Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo no revisará el caso del joven preso tras hallarse su móvil en un robo

El alto tribunal no cree suficiente el documento que acredita que Fernando Muñoz pidió bloquear la SIM días antes de los hechos

Está condenado a 10 años de prisión por dos robos que asegura que no cometió

Fernando Enrique Muñoz, el hombre de 22 años que permanece en prisión después de que su móvil fuera hallado entre varios objetos robados y después utilizado como elemento incriminatorio, seguirá entre rejas. El Tribunal Supremo no ha admitido el recurso de revisión presentado por su abogado, Santiago Talavera. Considera que el documento que acredita que pidió el bloqueo "por hurto" de su móvil días antes de que se cometiera ese delito no es suficiente para reabrir la causa.

El 19 de febrero de 2010 Fernando Muñoz llamó a Orange, su compañía telefónica, para denunciar la pérdida de su móvil y bloquearlo. Según declaró, se lo robaron mientras celebraba su cumpleaños. Dos días después los agentes la Policía de Elda (Alicante) se lo devolvieron a su padre. Había aparecido entre objetos robados esa madrugada. Varios individuos embistieron un coche y desvalijaron a las víctimas. Entre el material robado apareció el móvil de Muñoz. Él insiste en que es porque se lo robaron, pero tres testigos lo identificaron como uno de los autores del delito y fue condenado.

El letrado de Muñoz, Santiago Talavera, presentó un recurso de revisión ante el Supremo con el certificado de Orange que acredita que Muñoz pidió el bloqueo de su móvil dos días antes de los hechos. Para el tribunal, sin embargo, el documento, "no acredita la inocencia del condenado porque lo único que acredita es la presentación de una denuncia, no la veracidad ni realidad del hecho denunciado". La Sala cree además que aunque el aviso de "bloqueo por hurto" fuera cierto, "no es excluyente", ya que el propio documento recoge "que el mismo día que ocurrieron los hechos, se interesó el desbloqueo de la SIM del móvil del solicitante".

Talavera recuerda que este desbloqueo se pidió después de que la propia policía le devolviera el teléfono. "Los agentes entregaron el móvil a Fernando porque lo habían encontrado entre el material robado y este, que lo había bloqueado porque pensó que se lo habían quitado dos días antes, solicitó el desbloqueo para utilizarlo de nuevo", relata por teléfono.

Hasta ahora, sin embargo, la compañía telefónica no había entregado el documento por lo que no había sido posible presentarlo como prueba. Y como la Audiencia Provincial de Alicante ya había decidido en sentencia firme que Muñoz es culpable, su abogado ha intentado que se tenga en cuenta la nueva prueba para que el Supremo revise la sentencia. La sala formada por los magistrados Juan Saavedra, Joaquín Giménez y José Manuel Maza, rechazan, sin embargo, que sea suficiente, ya  que no acredita de manera evidente la inocencia del reo.

Fernando y Teresa, padres de Fernando, en los juzgados de Alicante. ampliar foto
Fernando y Teresa, padres de Fernando, en los juzgados de Alicante.

Este el segundo recurso de revisión que el Supremo deniega. En el primero se añadían varias declaraciones que exculpaban a Fernando Muñoz. El Supremo creyó que estas eran también insuficientes para acreditar la inocencia ya que las víctimas mantenían su versión y habían identificado a Fernando como autor de los robos.

Próximo recurso

Según revela el letrado Talavera, habrá un tercer recurso centrado precisamente en el testimonio de las víctimas. "Nos hemos querellado contra las mujeres por denuncia falsa y ya que dos de ellas han incurrido en graves contradicciones, acudiremos de nuevo al Supremo para pedir otro recurso de revisión", dice.

Una de ellas aseguró en la vista de hace unos días que "recordaba perfectamente" que el hombre al que había identificado en el juicio —Fernando Muñoz— y al que había señalado en la rueda de reconocimiento era el mismo. Sin embargo, según quedó acreditado, no lo eran, ya que en la rueda policial señaló a otro sospechoso, no a Muñoz.

La otra testigo, cuyo testimonio es clave para revisar o no el caso, durante el juicio dudó a la hora de identificar al acusado. Hace unos días, sin embargo, aseguraba que no había vacilado al identificar a Muñoz como autor de los robos. Para Talavera, esto demuestra que debería reabrirse el caso. "Sobre todo teniendo en cuenta que tenemos varios testimonios exculpatorios, que Orange acredita que el teléfono se bloqueó y que estas testigos han caído en contradicciones", defiende.

Incluso Feliciano Crelgo, el director de la prisión de Villena, donde Muñoz cumple condena, sospecha que este ha podido ser encarcelado injustamente. Inició una investigación y habló con Israel Torres, condenado junto a Fernando por los robos. Este aseguró que tanto Fernando como otro sentenciado, Juan de Dios Díaz Moreno, eran inocentes. Según declaró, él no los conocía de nada y no habían participado en los hechos.

Además, otro preso, José Antonio Amador aseguró que él había cometido el delito junto con Israel Torres y un tercero que no había sido condenado. Según su testimonio, ni Fernando Muñoz ni Juan de Dios tenían nada que ver. El Supremo creyó, en cambio, que estos presos no tenían "aptitud suficiente" para declarar.

Más información