vida & artes

Mucho gas para tan poca luz

Las centrales de ciclo combinado, una de las mayores inversiones industriales de la historia reciente, operan apenas al 10% tras la caída de la demanda eléctrica

Iberdrola, propietaria de la central de ciclo combinado de Arcos de la Frontera (Cádiz), ha pedido autorización para su cierre parcial.

En el país de aeropuertos sin aviones, silenciosas autopistas de peaje y urbanizaciones a medio acabar, abundan las fábulas del tiempo de los excesos, y sus moralejas. Aquí se cuenta otra, pero no otra más: porque la que está varada es una de las mayores inversiones industriales de la historia reciente. Gigantes de la energía se gastaron más de 15.000 millones de euros en levantar decenas de centrales de ciclo combinado para generar electricidad a partir de gas natural. Ahora apenas funcionan al 10% de su capacidad, el Gobierno discute con las empresas el cierre temporal de varias y hay ya quien se plantea desmantelarlas.

La pretensión, hace una década, era transitar a un futuro sostenible de la mano de plantas más eficientes, que usan un combustible fósil menos contaminante que el fuel o el carbón. Y que se adaptan mejor a las renovables por su capacidad para graduar su aportación a la red eléctrica: algo esencial cuando el sol y el viento, intermitentes, ganan protagonismo. Pero los planes no pasaron la prueba de la falta de demanda.

El despliegue fue muy intenso. “Hubo sobreinversión”, dice un experto

En 2008, con las centrales de ciclo combinado ya a todo trapo, un 32% de la electricidad consumida en España se produjo con gas, el doble que el carbón (16%). Hasta ahí, lo previsto. Pero cuando el uso creciente de renovables se combinó con la crisis y otros factores, el guion dejó de valer: la producción con carbón aguanta, mientras la generación a partir de gas se desploma. Este año, los ciclos combinados solo generan un 9% de la electricidad, frente al 14% producida en plantas de carbón, que emiten más del doble de gases de efecto invernadero.

Pedro Linares, codirector del centro de investigación Economics for Energy, explica por qué, en los primeros años de este siglo, las centrales de ciclo combinado fueron la principal apuesta de las compañías para responder a la, entonces, creciente demanda eléctrica. “Había financiación barata y fácil, su construcción era menos costosa y más rápida que otras centrales convencionales y eran menos contaminantes. Se percibía poco riesgo, hubo sobreinver-sión”, acota el coordinador de la cátedra BP en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid.

“Hay que remontarse a las condiciones en las que se tomaron esas decisiones”, abunda Mariano Marzo, catedrático de Recursos Energéticos en la Universidad de Barcelona. Como en las matrioskas, la del gas sería una burbuja, dentro de otra (de consumo), dentro de la enorme burbuja de crédito de la década pasada. “La planificación energética se hace a años vista, y entonces la demanda en España iba como un cohete”, enfatiza Marzo. También contribuyó el respaldo público, con millonarios incentivos a la inversión con cargo a la factura de la luz, que permiten recuperar más de un tercio del gasto en varios años.

Solo Alemania, en la Europa continental, resiste la comparación, aunque ni siquiera allí el despliegue fue tan intenso. Desde que se inauguró la primera central de ciclo combinado en 2002 hasta que se alcanzaron los 27.000 megavatios de potencia instalada —es la tecnología con más capacidad de generar energía en España—, solo pasaron siete años. Y las solicitudes en trámite llegaron a duplicar esa cifra.

“Pesó también un comportamiento de rebaño, gregario, nadie quería perder cuota de mercado”, afirma Natalia Fabra, profesora de Economía de la Universidad Carlos III. “Hubo sobreinversión, una burbuja si se le quiere llamar así, esa es una de las razones que explican por qué ahora están produciendo tan poco”, sostiene.

Generaron un tercio de la electricidad en 2008, ahora vuelve a superarles el carbón

¿Cuáles son esas razones? Los expertos consultados y las principales compañías (Gas Natural, Iberdrola y Endesa) coinciden en que la caída de demanda desencadena el proceso, pero también hay discrepancias radicales. Las empresas defienden que no hay “sobreinversión”, sino “infrautilización”. Y achacan buena parte del problema al acelerado desarrollo de las renovables.

“Han alcanzado una potencia total muy por encima de las cifras inicialmente contempladas”, dicen de las renovables desde Endesa. Eso, añaden, y un sistema que “les da prioridad respecto a otras centrales más eficientes, ha conducido a que no haya hueco para la operación normal de los ciclos combinados”.

“La capacidad construida de ciclos combinados ha quedado por debajo en un 10% de la planificación indicativa entre 2005 y 2011”, tercia en otro correo electrónico Gas Natural, en referencia a planes que aprobó el Gobierno de entonces. “La capacidad sobrante es del conjunto del sistema”, insiste la compañía que preside Salvador Gabarró. También en que los ciclos combinados son esenciales como tecnología de respaldo: “Los sistemas con fuerte penetración de renovables, como el nuestro, tienden a infrautilizar la capacidad térmica disponible aunque esta sea necesaria”.

