Emociones para encarar lo inesperado

No hay respuestas para el futuro, pero se puede aprender cómo solucionar los problemas

El carácter lo determinan los genes y el entorno

La música es una excelente forma para hacer aflorar las emociones. / Gorka Lejarcegi

Cuenta Paul Tough en su libro How Children Succeed (Cómo tienen éxito los niños): “La fuerza de carácter se basa en la química del cerebro y se moldea en formas medibles y predecibles, por el entorno en el que crecen los niños. Eso significa que el resto de nosotros —la sociedad en su conjunto— puede hacer mucho para influir en su desarrollo”. Es decir, que el carácter viene determinado no solo por la genética, también por el contexto. Así que en esta época de crisis económica, moral y emocional que vivimos, más que nunca hay que sacar este carácter de dentro para solventar los problemas. Pero, ¿cómo? Con actividades en el aula y en casa que fomenten el trabajo en equipo, la reinvención y la confianza en sí mismo.

“Nosotros no podemos darle a los niños respuesta a las preguntas del futuro —no las conocemos—, pero sí podemos hacer que sean creativos y que tengan el coraje de buscar una solución a las cuestiones. Muchas escuelas desarrollan esta teoría de una forma errónea”, sostiene Christopher Clouder, director de la Plataforma para la Innovación en Educación de la Fundación Botín. Clouder habla de lo que los expertos denominan desde 1995 “inteligencia emocional” gracias al psicólogo estadounidense Daniel Goleman. Está en boca de muchos dirigentes, pero a la hora de la verdad en España se cultiva poco en las aulas. “Los políticos creen que cuesta formar en inteligencia emocional, cuando no es así. Prefieren decantarse por lo que saben. Ciencias, Matemáticas, Lengua… Y los profesores son presionados para que enseñen cada vez más estas materias. Eso lo vemos en los informes PISA”.

Carina Szpilka, hasta hace tres semanas directora de ING Direct España y una de sus fundadoras, es un claro ejemplo de la importancia del control de las emociones. “Según avanzas en una organización es mucho más importante saber de psicología que de finanzas y de números”. La ejecutiva está convencida de que con la aplicación de técnicas emocionales se llega al éxito. “Me han acusado de buenista, pero he visto que si eres capaz de modular la inteligencia emocional de las personas obtienes unos resultados de negocio muy superiores y con un esfuerzo menor”.

Szpilka ha triunfado en su campo, como lo han hecho en sus áreas el cirujano y experto en liderazgo Mario Alonso Puig y el publicista Luis Bassat. Los tres, reunidos por la Fundación Botín en el marco de la mesa redonda La inteligencia que España necesita se puede desarrollar, lo achacan a sus habilidades para relacionarse o controlar y manejar sus sentimientos, más a que sus conocimientos racionales.

Se acabó la relación jerárquica en el aula

Los niños y adolescentes necesitan tiempo libre para reflexionar y hasta aburrirse, el interruptor necesario para que desprendan su creatividad. “Me preocupa que los niños ya no jueguen”, defiende Christopher Clouder, director de la Plataforma para la Innovación en Educación. Pues en su opinión así, “aprenden a ser disciplinados y a controlar su conducta”.

Jugar en la calle y el aula donde el docente debería cambiar su papel. “La relación jerárquica con el profesor se olvida de la importancia de estimular las relaciones horizontales de la clase. Al hacerlo sitúa a los alumnos en un papel de dependencia respecto al docente, cuando este tipo de relación grupal puede generar aburrimiento y desmotivación”, razonan Coral López y Carmen Valls en Coaching educativo, las emociones, al servicio del aprendizaje.

“Es más efectivo si los profesores aprenden inteligencia emocional mientras que cursan Magisterio que cuando ya ejercen”, prosigue Clouder. “Yo voy a sus clases y son demasiado académicas. Ser creativo o la forma de relacionarse con los padres debería estar en el currículum”. El problema, piensa el fundador del Consejo Europeo para la Educación Waldorf-Steiner es que en muchos sitios los profesores están desmotivados porque están “mal pagados, sus alumnos no les tienen respeto y no pueden controlar la clase.

La tarea por delante parece ardua. La psicóloga María Jesús Álava y Susana Aldecoa, directora del colegio Estilo, advierten en su libro La buena educación que “cada vez hay más adolescentes y jóvenes para los que su principal compañía es la tecnología. Son capaces, en teoría, de ‘comunicarse‘ con cientos de desconocidos y, sin embargo, se bloquean cuando tienen que relacionarse con los compañeros que tienen al lado”. Y ya entonces tienen problemas emocionales que encarar, como la obesidad, la pobreza o el acoso en clase y cibernético.

Las nuevas generaciones se verán forzadas, más que las anteriores, a demostrar sus habilidades sociales. La infancia se encoge —en las niñas cinco meses por década— pero sobre todo lo que muta es el mundo que nos rodea y los profesores y los padres están obligados a prepararles para el futuro. ¿Cómo será este? La activista del aprendizaje independiente Kio Stark señala cuatro claves para el éxito de la educación emocional: se aprende más en grupo que solo, en muchas profesiones disminuye la preparación académica, las experiencias de instrucción recordadas con más cariño son fuera del aula y los más felices en aprender son quienes lo hacen porque están motivados internamente, no los que buscan la recompensa de otros.

