FUTURO

Europa da un respiro a 13 científicos españoles con ayudas millonarias

El Consejo Europeo de Investigación concede hasta 3,5 millones por cada proyecto

En medio de las penurias económicas que están atravesando los científicos en España, 13 investigadores de alto nivel acaban de recibir la buenísima noticia de que van a recibir hasta 3,5 millones de euros en cinco años para desarrollar sus respectivos proyectos de investigación. Se trata de las prestigiosas subvenciones del Consejo Europeo de Investigación (ERC) para científicos senior, que este año ha seleccionado 284 proyectos de un total de 2.408 propuestas recibidas. Hasta ahora, 82 españoles han obtenido estas subvenciones desde que arrancaron en 2007-2008, y el número de seleccionados este año, 13, supone un ligero descenso respecto a los 15 de las convocatorias de 2011 y 2012.

“Investigar lo que realmente te apasiona sin tener que preocuparte de la financiación es el sueño de cualquier científico”, comenta Juan Manuel García Ruiz, cristalógrafo de la Universidad de Granada, uno de los 13 seleccionados. “Además, en un momento en que todo invita a los científicos españoles jóvenes a irse... este tipo de proyecto puedes llevártelo a una institución de otro país, si lo consideras conveniente, pero creo que los que aún podemos elegir tenemos que quedarnos y pelear por un futuro mejor”. El objetivo de su investigación será “explorar la convergencia entre el mundo mineral y el mundo de la vida en morfología, texturas y rutas químicas”, señala. En cuanto a su investigación, explica: “Pretendemos explorar la convergencia entre el mundo mineral y el mundo de la vida... buscamos fenómenos de autoorganización mineral en ambientes actuales extrapolables a la Tierra primitiva”.

España tiende a la baja

En la categoría de investigadores que inician su carrera, el total de proyectos del Consejo Europeo de Investigación (ERC) obtenidos por científicos jóvenes en España ha caído de 26 el año pasado a 14 en 2013, la cifra más baja desde 2007. Hay que tener en cuenta, señala José Manuel Fernández Labastida, desde el ERC, que en 2013, por primera vez, esta categoría, que venía acogiendo las propuestas de científicos de entre dos y 12 años después de doctorarse, se ha dividido en dos: el primer grupo hasta siete años y el segundo, de consolidación, de 7 a 12 años tras el doctorado. La resolución de esta segunda categoría no ha salido todavía, así que habrá que esperar para obtener la cifra total y poder comparar.

Pero ya se observa una tendencia, y no es halagüeña: el porcentaje de España en el total de estas subvenciones a jóvenes ha pasado del 7,7% y el 7,8%, en 2008 y 2009, respectivamente, al 4,6% y 4,7% en 2012 y 2013. El Reino Unido ha pasado del 18,7% en 2008 al 21% este año; Alemania, del 10,7 al 15%, Francia, del 13,7% al 10% y Holanda, del 9% al 9,3%. Y también para ellos se ha dividido el programa.

“Hundimientos similares al de España en estos resultados se dan en los países con recortes: Italia, Grecia, Portugal, Irlanda... anticipando un sistema europeo de investigación dualizado donde solo unos pocos países del norte y del centro accederán a los beneficios de la sociedad del conocimiento, salvo que los Gobiernos de los países afectados lo impidan con políticas de relanzamiento”, dice Luis Sanz, director del Instituto de Políticas Publicas del CSIC. “Hay una caída de la competitividad y el atractivo de las instituciones de investigación españolas para los jóvenes talentos que serán los que en, en cinco años, ocupen la frontera de la ciencia”.

Para Pablo Artal, director del laboratorio de óptica de la Universidad de Murcia, otro de los seleccionados, “estos proyectos son extremadamente competitivos y conllevan, además del dinero, un halo de prestigio”. Con la financiación del ERC él quiere desarrollar nuevas tecnologías fotónicas que permitan forman imágenes a través de medios turbulentos para su aplicación al caso específico de los ojos con cataratas. El dinero y la marca de calidad que confiere el ERC, “es especialmente importante si haces todo tu trabajo en lugares científicamente periféricos y, en mi caso actual, la financiación es un auténtico balón de oxígeno para mi laboratorio ante el próximo año, ya que se me había acabado la financiación pública de la que dispongo y no parece que haya nada disponible a principios de 2014”, continúa Artal.

Otro seleccionado español es Juan José Gómez Cadenas, del Instituto de Física Corpuscular (CSIC-Universidad de Valencia), que ha obtenido 2,8 millones de euros para un proyecto de física experimental a desarrollar en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc cuyo objetivo, explica, es intentar responder a la pregunta de si es el neutrino su propia antipartícula. “Supone una ayuda financiera muy importante que nos permite seguir trabajando en tiempos difíciles”, dice Gómez Cadenas. “Sin esta ayuda, el proyecto corría riesgo de ralentizarse o incluso detenerse”. Los 13 proyectos españoles de este año (seis de los cuales van a Cataluña) significan un pequeño descenso proporcional (4,6% del total de proyectos seleccionados, frente a un 4,7% en 2012), analiza el jefe de departamento del ERC José Manuel Fernández Labastida.

El ERC forma parte del Programa Marco de la UE y sus proyectos se consideran de los más prestigiosos del mundo. Arrancaron en 2007-2008 y en 2013, para científicos senior, se han asignado 660 millones de euros en las 284 propuestas seleccionadas, que se desarrollarán en 18 países. Poco más del 13% están lideradas por mujeres. Por número de proyectos, encabezan la lista de países Reino Unido, Alemania y Francia; pero si se tiene en cuenta el tamaño de población, son Holanda, Reino Unido, Finlandia y Dinamarca los líderes. La financiación, de hasta 3,5 millones cada uno, es muy superior a la de los proyectos del Plan Estatal de I+D español, que no suele superar los 300.000 o 400.000 euros en algunos casos y cuya media está en 100.000, para tres años.

Del total de propuestas seleccionadas, seis son de Cataluña

“Desde su primera convocatoria, el ERC ha crecido notablemente y ha reforzado toda la escena de la investigación en Europa”, señala la investigadora Helga Nowotny, presidenta del ERC. Se trata de una institución única en la UE, dado que está regida exclusivamente por criterios de ciencia de alta calidad y la autoridad máxima reside en su comité científico, formado por 22 expertos del más alto nivel. Dadas su autonomía, eficacia y potencia, el ERC se ha convertido en el modelo óptimo a seguir para la Agencia Estatal de Investigación que España se ha comprometido a crear y que no acaba de llegar.

Esta convocatoria es el modelo a seguir por la agencia estatal de Investigación

En la institución europea se sigue el criterio de abajo arriba para la selección de los proyectos, es decir, que no hay prioridades temáticas preestablecidas, sino que sencillamente se eligen las mejores propuestas atendiendo a la calidad del plan de trabajo y del nivel del investigador que lo realizará. “El Consejo Científico decide cada año el porcentaje de los fondos que se destinan a cada una de las tres grandes áreas”, explica Fernández Labastida. “Estos porcentajes no han cambiado en los últimos años: 39%, ciencias de la vida; 44%, ciencias físicas e ingeniería, y 17%, ciencias sociales y humanidades”. Luego en un exhaustivo proceso de evaluación en el que participan científicos de todo el mundo se eligen los mejores.

Las mujeres lideran el 30% de los trabajos que han sido aprobados

Artal dice que va a dedicar parte de los 2,5 millones que le han asignado para contratación de personal: cuatro estudiantes de doctorado y cinco posdoctorales; y adquirirá equipos de laboratorio. También García Ruiz contratará posdoctorales y estudiantes de máster y de doctorado. “Además, compraremos y construiremos aparatos imprescindibles para nuestra investigación, y realizaremos viajes de campo”.