Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
IGNAZIO INGRAO

“Hay mucho más que reformar”

El experto vaticanista afirma que Parolin "adelgazará y limpiará" la curia

A Ignazio Ingrao, vaticanista del semanario italiano Panorama, no le sorprende el nuevo secretario de Estado. La decisión de entregar ese cargo a un diplomático refleja la idea de Iglesia que Francisco no pierde ocasión de describir: un organismo abierto al mundo, que no sea un mero aparato de poder y burocracia. “El nombramiento de Piero Parolin es un cambio de marcha muy profundo bajo dos puntos de vista. Por un lado, cierra una época en la que Tarcisio Bertone actuaba como coordinador único entre los jefes de dicasterios, casi como un súper primer ministro que se interponía en el contacto directo entre ellos y el Papa. Queda por ver qué papel va a asignar Bergoglio el nuevo secretario.

Pregunta. ¿Y la segunda consecuencia?

Respuesta. Se trata de lo que va a pasar en el plan exterior. Además de adelgazar la curia y limpiarla, Parolin deberá devolver un papel a la Santa Sede en el panorama de la comunidad internacional. La diplomacia vaticana pasó por una racha oscura. Ahora tiene que ganar protagonismo. El Vaticano debe marcar una línea clara y neta sobre Siria, Egipto y Oriente Medio. No basta que el Papa pida que se acallen las armas y rece por la paz. Debe decir lo que piensa sobre Assad, por ejemplo. Y dar directrices a sus hombres esparcidos por el mundo. La timidez de los últimos años, y de estos meses, ha comprometido también la seguridad de los cristianos en aquellos países. Parolin siguió los frentes más delicados: China, Vietnam, Israel. Ahora sus recursos y contactos van a ser valiosos.

P. ¿Así que no solo debe meter mano al Gobierno central?

R. La reforma de la curia es una de las tareas que Bergoglio le va a imponer. Pero creo que la Santa Sede volverá también a incidir en el panorama internacional.

P. El escándalo Vatileaks centró el objetivo en dejar en evidencia a Bertone y a sus hombres, un bloque de poder muy poderoso que actuaba de espaldas al Papa. Ahora están arrinconados. ¿Ganaron los cuervos?

R. Así a brote pronto se diría que sí. Se diría que Paolo Gabriele, el mayordomo condenado e indultado por haber robado aquellos papeles se salió con la suya. Pero la cuestión es más amplia. El informe sobre Vatileaks que tres cardenales prepararon a Benedicto XVI y que él leyó poco antes de anunciar su renuncia es muy largo y detallado. La obra de limpieza no puede quedarse en la sustitución de algunas personalidades más comprometidas. Tras la sentencia contra Gabriele, tanto el Vaticano como el promotor de Justicia [el fiscal] declararon que la investigación seguía en marcha, que el asunto no estaba cerrado. Hay mucho más que descubrir y reformar.