Bassat, Alonso Puig y Szpilka, se atreven a demandar el uso de las emociones para salir de la crisis. Los españoles somos creativos, piensan, pero incapaces de valernos de nuestras habilidades —que en muchos casos desconocemos— para progresar. Por ello defienden que se apliquen técnicas de inteligencia en las aulas como ocurre en Reino Unido o Escandinavia. “En España se sigue el modelo francés que se basa en una aproximación más intelectual”, se lamenta Clouder, ligado al método educativo Waldorf durante décadas.

Alonso Puig es tajante: “No es cierto que las capacidades de razonamiento y análisis y las emocionales sean dos entes totalmente distintos. Es una ilusión óptica. Se pueden distinguir, pero no se pueden separar. A nivel intelectual yo puedo pensar que algo es fabuloso, impecable, pero el inconsciente no está en la cabeza, está en el cuerpo, en el corazón. Y a ellos se llega a través de experiencias, no a través de ideas y conceptos”.

Alonso Puig asegura que está demostrado que las emociones abren el intelecto. “Pensar que la inteligencia es una capacidad fija es un error que se paga muy caro. Quienes tienen esa certeza, cuando se encuentran ante un problema y no saben enfrentarse a él lo dejarán. Mientras que quien lo encara puede hallar la solución”. Pero, ojo, el doctor está convencido de que no se consigue sacar las emociones “por arte de magia”. “Supone un compromiso: el de levantarse después de cada caída”.

Szpilka, autora del blog #otra forma de liderar, cuenta su experiencia. Formaba parte de un comité de dirección que no funcionaba bien pese a que sus miembros se conocían desde hacía nueve años. “Se confundía mantener el buen ambiente con expresar abiertamente lo que cada uno pensaba sin ofender al de al lado, y no iba bien”. Así que decidió generar más confianza utilizando técnicas tras realizar un cuestionario para saber si lo que expresaban coincidía con lo que sentían. Es decir, si querían mandar, compartir o si necesitaban afecto. Las tres mismas necesidades —inclusión, control y afecto— que analizan en el Ejército de Estados Unidos desde que detectaron que muchos soldados abandonaban sus filas por desmotivación.

Los muchachos de hoy en día tienen que prepararse para una trayectoria profesional que tendrá más de una parada, varias mudanzas, distintas ciudades. Necesitarán flexibilidad. “Cuando dije que me iba para dedicarme a otras cosas me miraban como si fuese una extraterrestre. La sociedad me juzgó un poco. Hay que quitar viejos hábitos para dejar entrar algunos nuevos”, sostiene Szpilka, quien no desvela a qué se va a dedicar a partir de ahora. Hay un inmovilismo que disgusta al doctor: “Aquí se decía eso de ‘para estar seguro haz Medicina, haz Arquitectura...’. ¿Y dónde ha quedado eso? Los pioneros de los grandes negocios actuales han desafiado esta regla”.

Es mucho más importante saber de psicología que de finanzas

La Fundación Botín lleva algunos años tratando de introducir en los centros escolares —160 en cuatro comunidades— los cambios que propiciarán esos nuevos líderes del futuro. Para mejorar la calidad de vida, el clima académico y el rendimiento de los estudiantes españoles. Han detectado que con las artes afloran los sentimientos y la creatividad, por lo que sus niños acuden a conciertos y a exposiciones y luego crean sus propias obras. “Hemos empezado ahora también a trabajar con los coros. La voz es lo más sencillo y se crean acciones muy positivas en equipo”, cuenta Fátima Sánchez, la directora de Educación de la fundación.

Los estudiantes sometidos a esta planificación, aseguran, mejoran un 5,6% en claridad o comprensión emocional, según sus tres pruebas de evaluación. Es decir, son más capaces de identificar sus emociones y las del próximo y, por tanto, usar estrategias para resolver los posibles problemas. Por el contrario, los no inscritos pierden un 1% de esa capacidad con el paso del tiempo. Sus estudiantes, además, optimizan un 4,6% su habilidad para defender sus derechos y expresar ideas y sentimientos evitando conflictos, frente al 0,6% de los no integrados en el programa. Y, por último, dicen, bajan los niveles de ansiedad —un 13%— íntimamente relacionados con la violencia y las drogas. Y a menor conflictividad en el centro mayor es el rendimiento académico.

“Las mudanzas personales se hacen por necesidad, no porque uno quiera hoy. La triste realidad es que la crisis ha dejado a mucha gente sin expectativa de encontrar trabajo. Cuando chicos que han estudiado Publicidad me preguntan ‘¿qué hago ahora?’ yo les digo que monten una agencia en su dormitorio. Que le regalen una web a su peluquero y al del bar en el que toman café… Y cuando tengan 10 páginas estupendas, que las ofrezca cobrando algo”. Pero para seguir ese consejo de Bassat es necesario tener un arrojo y un autocontrol que se trabaja con técnicas emociones. “La crisis está revelando una falta confianza para emprender nuevos proyectos. Estamos muy acostumbrados a que todo nos venga de fuera y no hemos hecho el trabajo de liderazgo personal para hacer frente a las dificultades”, razona Alonso Puig. Y añade: “Los talentos y capacidades se descubren en momentos de dificultad”. Ello obliga a tomar decisiones, una práctica que en general rehuimos. Bassat se desespera: “Nos dan miedo los riesgos y resulta que estamos tomando el mayor, el de no movernos”.

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana