Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto público en I+D sigue al nivel de hace una década

El presupuesto elaborado por Hacienda “es frustrante y decepcionante”, dice el presidente de la Confederación de Sociedades Científicas

Fuente: COSCE
Fuente: COSCE

El gasto total en actividades de I+D+i recogido en los presupuestos elaborados por el ministerio de Hacienda para 2014 asciende a 6.146 millones de euros, lo que significa un aumento de 214 millones (un 3,6% respecto a 2013) , según la primera valoración realizada por los expertos de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE). “Si se descuenta la inflación, el incremento en valores constantes se situará en un intervalo entre el 1,5% y el 2%”, señalan los expertos de dicha institución. En 2014, la I+D española, por tanto “estará en el nivel de financiación de 2002 o 2003”, ha señalado José Molero, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense, autor –junto a José de No, investigador del CSIC— de este análisis preliminar del presupuesto de Cristóbal Montoro. “Los 214 millones de incremento en la Función 46 [que engloba todo el gasto en I+D de los diferentes ministerios] ni siquiera compensan la caída de 461 millones que sufrió el presupuesto de 2013 frente a 2012”, ha señalado Molero.

Son unos presupuestos “frustrantes y decepcionantes, no solo para los científicos, sino para la sociedad en general”, ha resumido el matemático Carlos Andradas, presidente de la COSCE, que ha destacado, además, que la Agencia Estatal de Investigación, anunciada repetidas veces y nunca creada, sigue sin aparecer en el presupuesto más allá de alguna mención en los comentarios introductorios.

Molero ha recalcado que los presupuestos no serán definitivos hasta que los apruebe el Parlamento, tras el debate correspondiente, pero Andradas ha señalado que, con la experiencia de los últimos años, dada la mayoría absoluta del PP, “no tenemos mucha esperanza en que los resultados del debate parlamentario cambien mucho las cosas, euro más o euro menos…”. Sin embargo, ha recalcado, la propuesta de la Carta por la Ciencia, de la que es miembro la COSCE, ha sido bien recibida y por todos los grupos parlamentarios, y todos ellos, excepto el PP, se han comprometido a defenderla en el debate. El primer punto de la Carta es incrementar, durante tres años seguidos, en 630 millones anuales el presupuesto de I+D para recuperar lo que se ha perdido desde 2009.

Para 2014, del total de I+D+i, el 60,73% corresponde a préstamos reembolsables, fundamentalmente dedicados a las empresas y que todos los años quedan lejos de su plena utilización –o ejecución, como se dice técnicamente-, y el 39,27% son operaciones no financieras, es decir, la subvenciones, contratos, personal, gastos corrientes, etcétera. Dado que, desde hace unos años, se ha aumentado notablemente la partida de préstamos -incrementándose así la cifra global aunque luego no se utilicen-, el cambio de tendencia ahora ha sido valorado positivamente tanto por Molero como por Andradas. “En los últimos años, la no ejecución [no utilización] del gasto presupuestado ha sido tan alta que se llega a poner en cuestión buena parte de lo expresado en los Presupuestos Generales del Estado.”, señala Molero. La ejecución en 2012 rondó el 50%, apunta este economista.

La mayor subida porcentual para 2014 corresponde a la I+D+i militar, cuyo presupuesto se incrementa en un 39%, frente al “modesto incremento de 1,27% de la investigación civil”, ha señalado Molero. Ahora bien, la investigación militar, que había sufrido un recorte drástico en los últimos años, supone solo el 8,25% (507 millones de euros) del total de la I+D+i.

Entre los recortes, Molero destaca la caída de 8,34 millones de europs en el programa de Investigación y Desarrollo Tecnológico e Industrial e investigación en Transporte e infraestructuras, "que pierde el 53% de su asignación".

El crecimiento total de las subvenciones (excluidos los préstamos) para I+D son 128 millones respecto a 2013, señala Andradas, pero ha recordado que el verano pasado el Gobierno tuvo que aprobar un crédito extraordinario de 104 millones parta evitar el colapso del sistema, tanto por la crítica situación económica del CSIC como por la necesidad de financiación extra para costear los proyectos científicos del plan estatal de I+D+i.

El presidente de la COSCE lamenta que se mantenga en 2014 la limitación de plazas de investigación con la tasa de reposición del 10%, lo que significa que “desaparecen los huecos naturales de científicos que van quedando en el sistema”. La supresión de esa limitación del 10% es otra de las reivindicaciones de la Carta por la Ciencia presentadas a los grupos parlamentarios y “ninguna de ellas se resuelve con estos presupuestos”, añade Andradas. “En realidad son inoperantes: formalmente invierten la tendencia de los recortes, pero el incremento es testimonial”, resume. Molero añade que, dado el apoyo social y de los grupos parlamentarios, “el pacto por la ciencia reclamado por el colectivo de la Carta por la Ciencia es una realidad, pero el presupuesto lo hace Hacienda...”.

El presupuesto “es la condición necesaria”, ha querido resumir Molero, “pero los problemas del sistema español de I+D son mucho más amplios”. La Agencia Estatal de Investigación “sigue brillando por su ausencia”, dice; la tasa de reposición sigue impidiendo el acceso de los jóvenes científicos al sistema y la convocatoria de proyectos de investigación del Plan Estatal de I+D+i, que tenía que haberse hecho hace 10 meses, “al día de hoy sigue sin salir”, añade Andradas.