Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beatriz: “Pido al presidente Funes que salve mi vida”

La joven embarazada de un feto inviable de El Salvador ruega en un vídeo a las autoridades de su país que le permitan abortar. El PSOE intercede, sin éxito, por la mujer ante la embajada.

La CIDH insta a El Salvador a que permita abortar a la mujer.

“Pido al presidente, a Mauricio Funes, que me ayude para que la sala [del Constitucional] acepte a interrumpir el embarazo”. Quien habla es Beatriz, la joven salvadoreña de 22 años cuyo embarazo de un feto inviable pone en serio riesgo su vida. Hace 20 días grabó un vídeo en el que rogaba una solución a las autoridades de su país. “Yo me siento mal con todo lo que está pasando, porque no quieren hacerlo [la interrupción del embarazo] sabiendo que el niño no va a vivir al nacer”, explica la joven en la grabación con voz muy débil. Pero de nada han servido sus súplicas. El constitucional salvadoreño denegó la petición de amparo de la joven para que se le practique el aborto. La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha notificado este jueves al Estado salvadoreño que ahora deberá permitir el aborto terapéutico de Beatriz, informa Efe.

Ese país centroamericano prohíbe la interrupción voluntaria del embarazo bajo cualquier circunstancia, algo que a Beatriz no se le escapa: “Los médicos del hospital han sido muy amables conmigo. Ellos también están preocupados por mi vida. Querrían hacerlo, pero no pueden porque ellos tienen miedo a que les vayan a meter presos. Pido que no les vayan a meter presos”. En El Salvador la interrupción del embarazo puede penalizarse con hasta 50 años de prisión para las mujeres que se sometan a esta intervención –se las procesa por homicidio agravado— y 12 para los médicos que la realicen.

La muchacha, enferma de lupus y con graves problemas renales, grabó este vídeo ayudada por la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto cuando los magistrados del Constitucional aún estudiaban su caso. En las imágenes no se le ve el rostro, pero mueve las manos nerviosa. “Sería lo mejor que hicieran por salvar mi vida… porque no tiene sentido seguir con mi embarazo si el niño no va a vivir”, apunta. El pronóstico del hijo que espera es nefasto, según el comité médico que la atiende: el feto tiene anencefalia (sin cerebro). Sobrevivirá, si lo hace, como máximo unos días; y no sin sufrimiento.

Cada día que pasa el estado de salud de Beatriz —que tiene otro hijo de un año y medio— es más complicado. Va a entrar ahora en la semana 25 de gestación y aunque por el momento permanece estable, según los médicos, se le han detectado otras patologías añadidas como preclamsia y un aumento importante del líquido amniótico. Si logra superar el embarazo tendrá, según los expertos, secuelas añadidas a la enfermedad que ya padece. “Quisiera que la sala acepte y hagan lo que tengan que hacer conmigo porque yo quiero vivir. Les pido de corazón que lo hagan”, pide.

Imputada si viaja para abortar

El caso de Beatriz ha suscitado una gran movilización internacional. A las campañas de organizaciones de mujeres y por los derechos civiles de El Salvador se han sumado otras como Amnistía Internacional o Católicas por el Derecho a Decidir.

En España, el PSOE ha pedido al Gobierno de El Salvador que ampare el caso de la mujer. El líder del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado en el Congreso que el caso de Beatriz es “dramático”.La número dos del PSOE, Elena Valenciano, se ha reunido esta tarde con el embajador en funciones de ese país en España, Jorge Palencia, para tratar de interceder en el caso. Sin embargo, el diplomático ha explicado a Valenciano que, tras el dictamen de la Sala Constitucional, la vía legal está agotada en El Salvador. “Es un problema constitucional en ese país. En la legislación salvadoreña no hay preeminencia de la vida de la madre sobre el no nacido; por lo tanto a partir de ahí todo se complica. No es que el Gobierno de El Salvador no quiera, es que es un problema de la Constitución", ha declarado Valenciano al salir de la reunión.

Además, las autoridades salvadoreñas han incidido en que, según la legislación de ese país, la mujer podría ser imputada también de vuelta a El Salvador si decidiera salir del país para interrumpir su embarazo. "Podría ser acusada de colaboración en delito y se expondría a una pena de hasta dos años de cárcel", ha aclarado Valenciano.

Esa opción, la de viajar para poder ser intervenida en otro país con infraestructura y red legal para hacerlo, es una de las que estudian los abogados de la mujer y las organizaciones que la apoyan. En España, la plataforma Decidir nos hace Libres también ha solicitado al Gobierno de Mariano Rajoy que conceda asilo a Beatriz, para que pueda ser intervenida en España. De hecho, el Grupor Dator —que tiene clínicas en varios puntos de España, entre otros en Madrid— se ha ofrecido para costear el viaje de la mujer y un acompañante, así como la intervención. En España, la interrupción del embarazo en situaciones de anomalía fetal extremadamente grave o incompatible con la vida, como es el caso de la salvadoreña, están permitidos sin plazo si un comité de expertos lo autoriza.

Más información