Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Lago de Sanabria "empeora" tras el arranque de las depuradoras

La puesta en marcha del sistema de depuración arrastra más residuos fecales al embalse, según un nuevo estudio de la Estación Biológica Internacional.

La Confederación Hidrográfica del Duero, encargada del control del agua, considera “inconsistentes y “superficiales” las conclusiones

Fondo del lago de Sanabria, en una imagen tomada por la Estación Biológica Internacional.

Lejos de arreglar la turbidez del Lago de Sanabria, el arranque de las dos depuradoras aledañas a este estanque ubicado en un parque natural de la provincia de Zamora, ha contribuido a empeorar la calidad de sus aguas por el “efecto lavado” de los residuos acumulados en las canalizaciones. Esta es la principal conclusión del último estudio de la Estación Biológica Internacional (EBI), empresa que viene denunciando vertidos de aguas fecales en este lago y que tanto la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León como la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) niegan. Desde la CHD, encargada de controlar los vertidos, consideran que estos informes son “inconsistentes y carentes de verosimilitud”. Sus visiones de este lago, el único de origen glaciar del país, siguen siendo radicalmente distintas.

Las visiones de este lago, el único de origen glaciar del país, siguen siendo radicalmente distintas

El estudio de la EBI, coordinado por el doctor en Biología Antonio Guillén, analiza el agua del lago desde octubre a primeros de diciembre y concluye que la contaminación se ha intensificado en ese periodo. “Se ha perdido gran parte de la biodiversidad del fitoplacton, esencial para mantener un agua de alta calidad, y se ha rebasado de forma alarmante los niveles de fósforo y nitrógeno”, contempla el trabajo. La EBI, propietaria de un catamarán ecológico que ofrece visitas al lago, atribuye el empeoramiento de la calidad del agua a la “reactivación apresurada de depuradoras y colectores deficientes” tras la denuncia pública. “Llevaban años sin funcionar, ni mantenimiento. Se han arrastrado enormes cantidades de nutrientes fecales acumulados en las infraestructuras”, contemplan.

“Nunca ha habido contaminación”, mantiene un portavoz de la Junta de Castilla y León

De momento, tanto la Consejería de Medio Ambiente como la CHD no advierten este cambio en el Lago de Sanabria. “Nunca ha habido contaminación”, mantiene un portavoz de la Junta. Desde la CHD aseguran que el lago recibe como mucho el 20% de los residuos que le llegaban en los últimos diez o doce años porque el vertido más grande, procedente de la población de San Martín de Castañeda, se desvió hace años y vierte aguas abajo del lago. “Si evoluciona a mejor o peor no es debido a los vertidos”, contempla José Valín, presidente de la CDH.

"Cuando llegue la primavera van a brotar los organismos que lo han colonizado”, contempla el biólogo Antonio Guillén

En la Confederación Hidrográfica, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, también niegan que se hayan reactivado las depuradoras tras años de inoperatividad. “Llevan funcionando ininterrumpidamente desde que se construyeron salvo incidentes puntuales”, defienden. Al menos media docena de vecinos de Ribadelago, población anexa al embalse, niegan que estas instalaciones hayan funcionado con normalidad en estos últimos años.

El biólogo Antonio Guillén afirma que la presencia masiva de un alga, la tabellaria fenestrata, prueba un proceso de eutrofización que, si no se remedia, llevará a una contaminación irreversible del lago. Su trabajo estima que esta alga tiene una dominancia del 98,71% y alerta ante un descenso de especies biológica, que ha pasado de 37 contabilizadas en 2008 por la CHD a las cinco registradas por sus trabajos. La CHD cita un muestreo cuantitativo propio del 30 de agosto que eleva las especies a 35, y establece el porcentaje de dominancia de las algas del género tabellaria en un 30%, que además de la fenestrata incluye otras especies.

El lago recibe como mucho el 20% de los residuos que le llegaban hace doce años, afirma la Confederación Hidrográfica del Duero

“Estos errores en la información de la EBI se deben, casi con total seguridad a que no se ha utilizado la metodología correcta (…) tampoco se ha demostrado que esta especie sea indicadora de aguas contaminadas o de eutrofización”, replican en la CHD. El organismo reconoce que la presencia de este alga "es mayor que la que presentaba hace 7-10 años", sin embargo, añade que no se conocen las causas.

Guillén advierte que los efectos de esta presencia masiva no tardarán mucho en apreciarse. “Todo este abono ahora no se percibe, pero cuando llegue la primavera van a brotar los organismos que lo han colonizado. La explosión de vida se va a notar”, contempla el biólogo.

El informe incluye una comparativa de la trasparencia entre las aguas del Lago de Sanabria y el de Navadelpozo, situado a 1,5 kilómetros por encima, en el curso del río Tera. En ellas el agua de Sanabria se ve más turbia. La imagen demuestra, según Guillén, que el empeoramiento de la calidad del agua no se debe a un proceso natural, al que también están expuestas las aguas de Navadelpozo, sino a que las depuradoras no han funcionado en mucho tiempo.