Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atún rojo mantiene su cuota de pesca hasta que se confirme la recuperación

El ICCAT no escucha la petición de España de aumentar las capturas

El organismo tampoco accede a prohibir la práctica del 'aleteo' del tiburón

Las flotas españolas aguardaban con interés el cierre de la reunión anual del ICCAT (Comité Internacional para la Conservación del Atún Atlántico), que desde el día 18 está decidiendo en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) las cuotas de pesca de capturas muy importantes para el sector pesquero español. La reunión ha terminado a primera hora de la tarde (hora española) con la decisión de congelar el TAC (total admisible de capturas) de atún rojo en 2014. España había solicitado aumentar las capturas al considerar que esta especie ya está muy recuperada después de que décadas de sobreexplotación la dejaran prácticamente al borde del colapso.

"La negativa de la Comisión Europea ha impedido cualquier incremento de esta cuota de gran interés para más de 10 Estados miembros", ha explicado la Secretaría General de Pesca en un comunicado. El TAC, por tanto, se mantiene en 13.400 toneladas para 2014, de las que España tiene la mayor cuota, 2.504, es decir, un 20% del total.

En un comunicado, las organizaciones del sector atunero español, que enviaron una delegación a la reunión, tildaron de "vergonzosa" la actitud de la comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki, a la que acusaron de "actuar de espaldas" al Comité Científico y a la propia Unión Europea, cuyos miembros no se oponían al incremento. 

El ICCAT también ha rechazado la petición de la Unión Europea para que se prohibiera en todo el mundo la práctica de cercenar las aletas de los tiburones después de ser pescados, llamada aleteo (finning en inglés). "Pese a contar con mayor apoyo que durante la anterior reunión de ICCAT, la oposición de los países asiáticos y de Canadá ha frustrado la aprobación de los textos", dice Pesca.

La organización ecologista Oceana considera "lamentable" que los Estados hayan rechazado "una vez más" las medidas propuestas para la pesca de tiburones. "Una vez más", asegura en un comunicado, "las naciones asiáticas y Canadá han bloqueado sistemáticamente las propuestas". Oceana, en cambio, se muestra satisfecha con la decisión del ICCAT de no aumentar la cuota del atún rojo. El organismo reconoce, asegura la organización, "que los signos incipientes de recuperación del stock han de ser confirmados por los científicos antes de considerar un aumento en la cuota".

El Parlamento Europeo aprobó hace un año prohibir todo tipo de aleteo, la práctica de cercenar las aletas de los tiburones después de ser pescados. Quería proteger a estas especies, codiciadas por el mercado chino de aletas para elaborar sopa. El aleteo estaba en realidad prohibido desde 2003, pero lo que hizo Bruselas fue eliminar las excepciones a las que se acogían 186 barcos en la UE (141 españoles y 45 portugueses) para desmembrar los animales a bordo.

Los ecologistas lo consideraban un vacío legal que permitía la práctica. La industria, por su parte, se quejó de los barcos de fuera de la UE iban a seguir haciéndolo y que ellos, mientras tanto, iban a sufrir un impacto económico directo de nueve millones de euros al año. Cortar la aleta permite ahorrar espacio en la bodega de los grandes buques que además de pescar, congelan, filetean y preparan el tiburón en alta mar.

Más información