Selecciona Edición
Iniciar sesión
TRIBUNA

Horizonte 2020: una oportunidad para la ciencia y la innovación en Europa

El nuevo programa marco llega en un momento crucial en el que la Unión debe apostar por la investigación para recuperar competitividad

El nuevo programa marco, Horizonte 2020, llega en un momento crucial en el que Europa debe apostar por la investigación y la innovación para recuperar su competitividad y volver a crear empleo de calidad. El programa llega justo a tiempo para implementarse puntualmente a comienzos de 2014 y aliviar en parte la falta de recursos que ahoga a nuestros científicos. Horizonte 2020 pondrá 70.200 millones de euros a su disposición durante los próximos siete años.

Para afrontar la difícil coyuntura socioeconómica, Horizonte 2020 sienta las bases para avanzar hacia una economía basada en el conocimiento, dinámica y competitiva. Ello exige excelencia científica, liderazgo industrial sustentado en la innovación y a la vez respuestas innovadoras a los retos sociales que más preocupan a la ciudadanía. Es de celebrar, por tanto, que estas sean las tres prioridades que estructuran el programa.

Para su ejecución, los proyectos de cooperación transnacional, de carácter pre-competitivo y de tamaño mediano, seguirán siendo el principal instrumento de Horizonte 2020, que gozará de un enfoque más amplio que el programa marco anterior, al contemplar conjuntamente el apoyo a la investigación y a la innovación en un único reglamento.

El programa que acabamos de aprobar es el fruto de dos años de intenso trabajo legislativo, en el que el Parlamento Europeo, haciendo uso de las competencias que le da el Tratado, logró imponer en la negociación, con un Consejo más ávido de recortes que de políticas de crecimiento, mejoras significativas para avanzar en su objetivo de lograr un sistema europeo de I+D+i fuerte y competitivo.

Apoyar la excelencia de nuestra ciencia y de nuestro personal investigador fue siempre una prioridad. No es tolerable que el talento existente en Europa se eche a perder o se vea forzado a emigrar por falta de oportunidades. Por esto, en Horizonte 2020, se han reforzado todas las medidas destinadas a robustecer nuestra capacidad de atraer, retener y promover a los mejores investigadores. Así el Consejo Europeo de Investigación dispondrá de 13.100 millones, frente a los 7.500 del programa marco anterior, lo que representa cerca de un 75% de incremento en un presupuesto que está destinado a financiar la investigación en las fronteras del conocimiento, para que científicos excelentes trabajen en proyectos de alto riesgo que son los que, además, gozan de un gran potencial innovador. Para apoyar de manera especial a nuestros jóvenes investigadores, se ha incrementado, también, el presupuesto de las Acciones Marie Curie hasta 7.200 millones de euros, frente a los 4.750 del programa marco anterior, y frente a la propuesta inicial de la Comisión, lo que supondrá un importante balón de oxígeno para nuestros jóvenes, victimas de los recortes que, erróneamente, están haciendo algunos países, como el nuestro, en sus políticas de becas.

Ampliar el impacto del programa marco, mejorando los cauces de participación y simplificando los procedimientos, fue también uno de nuestras metas. Europa necesita poder utilizar todo su potencial y apoyar la excelencia donde quiera que esta se encuentre. La nueva prioridad "Difundir la Excelencia y Ampliar la Participación", incluida por el parlamento en Horizonte 2020, ofrecerá nuevas posibilidades a aquellos investigadores, equipos o centros excelentes pero que por diferentes circunstancias no se benefician actualmente de financiación europea.

El acuerdo garantiza, también, una mejor y más amplia participación de las PYMEs en el programa. Frente al 15% recomendado por el programa marco anterior, Horizonte 2020 destinará obligatoriamente un 20% de su presupuesto, unos 14.000 millones de euros, a apoyar la participación de las PYMEs en tareas de I+D+i, no en vano estas siguen siendo las principales creadoras de empleo en Europa y un actor imprescindible para poder llevar los resultados de la investigación al mercado a través de la innovación. Además, con un nuevo instrumento, el programa abre también la puerta a que las PYMEs puedan presentar propuestas en cualquier momento y sin predeterminación temática más allá de las prioridades generales marcadas por Horizonte 2020.

