Selecciona Edición
Iniciar sesión

El mar esconde el calentamiento

El 95% de la extensión marina registrará una subida del nivel del océano este siglo. Los científicos no saben cuándo emergerá el calor acumulado

Mapa del nivel del mar en 2012, en comparación con la media de 1993-2012, basado en datos tomados desde satélite.

El océano mundial, en los últimos 60 años, absorbe calor 15 veces más rápido que en los 10.000 años anteriores, afirman unos científicos estadounidenses que han logrado estimar la temperatura de las aguas intermedias (entre 450 y mil metros d eprofundidad) en el Pacífico, en el pasado, gracias a los análisis químicos de microfósiles presentes en sedimentos marinos. La mayor parte del calentamiento del planeta provocado por el efecto invernadero reforzado por la actividad humana lo está almacenando el mar... de momento. Y esto “puede darnos un poco de tiempo —no sabemos cuánto— para afrontar el cambio climático, pero no lo va a parar”, dice Yari Rosenthal, científico de la Universidad Rutgers. “Estamos haciendo una especie de experimento al meter todo este calor en el océano sin saber realmente cómo va a devolverse y afectar al clima, y lo alarmante de ese cambio no es tanto la magnitud como la velocidad a la que se está produciendo”, dice Braddock Lindsey (Universidad de Columbia), coautor del estudio sobre las aguas del Pacífico en los últimos 10.000 años, que se presenta en el último número de Science.

Fuente: IPCC (AR5).

El océano no solo es una despensa eficaz del calentamiento del planeta inducido por las emisiones crecientes de gases de efecto invernadero, también, y unido a este aumento de la temperatura del agua, es protagonista de uno de los efectos más notables del cambio climático: la subida del nivel del mar. Una elevación del nivel de las aguas que no será igual en todo el planeta y que incluso en algunas zonas bajará. “A finales del siglo XXI, es muy probable que el nivel del mar habrá subido en aproximadamente el 95% del área oceánica” respecto al presente, señala el último informe (AR5) del Panel Intergubernamental sobre Cambio climático (IPCC). El 70% de las costas del planeta experimentarán un cambio del nivel del agua, añade. “La variabilidad regional va a ser muy grande: un 80% de las zonas registrarán cambios de +/- el 20% sobre la media global”, explica Íñigo Losada, director de investigación del Instituto de Hidráulica de Cantabria y experto en los estudios de impacto de cambio climático.

La capa más superficial del agua se calienta 0,11 grados por década

Más de un 60% del incremento de energía neta en el sistema climático está almacenada en la capa superior del océano (hasta 700 metros de profundidad) y un 30% en las aguas más profundas, indica el AR5. La capa más superficial, hasta 75 metros, se ha calentado 0,11 grados centígrados por década entre 1971 y 2010. El nivel del mar ha subido en torno a 0,19 metros de media, a lo largo del siglo XX. Y el proceso se está acelerando: la elevación promedio fue de 1,7 milímetros al año entre 1901 y 2010, pero de 2,0 milímetros desde 1971, y de 3,2 milímetros entre 1993 y 2010, siempre según las conclusiones del AR5.

La causa principal de esta subida del nivel del mar es la expansión térmica del agua (que se dilata con el calor), pero también hay otros factores: el deshielo de Groenlandia y, en menor medida, de la capa helada antártica, la fusión de glaciares en tierra y el incremento del vertido al mar de agua dulce continental.

En cuanto a lo que sucederá en el futuro, el AR5 indica que la elevación promedio será, en 2081-2100, respecto a 1986-2005, de entre 26 centímetros en el escenario más favorable de contención de emisiones de gases de efecto invernadero, hasta 98 centímetros en el más desfavorable.

En torno a Groenlandia bajará el nivel del mar con la pérdida de hielo

“Pero el calentamiento del mar no es uniforme y la subida del nivel del mar va a estar condicionada por la redistribución dinámica de las masas de agua (más calientes, más frías, más salinas, etcétera), por los cambios en los vientos y en la presión atmosférica y por las alteraciones en los grandes flujos de agua dulce”, señala Manuel de Castro, catedrático de la Universidad Castilla La Mancha. Además, hay que tener en cuenta que esos cambios se producen en escalas de tiempo diferente, de manera que, a finales de siglo unos tendrán más peso que otros, añade. ¿Qué zonas? ¿Qué impactos? “La fiabilidad de nuestros modelos climáticos a escala regional es menor que a escala global”, advierte De Castro.

Aún así, se vislumbran las grandes tendencias: “En Europa la subida del nivel del mar estará en torno al promedio mundial, y en torno a la península Ibérica subirá algo más el Atlántico que el Mediterráneo, por la dinámica de los vientos en el océano, la evaporación, el vertido de agua dulce... En general, el nivel del mar aumentará algo más que la media en el hemisferio Sur que en el Norte debido, sobre todo, a los vientos, pero en cualquier caso estamos hablando de diferencias de unos pocos centímetros”, señala este climatólogo.

En las eras glaciales la extensión helada hace que disminuya el mar

Para conocer los impactos locales de la variación del nivel del mar hay que tener en cuenta, primero, la variabilidad natural en la zona tanto del agua como del terreno (hay zonas donde se está elevando y otras donde se hunde, como los deltas de los grandes ríos), los efectos de la extracción de aguas subterráneas o gas, así como de los terremotos y los tsunamis, señala Losada. “En cuanto al océano mismo, también hay que tener en cuenta la variabilidad natural regional, como los efectos las mareas y los huracanes (a corto plazo), los cambios a escala de un año a una década (en como el fenómeno El Niño) y luego estos mismos cambios pero a muy largo plazo, que puede ser acumulativos”, continúa.

Losada cita procesos como la prevista disminución del nivel del mar en torno a Groenlandia porque la disminución de la capa helada afecta al sistema gravitatorio con el agua y disminuye el nivel en la zona cercana a la costa mientras que aumenta más lejos. Además, en las regiones donde el terreno ha soportado grandes cantidades de hielo, se produce el llamado rebote isoglacial cuando se derrite: al disminuir la presión sobre el suelo, la tierra se eleva.

Hay que contar con tsunamis y huracanes por sus efectos regionales

De los impactos del cambio climático se ocupa el segundo grupo de trabajo del IPCC, cuyo informe correspondiente al AR5 todavía no está terminado. Pero se van haciendo estudios sobre países y regiones, donde no solo influye la subida del nivel del mar sino también fenómenos asociados, como las tempestades, con el consiguiente incremento del oleaje, la destrucción de playas o la salinización de acuíferos.

Lo que está claro es que la extensión y volumen del océano mundial ha variado en la historia del planeta: durante las eras glaciales, la acumulación de agua en extensas capas heladas restaron líquido al océano y bajó el nivel del mar, mientras que, en los períodos templados se funde gran parte del hielo continental, interviene la expansión térmica y sube el nivel medio del mar. Ahora, con el cambio climático inducido por la actividad humana, el proceso es muy rápido.