Soria: “Parece ser que hay relación entre la inyección de gas y los seísmos”

El ministro apunta que "todavía no hay constancia científica" de que la inyección sea la causante

Según el Instituto Geográfico Nacional, esta noche se han registrado más de 20 terremotos

Las actividades en el depósito de gas Castor están paradas desde el mes pasado

Imagen de la plataforma de inyección del proyecto Castor. EFE

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha afirmado que "parece ser" que hay una "correlación, relación directa", entre la inyección de gas en el almacén subterráneo Castor y los seísmos —"microseísmos", en palabras del ministro— que se están produciendo en los últimos días en municipios del litoral de Castellón, aunque ha deslizado que aún no existe "constancia científica" de la relación causa-efecto.

Según ha confirmado el titular de Industria en Onda cero, los técnicos del Instituto Geográfico Nacional y del Instituto Geológico Minero están investigando la causa de los terremotos en la zona del delta del Ebro y serán ellos quienes determinen la eventual correlación. Soria ha recordado que el pasado 26 de septiembre, tras un seísmo de magnitud 3,6 en la escala Richter, ordenó el cierre del almacén subterráneo que se encuentra a 22 kilómetros de la costa de Vinaròs (Castellón) "hasta que no se sepa exactamente lo que está pasando". Este almacén de gas Castor, del que es propietario la empresa Escal (participada por ACS en un 66,67% y la canadiense CLP en un 33,33%), alberga 1.300 metros cúbicos de gas y estaba siendo llenado de gas para unas pruebas.

Las declaraciones del ministro llegan después de otra noche de seísmos en el entorno del almacén subterráneo. Según datos del Instituto Geográfico Nacional, durante la pasada noche se han producido 23 seísmos. Dos de ellos, a la una de la madrugada y media hora después, registraron una magnitud de 4,1 en la escala de Ritcher. El resto de seísmos han registrado una magnitud de entre 1,7 y 2,9 en la escala Richter, según las mismas fuentes.

El movimiento de tierra más intenso desde que comenzaron a registrarse estos terremotos relacionados con el proyecto Castor se produjo en la madrugada del martes con una magnitud de 4,2 grados, y llevó a activar el plan de riesgo sísmico de la Generalitat valenciana.

El proyecto Castor, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días, pero, al parecer, la inyección de gas ha provocado desde el pasado 13 de septiembre centenares de seísmos, la mayoría de baja intensidad. Varios expertos geólogos han afirmado que los numerosos seísmos se deben a la "sismicidad inducida" por el proyecto Castor, provocada por la inyección de gas en la roca. Sin embargo, no hay consenso acerca de sus riesgos y evolución.

El Ministerio de Industria ordenó hace justo una semana el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona. La empresa sostiene que finalizó las inyecciones de gas unos días antes, el 16 de septiembre, aunque la Generalitat de Cataluña no descarta algún tipo de negligencia en sus instalaciones a pesar de la orden de Industria. Expertos geólogos han afirmado que los numerosos seísmos registrados en la costa de Castellón y Tarragona se deben a la "sismicidad inducida" por el proyecto Castor, provocada por la inyección de gas en la roca, aunque no hay consenso acerca de sus riesgos y evolución.

Más información