Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sanidad prohibirá el cigarrillo electrónico en hospitales, colegios y edificios públicos

El ministerio y las comunidades autónomas acuerdan elaborar una norma estatal para regular el uso de este producto

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha acordado con las comunidades autónomas elaborar una norma estatal para prohibir el consumo de cigarrillos electrónicos en centros sanitarios y escolares, en las administraciones públicas y en el transporte público. Mato ha reconocido que el debate sobre la cuestión ha sido "intenso" en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, la reunión de máximo nivel entre comunidades y Ministerio de Sanidad, celebrado hoy.

La ministra ha informado en rueda de prensa tras el consejo de que su intención es plantear a los grupos parlamentarios la ampliación de la prohibición a todos los lugares públicos cerrados, tal y como sucede ahora con los productos del tabaco y según recoge la actual Ley del Tabaco. Mato ha manifestado que todas las comunidades están de acuerdo en la necesidad de regular estos productos a nivel nacional y que el "objetivo prioritario irrenunciable" de los cambios será la protección de los menores. 

El presidente de la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico  (ANCE), Manuel Muñoz, considera que "el cigarrillo electrónico no es equiparable al tabaco" y, por tanto, entiende que en su regulación no se debe incluir la prohibición de vapear en los sitios públicos cerrados, a excepción de los lugares acordados en el Consejo Interritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). "Compartimos y nos alegramos de la decisión, pero la tomamos con cautela; mientras seguiremos trabajando por el bien del sector", ha explicado a Europa Press.

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha manifestado hoy a Efe que los cigarrillos electrónicos son "una gran trampa, muy peligrosa y engañosa". Ha añadido que "hay que regularlo de forma drástica", es decir, equiparándolo al tabaco convencional e incluyéndolo en la ley antitabaco. "Se pretende dar la sensación de que son una alternativa al tabaco, inocente e inofensiva, y no lo es porque perjudica a la salud. Llevan compuestos tóxicos y producen dependencia como la nicotina", ha opinado.

Preguntada por los periodistas tras el consejo, la ministra Mato ha asegurado que su departamento ha colaborado en la elaboración de la nueva Ley del Aborto que está a punto de llegar al Consejo de Ministros. "Por la parte que nos afecta, porque hay una cuestión importante de garantías sanitarias para las mujeres", ha afirmado, pero ha rechazado informar sobre las medidas que finalmente incluirá. El "responsable de esa cuestión" es el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha asegurado.