Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Se impondrá el modelo de letrado americano”

Este madrileño de 30 años acaba de recibir el premio al mejor abogado joven del año

El galardón lo concede la International Bar Association

Alberto Mata. Ampliar foto
Alberto Mata.

Cuando Alberto Mata (Madrid, 1983) leyó la carta en la que le informaban de que había sido elegido mejor abogado joven del año pensó que era una broma. Había viajado a Bolivia para asistir a una boda y creyó que sus amigos le estaban tomando el pelo. Pero resultó que el e-mail de la International Bar Association (IBA), “la principal organización de los profesionales del derecho internacional”, según se definen ellos en su página web, iba muy en serio. Consideraban que era el letrado menor de 35 años más destacado por su excelencia en el trabajo, formación internacional y compromiso ético. Y su nombre había sido seleccionado entre los integrantes de más de 200 colegios profesionales de todo el mundo. Con su pesado trofeo de cristal al lado y la solemnidad propia de un actor al celebrar un Oscar, sentencia: “Soy el primer español y el primer europeo en recibir este premio, y es un orgullo, pero no siento que sea solo para mí, sino para toda la abogacía española, que está muy bien valorada. Se nos reconoce más fuera que dentro”, afirma.

Mata lleva aún la hora americana en su reloj. Ha aterrizado horas antes procedente de Estados Unidos y, a las dos de la tarde, para él aún son las ocho de la mañana. “Así que estoy desayunando codorniz”, dice resignado. El 10 de octubre recibió el premio en Boston —el galardón y la posibilidad de ser socio de la IBA durante dos años— y de allí se fue a Nueva York para trabajar en el acuerdo que debía cerrar al llegar a Madrid. Acude al almuerzo tras haberlo hecho. “Las semanas previas a la firma son muy intensas. Cuando me matriculé en la universidad no sabía en qué consistía la abogacía de los negocios. Fui a la aventura y resulta que ahora me encanta”, reconoce.

El Mirador de la Cea. Madrid

• Cogollos a la vinagreta.

• Codorniz con hongos.

• Solomillo.

• Tiramisú.

• Coca-colas y café.

• Total (dos menús): 40 euros.

Mata se licenció en Derecho y Administración y Dirección de Empresas en 2007 y se ha formado en seis universidades europeas y americanas. La última, la de Georgetown, donde acaba de cursar un máster mientras trabajaba en el Fondo Monetario Internacional.

Asegura que nunca ha dejado de formarse. Desde 2007 está empleado en el bufete Gómez-Acebo y Pombo, donde se ha especializado en el campo de la banca y el mercado de valores. “La última operación que he llevado ha sido la entrega de un buque. Por decirlo de forma muy sencilla, me ocupo de asegurar que todo se hace con garantías y que la documentación está lista”, explica Mata. Un negocio millonario en el que un día de retraso puede generar pérdidas de cientos de miles de euros a sus clientes.

Pero, además de trabajar “mucho”, también participa en programas de apoyo a la comunidad a través de varias fundaciones, entre ellas, la de su propio bufete, que cede horas a sus empleados para que colaboren con proyectos no lucrativos. “El premio de la IBA es al abogado completo. Se fijan en el modelo de letrado americano, cercano a la sociedad y con formación internacional”, afirma. “Y creo que ese es el rol que va a acabar imponiéndose”, añade. Mata relativiza la importancia del galardón, aunque indica que es un ejemplo de que en España las cosas “también pueden ir bien”. Ahora le toca ponerse manos a la obra y volver a la rutina. Por el momento, se queda en su país un par de años: “Ya habrá tiempo de volver a salir”.