Las grandes ONG abandonan la Cumbre del Clima de Varsovia

Los países se enrocan en sus posiciones y se alejan de un posible acuerdo

Era el día de la calma chicha. Aquel en que las posiciones de los países están enrocadas y se piensa que todo saltará por los aires, que nunca llegará el acuerdo en la Cumbre del Clima de Varsovia. Entonces llegó el golpe de efecto. Siete ONG de las más relevantes, entre ellas Greenpeace, WWF, Action Aid o Amigos de la Tierra, anunciaron que abandonan las reuniones, en las que se les concede el papel de observadores, porque se está caminando hacia atrás. No les gusta la actitud de Australia o Japón, que han retrocedido en sus compromisos de emisiones y han dinamitado políticas contra el cambio climático en las últimas semanas.

El enojo llevaba varios días reconcomiendo a los principales representantes. Las organizaciones, a las que se ha sumado la Confederación de Sindicatos, denunciaron que los más de 190 miembros de la convención no están dando todo para lograr el acuerdo global que debe ponerse en pie en 2015, en la Cumbre de París, y que sustituirá al Protocolo de Kioto, que dejará de estar vigente en 2020. No ven que se esté haciendo todo lo posible para que a finales de siglo la temperatura no suba dos grados por las emisiones de dióxido de carbono.

A las 13.30, unos 400 representantes de diferentes organizaciones cruzaron los tornos de las instalaciones del flamante Estadio Nacional Narodowy de Varsovia y entregaron sus acreditaciones con la intención de no regresar. Algunos protestaban porque no estaban de acuerdo con la salida, otros llevaban camisetas con lemas que anunciaban su regreso, ya en la Cumbre de Lima de 2014.

Ese desencanto y la falta de ambición de los Gobiernos han hecho que se planteen volver a la calle en la próxima cumbre. “Organizaremos una contracumbre, en Copenhague ya la hubo y en Cancún (México) se organizaron actos alternativos”, cuenta Alejandro González, miembro de InspirAction. En Greenpeace lamentan el poco interés que ha demostrado el Gobierno polaco por el medio ambiente, por haber organizado de forma paralela una reunión del sector del carbón, una de las bestias negras del cambio climático. “No queremos ser cómplices de la actuación de Gobiernos que favorecen los intereses del sector de los combustibles”, subrayó Aida Vila, de Greenpeace.

El presidente de la Conferencia de las Partes, el exministro de medio ambiente polaco Marcin Korolec, lamentó la salida de estas organizaciones y subrayó los avances que se están haciendo en temas de financiación. La delegación española no veía el avance con el mismo prisma. “Entendemos la frustración. No hay progresos suficientes”, dijo el ministro español de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.

El último borrador de las negociaciones de la Plataforma de Durban no responde a las expectativas de la UE, ya que no fija un calendario para que los países presenten sus objetivos de reducción de emisiones de cara al gran pacto de París ni entra en compromisos concretos antes de 2015.

El Gobierno español ha convocado una reunión con países latinoamericanos para coordinar posturas de cara a la reunión de Lima, que se celebrará previsiblemente en Costa Rica. El ministro de Brasil, Luis Alberto Figueredo, insistió en que le importaba más la ambición general que las prisas por fijar plazos para presentar propuestas. “Ahora mismo, la cumbre es como un traje de una novia que solo está hilvanado”, resume el consultor catalán Josep Garriga. Tienen poco más de 24 horas para ajustarlo. La cumbre termina hoy viernes.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Redactora de EL PAÍS

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana