Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un perro con rabia ataca a cuatro niños y un adulto en Toledo

España no registraba casos desde 1966, salvo un brote en 1975

El dueño del animal, un pitbull, ha sido detenido

La Junta ordena vacunar a las mascotas de la zona

Un pitbull que entró en España desde Marruecos en abril ha causado el segundo brote de rabia en España desde 1966, año en que esta enfermedad se consideró erradicada (solo ha habido un brote en Málaga en 1975). El animal, que se supone que se había escapado a su dueño, apareció en Argés (Toledo) el 1 de junio, donde mordió a cuatro niños y al padre de uno de estos. Uno de los pequeños, de dos años, continúa ingresado en el hospital Virgen de la salud, aunque ya ha abandonado la UCI, según han comunicado el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla-La Mancha. La rabia es una enfermedad vírica que ataca el sistema nervioso central y puede ser mortal.

El animal, según su cartilla, había recibido una dosis de la vacuna contra la rabia en diciembre de 2012, antes de un viaje a Marruecos, donde estuvo entre el 12 de diciembre y el 12 de abril de este año. Se sabe que antes de llegar a Toledo estuvo en Cataluña, Aragón y posiblemente Granada.

Medio Ambiente, sin embargo, en una nota de ayer, indicaba que los dueños del animal habían variado sus versiones varias veces, por lo que aún no se podía establecer su recorrido con certeza.

El dueño del animal ha sido detenido e imputado por un presunto delito de imprudencia grave con resultado de lesiones graves, han informado a Efe fuentes policiales.

El subdelegado del Gobierno en Toledo, José Julián Gregorio, ha recordado hoy, en rueda de prensa, que la vacuna contra la rabia para perros es obligatoria en Castilla-La Mancha desde finales de junio de 2012. No obstante, el Gobierno regional ha ordenado hoy la vacunación contra la rabia de forma obligatoria, no solo para los perros, sino también para gatos y hurones, en un radio de acción de 20 kilómetros alrededor de Argés.