“El antagonismo siempre es saludable”

La ministra de Educación de Panamá fue periodista durante 20 años

Molinar: “Hay gremios de educadores opuestos a todo”. / claudio Álvarez

Los toros, ya se sabe, no se ven igual desde la barrera. “Yo era sanguinaria y preguntaba duro en algunas cosas, y en las que tenía que haberlo sido...”. ¿Como cuáles? “Eso lo dejo para cuando regrese...”. Cuando regrese, se entiende, al periodismo, profesión a la que Lucy Molinar (Colón, Panamá, 1963) dedicó más de 20 años antes de convertirse, en 2009, en la ministra de Educación de su país. Porque Molinar deja claro durante el desayuno que ella no ha saltado a la política, sino que está ejerciendo una tarea muy concreta que le fue encomendada: “El presidente [Ricardo Martinelli] me dijo: ‘El país necesita a alguien que no tenga que ver con el sistema educativo para poder tomar las decisiones audaces que hay que tomar, para hacer los cambios profundos que son necesarios”.

El caso es que dijo que sí. “Le puse condiciones: en educación no iba a haber injerencias políticas, las decisiones iban a ser técnicas; iba a tener los recursos para trabajar y toda la independencia del mundo. Y hasta hoy me los ha respetado al 100%”. Así que se puso a ello y las decisiones audaces tomaron la forma del proyecto de transformación curricular, que aumenta las horas de clase y renueva los contenidos para combinar mejor lo académico con el desarrollo de capacidades como la solución de problemas, el pensamiento crítico o la expresión oral y escrita. Un cambio que ha provocado sonadas protestas, aunque, asegura, no tantas como en intentos anteriores. “En 1979, mi mamá, mis tías, mis primas (que son educadoras), todas salieron a la calle. Esta vez no hicimos tanta fanfarria, pero lo hicimos”.

Hotel Intercontinental. Madrid

• Dos desayunos continentales: huevos revueltos, jamón y queso, dos cafés capuchinos y dos cafés con leche.

• Total: 52 euros.

Dice que había una gran masa de profesores que estaban deseando el cambio y se queja de unos “gremios de educadores opuestos a todo lo que se pueda hacer”. Cuenta, además, con que habrá más protestas: “Pero el antagonismo siempre es saludable. La gente tiene miedo a que haya voces disidentes. A nosotros nos hace bien, porque así validas tu capacidad”.

Tampoco se echó para atrás cuando en su entorno le desaconsejaron el oficio del periodismo —“No tienes un apellido, no tienes el físico para la televisión”, le decían—; se fue a estudiar a Chile, hizo un máster en España y fue escalando en una profesión que ha ejercido en varios países.

De hecho, habla todo el tiempo de los periodistas en primera persona del plural, aunque ahora ejerza, “contenta”, de ministra; este cargo le trajo la semana pasada a Madrid para preparar la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y el VI Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebrarán en octubre en Panamá.

La mañana de esta entrevista acusa el cansancio y se levanta con hambre, que combate con huevos revueltos, jamón serrano y queso, acompañados con un par de capuchinos. Y explica aquello de que el Gobierno le ha dado “una visión distinta del periodismo”, que a los informadores les (nos, ella se incluye) falta a veces “juicio autocrítico”. “Una sociedad sin prensa libre no funciona, lo que pasa es que tenemos que darle al ejercicio profesional la profundidad que merece. No es que yo llego y desbarato a mi entrevistado y le saco un titular espectacular —y vendo mucho y mantengo los rating—; es que tengo que llegar al fondo de lo que tengo delante”.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana