. Por eso 6.500 jóvenes ecuatorianos cursan estudios becados en universidades de todo el mundo. Unos 800 en España.

El país no cuenta con una facultad de Magisterio, pero se pondrá en marcha en el curso 2014-2015. Por ese motivo Cevallos se va a entrevistar con pedagogos españoles. La Asociación de Profesores Ecuatorianos en España prepara un máster en Pedagogía junto a la Universidad Autónoma.

El Plan Retorno Educación forma parte de un proyecto muy ambicioso. “Somos el Gobierno de los migrantes”, le gusta repetir a Correa que dice sentir el éxodo de sus compatriotas “como una herida abierta”. El programa se codea con el Plan Ecuador Saludable que busca 1.484 profesionales de la salud, en especial anestesistas, fisioterapeutas y cirujanos. Como no hay tantos médicos especialistas ecuatorianos, la convocatoria está abierta a extranjeros y 63 españoles están en pleno proceso. El Plan Tierras está devolviendo a su país a 300 agricultores nacionales que vivían en Lleida, Murcia y Huelva. Allí labrarán tierras confiscadas.