Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros primeros padres no eran medusas, pero se les parecían mucho

El ctenóforo, un ser gelatinoso de simetría radial, precedió a las esponjas en los océanos precámbricos hace 600 millones de años

Representación de un ctenóforo. Ampliar foto
Representación de un ctenóforo.

Los orígenes de nuestra estirpe, los primeros animales que nadaron por los océanos precámbricos hace unos 600 millones de años, han dejado de ser un misterio. No son las esponjas, como los evolucionistas habían supuesto, sino un grupo tan marginal y poco reseñable que ni siquiera tiene un nombre común en español. Tenemos que llamarlos ctenóforos, como hacen los especialistas. Son superficialmente parecidos a medusas, con un cuerpo de consistencia gelatinosa y simetría radial (como la de una rueda). La secuenciación de su genoma revela ahora que son un fósil viviente de nuestros primeros padres, los primeros animales que evolucionaron desde los organismos unicelulares que les precedieron en la historia de la vida.

Joseph Ryan y sus colegas del programa de secuencia comparativa y los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estadounidenses presentan en Science el primer genoma de un ctenóforo, Mnemiopsis lidyi, llamada a veces nuez de mar (sea walnut) y nativa de las costas atlánticas del continente americano. Si sus conclusiones son correctas, los ctenóforos habrán desbancado a las esponjas como pioneros de la vida animal, y la historia de nuestra evolución temprana tiene que sufrir algunos ajustes.

La cuestión más importante tiene que ver con las llamadas capas germinales, uno de los conceptos más importantes de la evolución y el desarrollo. La mayoría de los animales, incluido el que les habla, empezamos nuestro desarrollo como gástrulas, unas esferas huecas con tres capas de células. La capa de fuera (ectodermo) da lugar a la piel y el sistema nervioso; la de dentro (endodermo) genera el sistema digestivo y las vísceras. Y la que está entre ambas (mesodermo) produce el esqueleto y los músculos.

Como el mesodermo no existe en los animales más simples, como las esponjas (poríferos) y las medusas (cnidarios), los naturalistas han supuesto durante más de un siglo que esa capa germinal, y los tipos de células que construyen el músculo, habían evolucionado tardíamente. Pero los ctenóforos sí tienen mesodermo y células musculares. Si son los animales más primitivos —más primitivos que las esponjas y las medusas—, debe inferirse que el mesodermo es una invención evolutiva tan antigua como las otras dos capas germinales. Y que el invento se perdió después en las esponjas y las medusas.

Alternativamente, las células musculares pueden haber evolucionado en los ctenóforos de forma independiente a los demás animales. Cualquiera de las dos posibilidades resulta chocante, pero muchas revelaciones evolutivas de la genómica lo han sido en los últimos años.

Otra conclusión afecta a las neuronas: puesto que las esponjas no tienen estos tipos celulares, pero los ctenóforos sí, hay que concluir de nuevo que los primeros animales tenían neuronas y las esponjas las perdieron después. De nuevo un resultado inesperado, o al menos contrario al sentido común. Pero la genómica se ha abierto camino en la noche de los tiempos.