El Centro de Investigaciones Oncológicas se deshace de unos 60 empleados

El plan de viabilidad aprobado el año pasado se ha quedado corto

Se prevé no renovar a 36 empleados temporales y echar a unos 28 fijos

La directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, María Blasco.

El patronato del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) mantuvo hoy una reunión con un único punto del día: su situación económica. El organismo prevé el despido de hasta 28 trabajadores fijos, y prescindirá de 36 temporales, a los que no se renovará el contrato, según informó el patronato del centro. Con esta y otras medidas de ajuste, entre las está bajar sueldos a directivos o integrar servicios comunes con otros centros dependientes también del Instituto de Salud Carlos III —que aportará 4 millones de euros al CNIO—, el Gobierno prevé ahorrar 8 millones. El Ministerio de Economía, de quien depende el centro, afirmó en un comunicado que la actividad científica no se resentirá. “No se extinguirá ningún grupo de investigación”, afirmaron.

El CNIO tiene una plantilla de 470 empleados. En 2012 un informe de la consultora PwC ya afirmaba que lo mejor para el centro sería prescindir de 50 de ellos. El organismo confiaba en evitarlo. “Las cuentas estaban mal”, han admitido fuentes del CNIO sobre el plan de viabilidad aprobado en diciembre. Entonces, el organismo que dirige María Blasco calculó que necesitaba reducir el gasto en 3,3 millones anuales para equilibrar las cuentas. Si no, solo habría dinero para dos años. No lo logró, y ha tenido que seguir tirando de su menguado fondo de reserva. En lo que va de año ha necesitado más de cinco millones de euros.

El problema venía desde 2011, cuando contaba con unas reservas de 42,28 millones. A finales de 2012 se habían reducido hasta los 23,58 millones de euros.

A finales de 2012, en la Secretaría de Estado de Investigación se calculó que con el plan aprobado se podría cambiar el “signo [de las cuentas] a partir de 2013” y alcanzar un saldo positivo de dos millones en 2016. A la reducción del gasto de 3,3 millones al año, se añadía una previsión de incremento de ingresos de 1,5 millones. Algo irreal, según fuentes del CNIO, que precisan que ninguna de las medidas se ha iniciado.

Blasco se reúne este jueves con la plantilla.