Si nuestro objetivo como europeos es disponer de un sistema de ciencia e innovación fuerte que aspire a la excelencia, este no puede permanecer aislado. Para ello establecer un diálogo eficaz entre ciencia y sociedad es un imperativo. Horizonte 2020, a través de la prioridad "Ciencia para y con la Sociedad", sientan las bases mejorar este diálogo. Si la ciencia debe ser una prioridad para la inversión pública, es necesario que la ciudadanía comparta sus valores y reconozca su contribución al conocimiento y al progreso. Con la misma intención, se ha trabajado para que los actores implicados en la I+D+i participen en la fijación de prioridades. En Horizonte 2020, nuestras universidades, centros de investigación y empresas tendrán un mayor protagonismo a la hora de proponer ideas e identificar nuevas oportunidades, al verse incrementada la posibilidad de convocatorias “bottom-up”..

El acceso abierto y gratuito a las publicaciones derivadas de la investigación financiada por Horizonte 2020 será obligatorio. Se ha incluido como uno de los principios fundamentales del programa. En época de dificultades y de restricciones presupuestarias, el acceso libre a las publicaciones ampliará, sin duda, el impacto de la inversión pública facilitando el acceso a los resultados de la investigación, evitando así duplicidades innecesarias y acelerando el progreso científico.

Los principios fundamentales de Horizonte 2020 incluyen, también por primera vez, la Igualdad de Genero. Un principio que el parlamento ha desarrollado en una doble vertiente: estableciendo las condiciones para asegurar una mayor presencia de las mujeres en el sistema de ciencia e innovación europeo, e incluyendo la perspectiva de género en todas las actividades de investigación e innovación para avanzar hacia soluciones que se adapten a las necesidades de toda la población. Ambos elementos tienen una clara incidencia en la excelencia de la investigación, en la eficiencia del programa y en la rentabilidad de su presupuesto.

Un presupuesto final, de 70.200 millones, impuesto por unos estados europeos que siguen cegados por la austeridad que, aun siendo superior al del programa marco anterior, ha rebajado la propuesta que había hecho el parlamento. Para paliar los efectos de este recorte en la ejecución del programa, se han reforzado los instrumentos de financiación previstos en Horizonte 2020, de probada eficacia para atraer capital privado a la I+D+i, se han creado nuevos instrumentos para mejorar la coordinación científica de algunas áreas y se han establecido nuevas sinergias con otras políticas y fondos comunitarios.

El Parlamento Europeo ha trabajado duro para conseguir un nuevo Programa Marco efectivo y ambicioso que fuera un buen instrumento para el crecimiento y la creación de empleo de calidad, pero solo la fortaleza de la Europa en su conjunto, en investigación e innovación, nos hará competitivos en un mundo global. Para ello, estados y regiones deben utilizar los fondos europeos pero también establecer sus propios recursos para construir una base científica e innovadora sólida que les permita avanzar en la excelencia. Algunos gobiernos vienen haciéndolo desde hace tiempo, incluso durante la crisis, y disfrutan en la actualidad de situaciones privilegiadas frente a otros que, como el español, se equivocan dando la espalda a la ciencia y a la innovación.

Europa dispone ahora de un nuevo programa marco con enorme potencial. Está en manos de los gobiernos de sus estados y regiones el saber aprovechar esta oportunidad, no solo para conseguir una buena participación en el nuevo programa marco, si no sobre todo, para que Europa pueda retomar la senda del crecimiento, de la creación de empleo y generar bienestar para todas y todos.

Teresa Riera. Catedrática de Universidad. Diputada Socialista en el Parlamento Europeo y ponente del nuevo Programa Marco de Investigación e Innovación, Horizonte 2020