Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

18 niños de Fukushima han desarrollado cáncer de tiroides

Las autoridades han realizado un estudio en 360.000 menores para evaluar el impacto del accidente nuclear en su salud

Ampliar foto
Medición de radiación en las inmediaciones de la central nuclear de Fukushima. reuters

Exámenes médicos llevados a cabo en la prefectura de Fukushima, ubicada en el noreste de Japón, tras el accidente ocurrido en la central nuclear homónima, han revelado que 18 niños han desarrollado cáncer de tiroides, un tumor muy infrecuente en la infancia y la adolescencia. Se calcula que su incidencia, según el Journal of Medical Case Reports, está en menos de dos casos por cada 100.000, con lo cual, teniendo en cuenta que las autoridades regionales ordenaron hacer revisiones médicas a 360.000 menores residentes en la zona, lo normal es que hubieran detectado entre seis y ocho casos.

Los resultados, que se hicieron públicos el martes, han revelado que 18 han desarrollado cáncer de tiroides, mientras que otros 25 podrían padecer esta enfermedad, según ha informado la televisión pública NHK. El grupo de expertos que ha llevado a cabo este estudio médico ha explicado que podría deberse a que las partículas radiactivas emitidas por la central nuclear se han acumulado en la glándula tiroides de los niños, aumentando el riesgo de desarrollar cáncer.

Los expertos han subrayado que no les ha sido posible determinar si el accidente nuclear ha aumentado el ratio de incidencia del cáncer de tiroides entre los niños de Fukushima porque faltan datos anteriores. A este respecto, el director del estudio médico, Hokuto Hoshi, ha adelantado que otro grupo de expertos llevará a cabo un análisis niño por niño para dar explicaciones detalladas.

Si se confirman los casos, los niños con cáncer de tiroides serían los primeros vecinos de la nuclear afectados por la radiación de Fukushima. Hasta ahora, solo se habían previsto efectos entre los empleados que estuvieron trabajando en la planta y, de hecho, cuando se dan las cifras de víctimas del tsunami, todas —más de 15.000— se atribuyen al tsunami y, a diferencia de lo que pasó en Chernóbil en 1986, ninguna a la radiación.