“Una urbe compacta es más ecológica que una ciudad jardín”

"El cemento es más ecológico que el césped", afirman los catedráticos del Círculo Cívico de Opinión

Las ciudades compactas evitan desplazamientos. / Matthew Lloyd (Bloomberg)

Bajo el título Territorio, ciudad y construcción, el Círculo de Bellas Artes de Madrid ha albergado este jueves un debate acerca del modelo urbanístico en España. En el encuentro, organizado por el Círculo Cívico de Opinión -una asociación sin ánimo de lucro formada por unos 30 académicos- los participantes han abogado por la sostenibilidad de la urbe compacta, en lugar de una metrópoli dispersa, aquella que al crecer obliga a los ciudadanos a hacer grandes desplazamientos desde las afueras al centro, lo cual conlleva un elevado consumo energético, de tiempo y de territorio. “Por extraño que parezca, el cemento es más ecológico que el césped. Y una ciudad compacta es más ecológica que una ciudad jardín”, ha concluido uno de los ponentes, el catedrático de proyectos arquitectónicos Luis Fernández-Galiano.

Este debate ha sido el cuarto organizado por el Círculo Cívico de Opinión. Moderado por José Luis García Delgado, catedrático de economía aplicada, ha contado con la intervención del también catedrático de economía aplicada Manuel Martín Rodríguez; de la catedrática de geografía Josefina Gómez Mendoza, y del ya citado Fernández Galiano. Tres puntos de vista desde los que se ha abordado el modelo de crecimiento urbanístico que tantos quebraderos de cabeza ha dado a España, con aglomeración en ciudades como Madrid y Barcelona y el litoral mediterráneo, y desertización en el centro del país.

Que no exista una excesiva congestión, que se garantice la salubridad y la seguridad física. Son los tres aspectos que preocupan a Fernández-Galiano en las urbes. Una vez que estos puntos han sido asegurados, “circunstancia que se cumple en las principales ciudades europeas”, el modelo de metrópoli compacta es el ideal. “El mundo ha imitado el modelo americano, basado en la casa y en el coche. De esta forma se consume territorio, tiempo, material y energía. Madrid, por ejemplo, se ha desparramado. No hemos sabido construirla. Hay que volver al paradigma anterior, con núcleos urbanos y las zonas colindantes despejadas”, ha afirmado el catedrático.

Martín Rodríguez ha coincidido con Fernández-Galiano y ha centrado su intervención en las tres crisis económicas por las que ha atravesado España en los últimos 50 años, todas relacionadas con el sector inmobiliario. El catedrático ha invitado a reflexionar sobre los puntos comunes de todas ellas –gran consumo de suelo, financiación abundante y quiebras de bancos- para evitar “caer en la tentación de hacer de la construcción y de la inversión residencial la palanca de crecimiento”. “Entre 1987 y 2006, han sido construidas 307.000 hectáreas de terreno en nuestro país”, ha indicado, y ha añadido que se trata de una muestra del auge de la ciudad dispersa frente al modelo tradicional de ciudad compacta.

Gómez Mendoza también se ha mostrado crítica con la construcción en España, y ha destacado la siguiente paradoja: “Sobra suelo, sobran inmuebles, pero hay una falta de viviendas para cierta demanda”. La catedrática de geografía ha centrado su ponencia en el municipio de Madrid, que ha definido como “mal diseñado” y ha calificado el urbanismo de la periferia como “sobredimensionado”. Gómez Mendoza ha animado a realizar un diagnóstico a todas las escalas de las ciudades, no solo desde el punto de vista económico, y también ella ha abogado por restaurar los tejidos antiguos de las metrópolis en lugar de crear otros nuevos. En definitiva, han sido tres puntos de vista que han apostado por “volver a la sensatez”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana