Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Bienestar Inteligente
INNOVACIÓN

Quiero emprender en verde

La agricultura ecológica toma impulso como negocio en el entorno rural

Los servicios más demandados en las urbes: consultoría medioambiental, movilidad sostenible y eficiencia energética

Un informe de la OIT estima que se pueden crear un millón de empleos verdes en España en 2020. Getty

Roberth Rojas, arquitecto de 41 años en paro desde 2010, tenía la idea de su negocio en casa. Con cartones recogidos de la calle se había fabricado muebles a medida para su pequeño piso de 40 metros cuadrados en Madrid. “Tenía problemas de espacio y necesitaba soluciones”, explica. ¿Por qué no hacerlos para otros y ganarse la vida con ello? “Me preocupa mucho la gran cantidad de residuos que generamos y sé todo lo que hay que saber sobre el cartón gracias a las maquetas que tenía que hacer durante la carrera”, explica. De la simbiosis de su conciencia ecológica y su destreza nació el pasado abril, con su primer encargo, Muebles ecológicos y de diseño.

Como Rojas, hay quienes quieren crear un negocio, pero no cualquiera, sino uno que contribuya a una economía sostenible y la conservación del medio ambiente. “Además tienen que ser viables”, subraya Agustín Valentín-Gamazo, creador del portal de empleos verdes Enviroo.com. En su opinión no solo vale con tener una idea, un sueño. “Los números tienen que soportar esa idea. Hay que preguntarse: ¿cubrimos una necesidad?”, añade.

Para Luis Morales, responsable de Incubaeco, plataforma de entidades que asesoran e impulsan a ecoemprendedores, las campañas de micromecenazgo en Internet (crowdfunding) sirven para obtener una pequeña financiación inicial, pero también “para testar que una idea es buena”. “Si mucha gente apoya tu proyecto, quiere decir que es interesante, que están dispuestos a pagar por tu producto. Eso abre las puertas a otras vías de financiación como microcréditos o inversores”, detalla.

Pero, ¿qué negocios verdes son los que funcionan? “La respuesta es compleja. Hay proyectos fabulosos que no sabemos por qué no salen adelante; y otros menos atractivos que han sabido encontrar su hueco”, responde Eduardo Pereiro, director de la Fundación Conama, organizadora del Congreso Nacional de Medio Ambiente que se celebra cada dos años. Morales ha observado, no obstante, que hay un “resurgir” de iniciativas en el mundo rural con muy buenos resultados, sobre todo en el sector de la agricultura ecológica. “En entornos urbanos las ideas que tienen más demanda son las relacionadas con la consultoría en temas medioambientales a empresas, la movilidad sostenible o la eficiencia energética”, asegura.

En busca de ideas, o para comprobar si la propia es buena, una treintena de personas se reunieron el pasado 7 de octubre en el espacio Ecoworking de Madrid en un encuentro sobre ‘Nichos verdes’ organizado por Incubaeco. Víctor Viñuales, cofundador y director de Ecología y Desarrollo (Ecodes) expuso una batería de propuestas donde “debería haber empleo”. Así, el sociólogo considera que hay futuro en las iniciativas que promueven compartir bienes y servicios “en vez de tener propiedades”. Un ejemplo de esto es la compañía BlaBlaCar, creada en 2004 y que conecta a conductores particulares (con asientos vacíos) con viajeros. Viñuales también ve posibilidades a los proyectos encaminados a “rehacer, regenerar y reparar lo que hemos hecho”.

Por su parte Guadalupe García, responsable del programa Emprende Verde de la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, considera que “los nuevos yacimientos de empleo verde están en el turismo sostenible o la rehabilitación de edificios con criterios de sostenibilidad, entre otros”.

Mueble hecho con cartón por Roberth Rojas.

María Cano poco sabía de nichos verdes o de creación de empresas. Esta licenciada en Ciencias Ambientales de 32 años, simplemente tuvo la intuición de que “la gran riqueza natural de España” podía ser un atractivo turístico. “El ecoturismo a nivel mundial está de moda”, explica. La idea tomó forma hace un año, cuando coincidió con el que hoy es su socio, Manuel González, experto en especies amenazadas, en un congreso sobre el lobo ibérico en Lugo. Ambos en paro en aquel momento, decidieron montar su propio negocio de ecoturismo especializado en la observación en directo de animales que normalmente solo se ven en los documentales como linces, osos o cetáceos. “En todas nuestras actividades los hemos podido observar. Fue muy emocionante cuando vimos orcas en Cádiz. Fue un éxito”, recuerda orgullosa.

El pasado junio ya se constituyeron como sociedad limitada en Castilla y León. Nació Más que pájaros. “Todavía no vivimos de esto. Al principio cuesta darse a conocer”, matiza Cano. Los clientes, sin embargo, no han dejado de aumentar y, con los números en la mano, estos emprendedores confían en que su empresa sea su modo de vida pronto.

Invertir o apostar por negocios relacionados con las áreas recomendadas por los expertos no garantiza, sin embargo, el éxito. Pereiro, de Corama, lamenta que se transmita el mensaje “de que hay que lanzarse a emprender alegremente, a veces, sin red”. Valentín-Gamazo coincide. Ha tenido que pasar un año y medio desde que fundó Enviroo para que el negocio empiece a ser viable. En su opinión hay que tener algún ahorro o un colchón económico para convertir una idea en negocio. Tampoco puede faltar la pasión, dice. “Hay que hacer un trabajo que harías aunque no cobraras, porque eso va a suceder un tiempo”, apunta.

Rojas vive con su pareja, que le sostiene económicamente hasta que aumente su volumen de ventas y clientes. “Gente que no busque muebles seriados, sino a medida y ecológicos”, detalla. De momento su casa es su taller, allí está fabricando la escenografía de una obra de teatro con cajas recogidas por la calle –“no de los contendores”, apunta-- . “Necesitaban que cupiera en un maletero de un coche. Así que, es plegable”, explica el creador que espera tener su propio taller pronto.

Los informes sobre el futuro de los empleos verdes son esperanzadores, tanto para los que quieren emprender, como para los que busquen trabajo en empresas ya consolidadas. El Observatorio de la Sostenibilidad en España estima que se pueden crear un millón de empleos relacionados con la conservación del medio ambiente antes de 2020 en el país. La proyección de este organismo es, no obstante, de las más conservadoras. El estudio ‘Empleos verdes para una economía sostenible’, elaborado por la Fundación SustainLabour por encargo de la Organización Internacional del Trabajo, eleva el potencial de España a dos millones de empleos verdes para esa misma fecha.

La situación de crisis económica en Europa, agudizada en España por la elevada tasa de paro (26%), es uno de los factores que amenaza con convertir el futuro verde en negro. En este sentido, Valentín-Gamazo, de Enviroo, subraya que la coyuntura adversa no es excusa para no emprender si la idea es buena y viable. “Si lo tienes claro, cuanto antes mejor. Nunca te va a parecer un buen momento”, afirma.

Lucas Campódonico, ponente en la jornada sobre nichos verdes organizada por Incubaeco, cree que la crisis “es una oportunidad” para crear una nueva economía verde. Lo dice por experiencia. Este argentino creó en 2009 una empresa llamada Greca, junto con su socia Rocío García. “En un país que vive en permanente crisis”, apostilla. La sencilla idea de fabricar objetos de decoración y joyas con descartes industriales de resinas y botones, “fue bien”, resume modesto Campódonico.

Cuatro años después de que se instalaran en una oficina cedida por una fábrica de botones en Buenos Aires (que les proveía de materia prima), tienen su propio taller, 18 empleados, exportan sus productos y han diversificado el negocio: han creado una revista de diseño ecológico (Ecomanía) y una consultora (Greenbondi) que asesora a grandes empresas como Basf, Carrefour o Danone. “También tuvimos fracasos. Como Trashlove, una idea para montar tiendas dentro de grandes contenedores”, explica. “Pero no me frustré”, se apresura a decir.

Luis Morales, responsable de Incubaeco en Madrid, afirma que muchos de los proyectos que llegan a su vivero de empresas son abandonados cuando las personas encuentran un empleo estable. Con todo, asegura que la cantidad de iniciativas que despegan con éxito ha ido en aumento. Cada vez son más los que completan el ciclo de siete meses que dura el programa de esta plataforma para lanzar pequeñas empresas verdes. Que mantengan el vuelo ya es otra cosa.

10 pasos para ecoemprender

Agustín Valentín-Gamero, fundador de Enviroo, portal de búsqueda de empleos verdes, da las claves paso a paso para iniciar la aventura de crear una empresa verde.


