Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia anuncia acuerdos técnicos en la Cumbre del Clima

Los logros se centran en posibilidad de reforestar zonas degradadas para conseguir compensación de emisiones y en un nuevo sistema para contarlas de forma homologada

Después de dos largas noches de negociaciones, y con otra noche en blanco como mejor perspectiva, Beata Jaczewska, subsecretaria de Medio ambiente del gobierno de Polonia, país que preside la Cumbre del Clima de Varsovia, ha anunciado algunos puntos de convergencia de carácter técnico, pero que ha presentado como los primeros logros. Esos avances están centrados en el paquete REED +, que ofrece la posibilidad de reforestar zonas degradadas para conseguir compensación de emisiones, y en un nuevo sistema para comparar emisiones en todo el mundo, muy demandado por los países en desarrollo para que todas las contabilizaciones sean homologables.

Las tres decisiones principales, relacionadas con el gran pacto global de reducción de emisiones de carbono que debe adoptarse en París en 2015, con el compromiso de aportar 100.000 millones de dólares (74.234 millones de euros) anuales a partir de 2020 para paliar los efectos del cambio climático en países en desarrollo o el mecanismo de pérdidas y daños siguen abiertos, o empantanados, según quiera verse. "Espero que las conversaciones no sigan mañana", ha dicho tras preguntarle por la posibilidad de que no haya acuerdo. No ha querido soltar ni una palabra de los países que están torpedeando el acuerdo, aludiendo a que es una negociación con 194 delegaciones en la que no se puede satisfacer a todos. "Cuando hay un acuerdo en el que todo el mundo está igual de disgustado es un buen compromiso", ha sentenciado.

La comisaria de cambio climático de la UE, Connie Hedegaard, ha asegurado esta tarde que se están consiguiendo cada vez más apoyos para que se fije un calendario, una hoja de ruta, que conduzca a un pacto de reducción de emisiones global para Paris 2015. En esa lista de países que ya han dado el sí hay muchos gobiernos de América del Sur, África y Estados Unidos, algo que ha subrayado especialmente. Otro aspectos en los que hay cierto consenso es en los criterios de evaluación en la reducción de emisiones que se implantarán en ese futuro acuerdo. En el aspecto que hay más controversia en el sistema de compensación de daños y pérdidas. Los países en desarrollo quieren implantar este mecanismo, mientras que Europa pide que se acote bien qué tipo de fenómenos están causados por el daño climático y pueden atribuírsele directamente.

Enfilados ya en las negociaciones finales, y con el último esfuerzo en perspectiva, Venezuela ha adelantado las esencias de la la preconferencia del Clima que ellos mismos organizan y que dará paso a la Cumbre de Lima, el próximo 2014. "Incorporará a las organizaciones no gubernamentales al mismo nivel que los ministros", ha asegurado , la jefa de la delegación del gobierno venezolano, Claudia Salerno. Hasta el momento la participación de las ONG está limitada a apenas tres minutos de discursos durante las sesiones plenarias. "Varsovia ha sido una cumbre extremadamente financiera y abierta a los negocios de los combustibles fósiles", ha criticado. En contra de otras muchas delegaciones, que se esfuerzan en ser políticamente correctas, Salerno ha criticado la hipocresía de algunas delegaciones. "Aquí muchos dicen que quieren más ambición, pero actúan de otra manera", ha sentenciado.

La delegación francesa, convencida de que el gran pacto global de emisiones debe acordarse en París 2015, ha llamado a que los Gobiernos vuelvan a sus casas con el firme propósito de hacer los deberes. "Queda un largo camino, pero hay que tener una agenda positiva y conseguir movilizar dinero", manifestaron sus portavoces.

A las 19.00, el ministro español, Miguel Arias Cañete, se ha mostrado un poco más esperanzado que ayer en el resultado de la cumbre de Varsovia. "Con referencia al gran pacto de París el último borrador tiene mejoras", ha reconocido. El texto habla de "compromisos" de reducción de emisiones, una palabra que costaba incorporar, y establece un calendario con la ruta a seguir hasta la cumbre de 2015, algo que antes no se contemplaba. Sin embargo, unos plazos tan dilatados pueden hacer que se llegue a la cumbre gala "en absoluta indefinición". También debe concretarse cómo se evaluarán las propuestas de reducción de emisiones que cada país ponga sobre la mesa, para saber si esos objetivos son significativos o no van a contribuir a la reducción de emisiones que impida la subida de las temperaturas en dos grados hasta final de siglo, meta en la que todos se han comprometido a trabajar. "Si no se cierran estos aspectos a Perú le va a caer una gran carga", se ha temido el ministro. Naciones Unidas ha anunciado que la Conferencia del Clima de 2016 se celebrará en Senegal.