Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Documentado el primer caso “probable” de contagio del H7N9 entre personas

Un padre transmitió el virus a su hija en China y ambos han fallecido

Los investigadores advierten que el proceso fue restringido y no fue a más

Nepal ha anunciado la prohibición de la venta de aves de corral para frenar la gripe aviar. EFE

El caso de un hombre de 60 años y el de su hija de 32 es, “probablemente” el primer caso documentado de transmisión entre humanos del virus de la gripe H7N9, según publican investigadores chinos en el British Medical Journal (BMJ).

El hombre era asiduo visitante de un mercado de aves vivas (el origen del patógeno), y enfermó seis días después de su último contacto con los animales. Fue ingresado en un hospital el 11 de marzo de este año, donde se le trasladó a una UCI cuatro días después. Tras pasar a otra unidad de cuidados, murió el 4 de mayo.

Su hija era una mujer sana que empezó a encontrarse mal seis después de haber estado cuidando a su padre. Fue hospitalizada el 24 de marzo, ingresó en la UCI el 28 y murió el 24 de abril. El hecho es que esta mujer no había estado en contacto con aves, por lo que se sospechó que la fuente del virus fue su padre. Además, los análisis genéticos de los especímenes obtenidos de ambas personas confirman su proximidad. No se encontró más que un animal cerca de su domicilio infectado, pero con un ADN muy diferente.

Los investigadores también han buscado el virus en las casi 50 personas que estuvieron en ese tiempo en contacto con el padre y la hija, sin encontrarlo. Por eso creen que ambas personas, miembros de la misma familia, podían tener una predisposición genética para el contagio, lo que hace su situación excepcional: restringida y que no ha ido a más.

El virus de la gripe aviar H7N9 saltó a los humanos en marzo de este año. Desde entonces se han documentado 133 casos en personas, todas ellas en China o que se habían infectado ahí, de las que han fallecido 43, y tres continúan hospitalizadas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, desde finales de mayo solo se ha notificado un caso: una mujer de 61 años que enfermó el 10 de julio.

Estas cifras son las que mejor describen el panorama de la enfermedad: hasta el momento los humanos se infectan muy difícilmente, pero cuando lo hacen la situación es peligrosa. Por eso la situación de vigilancia se mantiene –además, esta vez los investigadores chinos han tomado el mando-, pero no hay mayores recomendaciones de precaución que evitar los lugares con aves vivas.