Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las noticias de los periódicos alemanes no aparecerán en Google News

El buscador anuncia que no pagará a los medios por incluir sus noticias

La ley aprobada este año permite a los editores presentar facturas a los agregadores

El logo de Google en Washington DC, en una foto de archivo. AFP

El buscador Google excluirá de su servicio de noticias Google News a los medios alemanes que no den su consentimiento explícito para verse incluidos de forma gratuita. La regla interna del gigante californiano de Internet entrará en vigor el próximo 1 de agosto, como consecuencia de la nueva legislación que protege los derechos de propiedad intelectual.

La ley aprobada este año por el Gobierno de Angela Merkel permitirá a los editores presentar facturas a Google y a otros agregadores de noticias que usen textos o imágenes en sus buscadores. Pidiendo el consentimiento explícito de los editores, Google News evitará pagar a los periódicos que indexe. Los que no firmen se quedarán fuera de Google News.

Las editoriales deberán enviar una autorización escrita a la compañía aclarando si están de acuerdo en que sus contenidos sigan siendo usados por el agregador. Lo ha escrito el directivo de Google Gerrit Rabenstein en un blog de la compañía. Cuando se aprobó la legislación para proteger los derechos intelectuales de los medios alemanes, Google ya dejó bien clara su renuencia a pagar a las editoras.

El buscador general de Google seguirá recogiendo a los periódicos que no paguen en los resultados de sus búsquedas, independientemente de si firman o no su autorización para Google News. La nueva ley alemana no obliga a pagar a los buscadores. Solo afectará a las web que, como Google News, incluyen parte de los textos e imágenes originales en los resultados de sus búsquedas.

Google News argumenta para no pagar que cada mes envía 6.000 millones de visitantes a las web de los periódicos a través de su agregador. Esto beneficia, aseguran, a las editoras. El directivo de Google Rabenstein dice en el blog que el servicio de Google News comenzó como una especie de afición para los programadores de la compañía.

El enfrentamiento entre la compañía con sede en Mountain View (California) y la prensa no reduce el conflicto a las fronteras alemanas. Los editores franceses han mantenido una prolongada y ácida disputa con Google por los derechos de autor al considerar que el principal buscador de Internet engulle sus contenidos y se lucra con ello. Los editores reclamaron insistentemente un canon por el uso de sus contenidos, pero Google se ha negado sistemáticamente a abonar cualquier tipo de tasa. Para sellar el conflicto, en febrero del año pasado el principal ejecutivo de la compañía estadounidense, Eric Schmidt, firmó un acuerdo con el presidente francés, François Hollande, según del cual Google pagará a los editores de la prensa generalista gala 60 millones al año.

En teoría, este dinero no es una compensación por indexar los contenidos de los rotativos franceses sino que ha sido presentado como “un fondo de ayuda a la transición digital”.

Otros países europeos, como España, tienen también frentes abiertos con Google por enlazar a los periódicos. Hace dos años, la Asociación de Editores de Diarios de España (AEDE) reactivó sus protestas contra Google News, un servicio que se nutre de las noticias de los periódicos sin obtener ningún tipo de remuneración por ello. Pero el buscador siempre ha considerado que los editores deberían sentirse pagados por el simple hecho de darles visibilidad a través del motor de búsqueda y generar tráfico hacia sus cabeceras.

Pero los editores brasileños no lo veían así. En octubre de 2012 optaron por una medida radical: decidieron retirarse de Google News. En defensa de los derechos de propiedad intelectual, casi 150 cabeceras (que representan el 90% de la circulación) dieron la espalda al buscador más utilizado en el mundo. Alegaron que el motor de Internet se beneficia comercialmente de sus informaciones sin pagar a quienes las producen.

Además de no obtener ningún tipo de remuneración económica, los dueños de los diarios ven cómo una gran parte de la publicidad que circula en Internet no va a parar a las empresas que producen la información sino a los buscadores. Plataformas como Google, por ejemplo, compiten con los periódicos por una tarta publicitaria, la de Internet, que va menguando (por primera vez en 2012 el mercado de los anuncios digitales cayó). El conflicto se ve agravado, además, por las ventajas fiscales de la multinacional en Europa al estar radicada su base de operaciones en Irlanda.

Más información