Cuando se habla de emprender existen muchas cuestiones técnicas que irás aprendiendo por el camino o podrás preguntar. Pero existen muchas otras que solo te atañen a ti y son a las que debes prestar más atención porque de ello va a depender, en buena medida, que triunfes o fracases como emprendedor. ¿Quieres saber las 10 cosas a tener en cuenta?

  1. Valora si emprender es para ti, no todo el mundo vale. ¿Cuánto tiempo y dinero estás dispuesto a sacrificar por tus sueños? ¿Estás preparado para un alto grado de incertidumbre a largo plazo? ¿Eres capaz de tomar decisiones todos los días? Para tener éxito, un emprendedor debe tomar todas las mañanas una buena ración de decisiones.
  2. Apúntate a todos los eventos de emprendedores que puedas, es la forma más directa de aprender. Habla con todo el mundo, hazte una tarjeta de visita aunque aún no tengas "un cargo", haz contactos, pregunta, ¡sé curioso!
  3. Ten en cuenta la travesía del desierto que vas a realizar. ¿Tienes fondos suficientes para sobrevivir un tiempo? Si aún estás en casa igual no los necesitas, aprovéchalo. Piensa que a veces el tiempo es el mejor recurso del que dispones, mucho más valioso que el dinero. Hoy en día se pueden hacer muchas cosas con muy poco dinero, la austeridad fomenta la creatividad.
  4. Crea un equipo. Dicen que "si quieres ir rápido ve sólo pero si quieres llegar lejos ve acompañado". El equipo es uno de los factores más importantes de tu éxito. Eso sí, no tienen por qué ser tus amigos, tus primos o aquel con quién compartiste la idea en una servilleta. Tus socios deben aportar mucho valor al núcleo del proyecto y ser complementarios. Intenta no intercambiar "acciones" por trabajo que pudieras subcontratar.
  5. Cuenta la idea a cuanta más gente mejor. ¿Te la van a quitar? Seguro que no, el valor que te van a aportar es mucho más grande que el riesgo de que te copien la idea. No se trata de ser el único sino de ser el mejor. Vale infinitamente más una ejecución brillante de una idea mediocre que una ejecución mediocre de una idea brillante. Así que olvídate de proteger la idea y céntrate en ser el mejor llevándola a cabo.
  6. Valida tu modelo de negocio con clientes reales. Tienes que validar las hipótesis sobre las que basas tu negocio lo antes posible. ¿Has captado la atención de potenciales clientes? ¿Están dispuestos a pagar por lo que ofreces? Lo mejor que te puede pasar si estás equivocado es que descubras cuanto antes que tus hipótesis son incorrectas, así podrás "pivotar" hacia un nuevo modelo lo antes posible. Fallo rápido = fallo barato. Plantéate también hacer una campaña de crowdfunding con tu idea, será la forma más rápida de saber si esa idea tiene demanda y conseguirás que tus clientes financien tus primeros pasos.
  7. Sólo cuando tengas seguro que vas a facturar a tus primeros clientes, date de alta. Asesórate sobre cómo vas a constituirte: como autónomo, sociedad limitada, asociación... hay múltiples posibilidades. Una buena asesoría será un dinero bien invertido. No seas victimista, si realmente quieres emprender, las dificultades burocráticas van a ser las más pequeñas con las que te encuentres. También es imprescindible hacer un buen pacto de socios que defina las relaciones y expectativas del equipo fundador. En ese momento puede parecerte sin importancia pero en adelante puede comprometer seriamente la viabilidad del proyecto.
  8. Focalízate en la caja, el principal error del emprendedor es hacer lo que le gusta en lugar de lo que debe hacer, vender. El primer objetivo de cualquier empresa es ser viable económicamente cuanto antes, sin eso no podrás ser viable ni ambiental ni socialmente a largo plazo.
  9. Instala tu sede en un centro de coworking donde veas que pueden surgir sinergias. Visita algunos de los muchos que hay y observa especialmente el "ecosistema" de emprendedores que hay en cada uno. No te imaginas lo que aporta a un proyecto el intercambio diario de experiencias con otros emprendedores.
  10. Persiste y haz deporte. Haz deporte y vuelve a persistir. Nunca dejes que tu proyecto ni las circunstancias puedan contigo. Emprender es una carrera de fondo. Vas a tener muchos días negros, muy negros, negrísimos... pero ¿sabes qué? Todos los días sale el sol. Sonríe y lo más importante, disfruta con lo que haces, la pasión puede con todo.

Más información