Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

20.000 becarios menos

Castilla y León es la comunidad en la que se redujeron más los beneficiados

El ministerio reconoce una caída del 2,7% en los perceptores de ayudas

El curso 2012-2013 —el primero en el que se empezó a aplicar el endurecimiento de los requisitos académicos que el año pasado impuso el Ministerio de Educación para acceder a las becas—, se cerró con menos alumnos becados por el departamento de José Ignacio Wert que el anterior. En total, el curso 2012-2013 hubo 19.584 perceptores menos de las becas de las convocatorias general, de movilidad, de colaboración y de las destinadas para alumnos con necesidades especiales de todos los niveles educativos. Se pasó de 720.178 beneficiarios en el curso 2011-2012 a 700.594 el siguiente. Esta reducción supone un recorte del 2,7%. Supone también el primer reconocimiento del ministerio, de forma oficial y con datos detallados por comunidades, de una caída en las becas, ya que hasta ahora lo único que había eran estimaciones y datos provisionales. Esta reducción confirma un importante cambio de tendencia: desde que la crisis se instaló en España el número de alumnos becados se ha incrementando de forma sostenida año a año, una consecuencia lógica del empobrecimiento de las familias.Ahora, ese camino se trunca.

Tras estos números y porcentajes hay nombres, apellidos e historias. Como la de Raquel Giménez, que estudia Filología Francesa en la Universidad de Murcia. Ella tenía que aprobar 12 de las 13 asignaturas, pero se ha quedado a media asignatura de mantener su beca de 4.000 euros. Así que este curso esta alumna con casi un siete de media se ha matriculado en menos asignaturas para poder afrontar los 900 euros de tasas. Su madre no trabaja y su padre, apenas media jornada. Se ha dejado para el año que viene dos materias y el trabajo fin de carrera, que suponen otros 800. “No podía desembolsar tantísimo dinero”, argumenta. Giménez vive a 50 kilómetros de la ciudad de Murcia y dedica más de dos horas diarias en su desplazamiento en autobús. “Antes vivía en la ciudad, pero ahora no me lo puedo permitir”. Su sueño es hacer el máster de profesorado de secundaria, pero los 2.000 euros que cuesta lo convierten en “una utopía”. Por lo pronto, el año que viene tampoco tendrá beca porque no se matriculará en los créditos mínimos. “Deberían de existir las medias becas”, propone esta alumna afectada por los recortes.

Discordia en las solicitudes

La reducción del número de becados protagonizó la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados de la semana pasada. En su intervención, el ministro José Ignacio Wert aseguró que en Andalucía hubo 10.253 becados menos en el curso 2012-2013 “fundamentalmente” porque se redujo “el número de peticionarios”.
Sin embargo, esta interpretación del ministro no cuadra con los datos recabados por este periódico hace unos meses de las universidades andaluzas, que situaban el problema, no en el número de solicitudes —que prácticamente estaba igual—, sino en el incremento del número de peticiones rechazadas, que crecía más de un 10% respecto al curso 2011-2012.
Los datos recabados por Julia de la Fuente, vicerrectora de la Universidad de Sevilla, también apuntan en esa dirección. En el curso 2011-2012, se concedieron 16.318 becas en su centro sobre una población de 60.511 estudiantes. Es decir, el 26,97% del alumnado recibió algún tipo de ayuda. El curso pasado, con los nuevos requisitos ya en marcha, 15.706 de los 60.433 estudiantes de la Universidad de Sevilla lograron la beca solicitada. Esto implica que en el curso 2012-2013 un 25,99% de los alumnos de este centro consiguieron la ayuda, lo que supone un punto menos que el año anterior.
De la Fuente cree que ese punto de diferencia es la prueba de los efectos negativos de los cambios introducidos por el ministro en los requisitos para lograr las ayudas al estudio.

pulsa en la foto
Reducción del número de becarios

Los responsables universitarios y de algunas comunidades autónomas llevan más de un año alertando del efecto negativo que podrían tener los nuevos requisitos académicos que aprobó el ministerio para acceder a las becas. El 18 de noviembre, el Gobierno de Mariano Rajoy remitió un escrito al Congreso de los Diputados en el que se comparaba por comunidades el número de becarios de 2011 y 2012 en la mayoría de las ayudas que comprenden las becas generales. Fue en respuesta a una pregunta del diputado socialista Miguel Ángel Heredia, que se queja de que ha necesitado presentar 26 iniciativas para que el ministerio facilite los datos. Y lamenta: “están incompletos”. Faltan algunas becas como las Erasmus, las Séneca o las rebajas en las tasas de las que se benefician los alumnos de familias numerosas.

Pero los datos que ha proporcionado el ministerio sirven para apreciar ya una reducción de becarios en el primer año de implantación de los nuevos requisitos académicos. Las enseñanzas universitarias son las más afectadas en términos porcentuales. En el periodo analizado, se produjo una bajada de 8.812 becados, lo que supone un 2,9% de caída. Julia de la Fuente, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Sevilla, apunta directamente a los nuevos requisitos. Por ejemplo, en su campus —el que más alumnos con beca tiene de todo el país— 500 chicos de nuevo ingreso se quedaron sin ayuda por no llegar al 5,5 exigido, medio punto más que lo requerido en el curso 2011-2012. De la Fuente critica que a los alumnos con menos recursos económicos “se les exija un esfuerzo adicional”, ya que aquellos que provienen de familias sin problemas pueden estudiar aunque tenga solo un 5 de nota media.

Los requisitos académicos también cambiaron en los niveles no universitarios. Por ejemplo, para la beca compensatoria se exigió a los alumnos de nuevo ingreso en Bachillerato y grados superiores de FP una nota media del 5,5, algo que no existía hasta entonces. Los datos facilitados por el departamento de Wert apuntan a una reducción del 2,58% del número de becarios en las enseñanzas no universitarias. Se pasó de 416.834 en el curso 2011-2012 a los 406.062 al siguiente año, lo que supone una reducción de 10.772 perceptores.

Por comunidades autónomas, la más afectada en términos porcentuales fue Castilla y León, con una caída del 5,8%, lo que implica una rebaja de más del doble de la media. En una horquilla de reducciones similares están otras autonomías como Canarias (5,1%) y Baleares (4,7%).
Sin embargo, también hay comunidades que incrementaron el número de becados por el ministerio en el mismo periodo. En Navarra, por ejemplo, hubo 184 beneficiarios más, lo que supone un 3,6% de incremento. En Cataluña también: hubo 1.946 alumnos más con ayuda, lo que implica una subida del 2,5%.

Pero estos incrementos no fueron suficientes para compensar las caídas en algunas de las comunidades más pobladas. Andalucía, donde estudia el 25% de los chicos con beca del país, perdió 10.253 perceptores, lo que implica una reducción del 5,3%. Ocurre algo similar con Valencia, que perdió 5.010 becados, lo que sitúa su descenso en el 5,3%.

La caída general del 2,7% apunta a un cambio de tendencia. Entre el curso 2008-2009, cuando arrancó la crisis, y el 2011-2012, antes de que cambiaran los requisitos académicos, el número de becados con cualquier tipo de ayuda ministerial se incrementó en casi medio millón de personas.
Hace cinco años, había en España 1.388.575 perceptores tanto en los niveles universitarios como en los no universitarios. En el curso 2011-2012, habían subido hasta los 1.867.231, lo que implica un incremento del 34,4%. En estos datos, que sí están colgados en la web del ministerio, se incluyen todas las fórmulas de ayudas y becas del Gobierno central.

Más información