Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumenta el calor ‘bio’ en España

La feria Expobioenergía constata la bonanza de la biomasa térmica

Una red de calor en Granada se abastece únicamente con hueso de aceituna

La biomasa también calienta agua sanitaria en Canarias

La bioenergía deberá cumplir con criterios obligatorios de sostenibilidad

Ampliar foto
Demostración de corta y astillado de troncos.

“Esperamos que no llegue el Gobierno y como ha ocurrido con el autoconsumo de electricidad imponga que hay que pagar un peaje o un impuesto más por instalar calderas de biomasa y abastecerlas con pelets”. En plena celebración en Valladolid de la feria más importante de España y del sur de Europa del sector de la biomasa, Expobioenergía, se constata que los usos térmicos (calefacción y agua caliente sanitaria) viven un momento dulce dentro de esta energía renovable. A la par, hay temor a que empresas y consumidores acaben pagando la cuota de mercado que pierden poco a poco el gasóleo y el gas y se vean amenazados los ahorros que ahora consiguen cambiando estos combustibles fósiles por biocombustibles sólidos como los pelets y las astillas.

Un paseo por la última edición de Expobioenergía, que concluyó ayer tras tres días de feria, permite ver que en todos los eslabones de la cadena de la biomasa se nota el crecimiento del mercado. Una cadena que afecta a la agricultura (cultivos y residuos agrícolas), desarrollo rural (empresas y logística enclavadas en territorios agrícolas y forestales), investigación y tecnología (calderas y estufas más eficientes) e industria (fabricación y distribución de equipos, producción de peles, briquetas y astillas).

Durante las sesiones de una de las jornadas que acogió la feria, BioMun (BIOenergía para MUNicipios), representantes municipales de varios puntos de España compartieron experiencias. Uno de los casos más elocuentes fue el de Huétor Tájar, en Granada. Su alcalde, Fernando Delgado, cuenta eufórico que en el año que lleva instalada la red de calor de biomasa en el municipio han ahorrado un 68% en gastos de calefacción: 37.000 euros en biomasa frente a los 115.000 euros que les costaba el gasoil. La red de calor, que suministra calefacción y agua caliente a cinco dependencias municipales, entre colegios, instalaciones deportivas y centros sociales, tiene la particularidad de que se abastece con huesos de aceituna, un biocombustible aún más apegado al agro mediterráneo.

Biomasa sostenible

El panorama de bonanza que se reflejó en Expobioenergía no impidió que se anotaran algunas asignaturas a recuperar: suministros estables de pelets en precio, cantidad y calidad; consolidar buenos servicios de gestión y mantenimiento de calderas; establecer planes adecuados de gestión forestal; y fortalecer la generación distribuida para que la producción de biocombustibles y energía esté cercana al consumo y favorezca el desarrollo de zonas rurales. Alcanzar estos objetivos servirá para cumplir con la sostenibilidad de la biomasa, ya que, al igual que ahora ocurre con los biocombustibles líquidos (bioetanol y biodiésel, fundamentalmente), la Unión Europea le exigirá en breve que cumpla con criterios obligatorios de sostenibilidad.

“Estamos hablando de un ahorro que pudo ser y será mayor, ya que la campaña de aceituna del año pasado fue muy mala y no se cumplieron nuestras previsiones, que eran pagar 10 o 12 céntimos de euros por kilo, y acabamos pagando 18”, añade Delgado. También recuerda que gracias a la valorización energética del hueso de aceituna los agricultores y las almazaras obtienen un valor añadido para su producción, porque no solo dejan de pagar por la eliminación del subproducto, sino que reciben dinero por su recuperación. En las intenciones de crecimiento renovable de esta iniciativa, el Ayuntamiento de Huétor Tájar ha chocado precisamente con las medidas del Gobierno central. “Habíamos pensado implantar un sistema de autoconsumo fotovoltaico, especialmente en las piscinas municipales, pero a raíz del decreto que obliga a pagar un peaje a estos sistemas nos hemos echado para atrás porque no nos salen las cuentas”, afirma Javier Nuño, técnico del Ayuntamiento encargado de la red de calor.

El aumento en España de estas redes, conocidas como district heating por su amplia extensión en el norte de Europa, es un reflejo del crecimiento del sector. Hace unos siete años se contaban con los dedos de una mano y ahora el Observatorio Nacional de las Calderas de Biomasa (ONCB) registra un centenar entre activas y en proyecto. Se ha pasado de 17 a casi 100 megavatios (MW) instalados. En las visitas técnicas organizadas desde Expobioenergía se accede varias de ellas sin moverse más allá de 40 kilómetros a la redonda. Juan Jesús Ramos, técnico de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) responsable del ONCB, anuncia que las redes irán a más visitando la moderna instalación de 1 MW que tiene el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León en Valladolid. “El próximo año se inaugurará una que abastecerá a todo el campus de la Universidad de Valladolid y al hospital universitario con una potencia de 16 MW”. Palabras mayores, aunque en Ólvega http://www.calorsostenible.es/olvega.php, Soria, hay una en funcionamiento de 9 MW que da servicio a 210 viviendas, además de a edificios municipales y una industria.

Ramos no quiere desaprovechar la ocasión para recordar que la biomasa no es exclusiva de zonas frías: “En Canarias hay muchos hoteles que se están pasando a la biomasa, especialmente para el suministro de agua caliente sanitaria y para mantener a una temperatura adecuada las piscinas exteriores”. Por otro lado, según los datos del ONCB, cerca del 100% de los municipios de otra comunidad autónoma nada friolera, Andalucía, cuenta, al menos, con una caldera de biomasa.