Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 64% de los mayores de 55 años no ha visitado Internet en su vida

España ocupa el puesto 16 de la Europa en exclusión digital

Una convención de nuevas tecnologías para mayores en Málaga.  Álex Zea.
Una convención de nuevas tecnologías para mayores en Málaga. / Álex Zea.

El desarrollo digital avanza en España, donde la penetración de los ordenadores e Internet en la sociedad ocupa una posición media-baja respecto al resto de países de la Unión Europea, muy por detrás de los estados nórdicos, los más desarrollados en el uso de las tecnologías de la información gracias a la gran inversión que han realizado en los últimos años; y de países como Reino Unido, Francia y Alemania. Pero el acceso y el uso de las tecnologías está muy lejos todavía de extenderse al conjunto de la población y hay unos colectivos que, tanto en España como en el resto de la UE, tienen mayores dificultades para conseguirlos.

La Fundación Orange, que presenta el próximo lunes su Informe eEspaña, ha incluido por primera vez en su decimotercera edición un capítulo en el que se analiza la exclusión digital y los grupos más afectados por ella. España ocupa la décimosexta posición en la Europa de los 27 en el indicador que ha elaborado para medir la brecha digital entre la población con rentas más bajas, la de menor nivel de formación, los mayores, los habitantes de zonas poco pobladas y por género; similar a la del conjunto del estudio. Nuestro país apenas si está por delante de Malta, República Checa, Polonia, Italia, Eslovenia, Hungría, Chipre, Bulgaria, Portugal, Rumania y Grecia. Y se sitúa por detrás incluso de naciones como Letonia, Estonia y Lituania.

La conclusión de la Fundación Orange es que España presenta niveles de exclusión elevados en comparación con el resto de la UE sobre todo entre los mayores de 55 años, entre las rentas más bajas y entre la población con menores niveles de educación, indica Francesco Sandulli, profesor de Organización y Empresa de la Universidad Complutense de Madrid, quien ha dirigido el estudio.

Aunque el acceso a las nuevas tecnologías por parte de la población de mayor edad ha avanzado mucho desde 2006, con la puesta en marcha del Plan Avanza financiado por el Gobierno, las comunidades autónomas y los fondos europeos, lo cierto es que actualmente el 57% de los mayores de 55 años no ha utilizado nunca un ordenador, el 64% no ha visitado nunca Internet y solo el 29% de quienes lo usan lo hacen una vez a la semana, señala Sandulli, “porque no se ha invertido en su inclusión digital antes de esa fecha, como hicieron otros países a partir de los años 2000”. La media europea establece estos porcentajes en el 44%, 49% y 57%, respectivamente.

España se sitúa por detrás incluso de naciones como Letonia, Estonia y Lituania

A juicio del profesor coordinador del grupo de Investigación de la Producción y de las Tecnologías de la Información (GIPTIC) de la Facultad de Económicas de la Universidad Complutense, la inclusión de la población de mayor edad en la sociedad digital se producirá con el tiempo, pues aunque sí forma parte de los objetivos que se ha marcado la actual Agenda Digital Europea, no está incluida en la paralizada Agenda Digital Española, que todavía está pendiente de dotación presupuestaria, tras el año de reflexión que se tomó el Gobierno en 2012, explica Sandulli.

Y es que la relación causa (inversión) efecto (desarrollo) está demostrada. “Entre 2006 y 2011, con el primer y segundo Plan Avanza España se situó (junto a Portugal, que replicó el programa nacional) como el país que más ha mejorado de la UE en el acceso y utilización de las nuevas tecnologías, con un avance del 40% en ese periodo”, explica. En el caso de los mayores de 55 años, se partía de un retraso muy grande (en 2005 el 86% de ellos no habían accedido a Internet), algo que tras una inversión de 70 millones de euros ha llevado a que el porcentaje se reduzca al 64%.

De esta forma se justifica también que la diferencia en el acceso a las nuevas tecnologías entre la población en entornos de baja densidad y los habitantes de las ciudades se haya estrechado en España con el desarrollo de infraestructuras mientras que en el resto de la UE ha crecido.

Así, parece natural que la inclusión digital sea más costosa para la población con menos ingresos. Existe una relación muy estrecha entre exclusión social y exclusión digital. “Los países como España con niveles de exclusión social superiores a la media tienen también niveles de exclusión digital por encima de la media”, dice la Fundación Orange, que asegura que el 44% de las personas que residen en los hogares españoles con las rentas más bajas nunca ha usado un ordenador y el 49% nunca ha entrado en Internet. Unas estadísticas que nos sitúan por debajo de la media europea pero que, debido al empobrecimiento que se está agudizando entre los españoles por la crisis económica, la brecha digital de este grupo desfavorecido aparentemente se ha reducido, al contrario de lo ocurrido en la UE.

Sin embargo, la relación entre inclusión social y digital no siempre se cumple, dice la Fundación Orange. De hecho, hay países como Portugal, Eslovaquia o República Checa con niveles bajos de exclusión social, que pinchan en la integración de los colectivos menos favorecidos a la sociedad digital. Y no solo en Europa. Dentro de territorio nacional también se confirma esta creencia. Y es Murcia quien se encarga de ello. Es la segunda comunidad autónoma (por detrás de Madrid) con mayor inclusión digital, pese a no situarse en absoluto entre las que disponen de un mayor desarrollo económico. El profesor de la Universidad Complutense vuelve a las andadas, esta distinción se produce porque Murcia prefirió invertir la mayoría de los fondos del Plan Avanza en el acceso a las tecnologías de la información de su sociedad, en lugar de en la de sus empresas, como hicieron otras comunidades. Por eso la exclusión social es mayor a la digital.

El último de los colectivos donde la brecha digital es más grande en España que en el resto de Europa es el de la población menos formada. El 43% de los nacionales cuyos estudios no superan la Educación Primaria nunca ha usado un ordenador y el 49% nunca ha accedido a Internet.