Selecciona Edición
Iniciar sesión

La escuela pública pierde 22.600 profesores en dos cursos

La plantilla se reduce un 4,5% mientras el alumnado aumenta un 3,6%

Castilla-La Mancha encabeza el descenso con 4.415 docentes menos

Manifestación en Madrid contra los recortes y la reforma educativa el pasado mes de mayo.

La escuela pública ha perdido 22.689 profesores desde el curso 2010-2011, según el avance estadístico que acaba de publicar el Ministerio de Educación. Mientras, el número de alumnos de enseñanza infantil, primaria, ESO, bachillerato y FP a los que dan clases esas mermadas plantillas ha aumentado en 191.484, es decir, un 3,6%. Ese ha sido el resultado de las medidas de ajuste aprobadas en 2012 por el Gobierno, que aumentaban las horas lectivas de los profesores, permitían a las comunidades incrementar el número máximo de alumnos por clase y prohibían cubrir las bajas hasta pasadas dos semanas. De esa forma se ha podido prescindir de miles de interinos, no se han sustituido a los jubilados, ni las bajas temporales.

Algunas comunidades ya habían empezado a reducir profesorado antes, pero aquel real decreto del Gobierno les permitió profundizar en el recorte y obligó a empezar a aplicarlo a las autonomías que aún se resistían. En todo caso, el año pasado fue la primera vez en dos décadas que descendió (lo hizo ligeramente, en 2.200) el profesorado de la pública.

ampliar foto
Fuente: Ministerio de Educación.

Ahora, con la cifra del año escolar 2012-2013, que acaba de terminar, el descenso de 22.689 se queda lejos de los cálculos sindicales (CC OO estimó una reducción de más de 60.000 desde 2009, tomando como referencia el ahorro que se había producido en sueldos). A pesar de ello, sigue siendo una bajada importante, concentrada, sobre todo, en los institutos de ESO, bachillerato y FP, donde se han perdido 14.800 profesores, es decir, se ha producido un descenso del 6,2%.

Este diario pidió ayer al ministerio, sin éxito, su opinión sobre estas cifras. No obstante, el departamento que dirige José Ignacio Wert siempre ha argumentado en numerosas ocasiones  que los estudios internacionales de referencia no han encontrado una relación directa entre el tamaño de las clases y los resultados educativos y que el problema de la educación española no es de recursos, ya que el gasto educativo se dobló entre 2000 y 2010 sin que los resultados mejorasen. Además, aseguran que la relación entre el número de profesores y alumnos en España estaban tan bien en la comparativa europea que seguirían estándolo a pesar del recorte. Ahora, según el avance estadístico, el número medio de alumnos por profesor ha pasado de 10,6 a 11,5 en las enseñanzas no universitarias (en 2011, la media europea era de 14,1 en primaria y de 11,2 en secundaria).

“Probablemente otros países no tengan la ruralidad y la dispersión poblacional que tiene España. Cuando estamos hablando de centros de Barcelona, Madrid, Valencia, de ciudades grandes, esas medias se están compensando con pueblitos de Extremadura, con centros con cuatro o seis alumnos. Esos informes internacionales que establecen que tenemos unas ratios bastante aceptables no sirven para nada”, decía la semana pasada en el Congreso de los Diputados (durante la comparecencia de expertos sobre la reforma educativa) el responsable de Educación del sindicato CSIF, Adrián Vivas.

Educación defiende que la ratio no tiene relación directa con los resultados

Asimismo, los directores de instituto reunidos en la asociación estatal Fedadi han advertido en varias ocasiones de que no es lo mismo aumentar el número de alumnos en un instituto de un barrio de clase media-alta que en una zona humilde. Ni tampoco es lo mismo en unos programas que en otros, por ejemplo, en los de diversificación curricular, que intentan recuperar a los chavales de la ESO que van más retrasados. “Nos han subido el mínimo por clase de 15 a 18, y con estos chicos eso es muchísimo; si no podemos avanzar más rápido para que acaben llegando al mismo nivel que los demás, la diversificación no sirve”, contaba a este diario el pasado marzo una docente de un instituto de Azuqueca de Henares (Guadalajara). Desde los sindicatos y las asociaciones de padres se han venido quejando de que el descenso de docentes se está traduciendo en la eliminación de buena parte de las medidas de atención a los alumnos con dificultades: desdobles (clases más reducidas algunos días a la semana), refuerzos, clases de recuperación para los que suspenden…

Por comunidades, hay dos que no han visto reducida su plantilla en los últimos dos cursos: Asturias (tienen 211 profesores más) y La Rioja (190 más). En todas las demás, han bajado, mientras aumentaba el alumnado. Sobre todas ellas destaca, con un descenso del 14% (4.400 menos), Castilla-La Mancha, cuyas escuelas públicas han visto aumentar sus estudiantes un 2,7%. Le siguen Murcia (-8,3% de docentes) y Canarias (-7,9%). El descenso en las aulas castellanomanchegas significa volver prácticamente a la plantilla del curso 2006-2007, cuando tenían 42.000 estudiantes menos. Pero si se pone el foco en los institutos, la cifra de profesorado ha descendido un 17% hasta quedarse en el nivel de 2005-2006.

Padres y sindicatos denuncian la pérdida de apoyos a chicos con dificultades

La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha asegura en una nota que “todas las necesidades educativas y de escolarización de los alumnos [de la comunidad] están garantizadas con la actual plantilla” y que la Junta está lanzando acciones de calidad educativa y apoyando al profesorado a través de iniciativas como la Ley de Autoridad del Profesorado.

El responsable de Educación de CC OO, Francisco García, recuerda que el mayor descenso se ha producido en la secundaria, tanto en esa comunidad como en las demás, mientras que en la privada las plantillas han crecido. “Todo ello significa menos equidad (pues es plantilla dedicada principalmente a medidas de atención a la diversidad, apoyos...), despilfarro de los recursos públicos destinados a conciertos (pues se incrementan teniendo al lado centros públicos con plazas), sobrecarga laboral del profesorado...”, protesta.

Efectivamente, en la enseñanza privada se mantiene e, incluso, aumenta el empleo. En los últimos dos cursos se ha elevado la cifra de docentes (tanto en la concertada como en la totalmente privada; no hay un desglose) en un 1,3% (2.623), una cifra acorde al aumento de su alumnado, de un 1,4%. A pesar de todo, en 10 autonomías se ha reducido la plantilla de la privada, pero varias comunidades tiran hacia arriba de la media general: Comunidad Valenciana (1.392 docentes más; un 7,5%), País Vasco (979; 7,9%), Andalucía (977; 3,4%) y Madrid (739; 1,4%).