Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una huelga de alumnos inicia la semana de protestas contra la LOMCE

Educación asegura que la movilización no es por la reforma de la ley sino por "razones salariales, de reducción de la carga lectiva y de ratio de alumnos"

atlas

Con la huelga de alumnos de enseñanzas medias y universidad convocada por el Sindicato de Estudiantes arranca este martes una semana de protestas contra la reforma educativa y los recortes en la enseñanza que culminará con una huelga general del sector (docentes, estudiantes y familias desde infantil a estudios superiores) que tendrá lugar el próximo jueves. A esta convocatoria de huelga, a diferencia del pasado mayo, se han sumado los sindicatos Anpe y Fsie, mayoritarios en la enseñanza concertada.

En una nota de prensa el Ministerio de Educación asegura que la incidencia de la huelga está siendo "muy desigual", al ser "prácticamente nula en primaria, escasa en secundaria obligatoria y algo mayor en Bachillerato". Resta también valor a los datos ofrecidos por las Comunidades Autónomas porque ni siquiera se aproximan  remotamente a los que están proporcionando". La Junta de Andalucía ha cifrado en más de un 63% el número de alumnos de centros educativos no universitarios que han secundado el primer día de paro convocado por el Sindicato de Estudiantes.

Esta mañana representantes de la Plataforma por la escuela pública (los sindicatos CC OO, STEs-i, UGT, CGT, y MRPs; las familias, CEAPA; y al alumnado, Sindicato de Estudiantes, FAEST y Estudiantes en Movimiento) han escenificado su reprobación al ministro de Educación, José Ignacio Wert, con la entrega en el ministerio de una carta en la que califican de "persona non grata y enemigo de la educación, específicamente de la escuela pública". La plataforma ha decidido alargar aún más la consulta ciudadana sobre la LOMCE y los recortes, tras entregar un millón de firmas la semana pasada en la Moncloa. Se retrasan por tanto las “marchas por la educación” que estaban previstas para el 2 y el 9 de noviembre a diciembre, y centran sus esfuerzos en la recogida de apoyos.

La secretaria de Estado de Educación Monserrat Gomendio ha afirmado en un vídeo que el ministerio ha hecho llegar a los medios que las movilizaciones "no tienen razones relacionadas con la reforma educativa" sino con las "mejoras salariales, reducción de carga lectiva y de número de alumnos por clase". Gomendio ha pedido a los padres que no se preocupen por las ratios que siguen estando "por debajo de los de la OCDE". Y ha asegurado que el colectivo de docentes va a la huelga porque "tiene un puesto de trabajo asegurado y, sin embargo, los padres se están enfrentando a unas tasas de desempleo muy elevadas"

Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, lamenta que todos los recortes "se concentren en la enseñanza pública y no en otros timos de enseñanza". Recuerda que esta primera cuenta este año con 89.000 alumnos más en la no universitaria y en los últimos años se han perdido 25.000 docentes.

Con la reforma educativa votada en el Congreso y solo a la espera de pasar por el Senado (entrará en vigor el próximo curso), la mayor polémica se concentra en la Universidad que ha visto recortado su presupuesto en más de 1.240 millones de euros desde que empezó la crisis. Esta tijera ha pasado factura a las tasas universitarias que han subido -en picos incluso del 67% en primera matrícula- y a las becas, de más difícil acceso tras endurecerse los requisitos académicos para optar a una.

Varios grupos de universitarios se han encerrado en las facultades de Filosofía y Ciencias Políticas de la Universidad Complutense y el Campus de Cantoblanco de la Autónoma, ambas en Madrid, para protestar contra la LOMCE y denunciar lo que consideran un aumento "bestial" de las tasas. Estos calculan que 3.500 los estudiantes han tenido que abandonar los estudios por falta de ayudas en la Complutense. El rectorado de esta universidad ha denunciado la entrada de la policía esta mañana "sin conocimiento de las autoridades académicas". Los estudiantes habían levantado barricadas para impedir el acceso en la primera jornada de protestas contra la Ley de Educación

El conflicto lingüístico de Cataluña -donde existirá el derecho de escolarizarse en castellano- o el de la implantación de la enseñanza trilingüe en Baleares - donde los profesores mantuvieron un pulso con el Gobierno autonómico de dos semanas de huelga- pueden convertirse también en acicates para una mayor movilización en esas regiones en los niveles no universitarios.