Porque, aunque renovables y ciclos combinados han duplicado en una década la capacidad de generar energía, el regulador, Red Eléctrica, debe asegurarse de que es suficiente en el peor de los mundos: un día récord de demanda combinado con falta de sol y viento, un periodo seco (baja utilización de centrales hidráulicas) y averías varias. La reserva estratégica queda en manos del carbón, la energía nuclear y, sobre todo, del gas natural, por su capacidad de conectarse rápido a la red.

Además, el carbón se resiste a perder protagonismo pese a que le habían reservado un papel secundario. Porque, como recuerda un portavoz de Iberdrola, a “la obligación de quemar carbón nacional”, establecida por el propio Gobierno hasta 2015, se ha unido una carambola internacional: la polémica técnica del fracking ha permitido a EE UU ampliar la explotación de gas natural. Y eso ha deprimido el precio internacional del carbón. También son muy baratos los derechos de emisión de CO2. La consecuencia es que las plantas españolas que importan carbón son ahora más competitivas y adelantan en las subastas a los ciclos combinados.

Varios de estos factores (aumento de las renovables, renacer del carbón, demanda débil) son comunes a toda Europa. “La rentabilidad de las centrales de ciclo combinado no deja de caer”, explica John Dimitropoulos, de Bloomberg News Energy Finance. “Muchas compañías deciden venderlas, cerrarlas temporalmente, en una práctica conocida como hibernación, o desmantelarlas”.

El sector, que acusa al desarrollo de las renovables, plantea cierres temporales

Henry Edwardes-Evans, de la consultora Platts, da cuenta de que las peticiones de cierre se acumulan en la mesa del regulador en Alemania, el líder en energía solar. Y de que gigantes continentales como las alemanas RWE y E.ON, la francesa GdF o la italiana Edison ya han optado por dejar fuera de operación varias plantas, con el argumento de que los ingresos no cubren los costes de funcionamiento. Una situación que han denunciado ante las más altas instancias europeas, a las que exigen enfriar el apoyo a las renovables.

“El mensaje de las grandes empresas de que están produciendo poco por las renovables es inaceptable”, replica Natalia Fabra, que relativiza el desfase: en España, las primas aceleraron la instalación de paneles solares fotovoltaicos (se multiplicaron por 10 las previsiones). Pero no ocurrió así con los parques eólicos, la principal apuesta renovable, cuyo desarrollo se ajusta a lo planificado. Y mientras los molinos generan el 21% de la electricidad, los paneles apenas suministran el 3%.

En el despliegue de ciclos combinados, el ajuste a lo planeado también es relativo. El primer documento que incorporó esta tecnología, el plan 2002-2011, hablaba de un “mínimo” de 14.800 megavatios, una referencia que la patronal Unesa consideró adecuada. En 2005, como ocurrió con las renovables, el objetivo fue elevado (hasta 30.000 megavatios) ante la acumulación de solicitudes. “Para las renovables, los objetivos son cuotas obligatorias que vinculan al Estado, para el resto son solo referencias indicativas, la última palabra es de las empresas”, recuerda el profesor Linares.

Un plan tan reciente como el diseñado para los años 2011-2020, en medio de la crisis, tropezó otra vez con la misma piedra. El primer atisbo de crecimiento, frustrado luego, llevó al Gobierno socialista a anticipar una recuperación del consumo eléctrico, un escenario en el que las renovables seguían aumentando y los ciclos combinados abastecían un tercio del suministro eléctrico. Y todo ello a costa de la aportación del carbón y las centrales nucleares. El contraste con la realidad es contundente: consumo a la baja, mínima actividad de los ciclos combinados, mientras plantas de carbón y centrales nucleares mantienen su nivel de aportación.

Es otro síntoma más de un sistema eléctrico a la deriva, mal diseñado

El sistema de subasta en vigor multiplica los efectos de la escasez de demanda. Porque no solo da prioridad a las renovables, sino que coloca por delante a las centrales hidráulicas y nucleares (en su mayoría propiedad de las tres grandes), a las que además se retribuye al precio de la última térmica convencional en entrar (carbón o gas natural) en el sistema. “Las centrales nucleares e hidráulicas, que han amortizado gran parte de la inversión hecha, son las que obtienen mayores beneficios”, sostiene Fabra.

“Las nuevas condiciones de la demanda van para largo, hay que ver cómo nos adaptamos”, señala el catedrático Marzo. Los expertos creen que por su capacidad de respaldo a las renovables, y su menor impacto contaminante, las centrales de ciclo combinado son imprescindibles en un futuro próximo. Aunque no tienen tan claro que sean necesarias todas. Con un mayor énfasis en la eficiencia, según investigaciones en las que ha participado Linares, podría ser suficiente con la mitad. Y la perspectiva de que el vehículo eléctrico pase de anécdota a categoría no altera sensiblemente los cálculos, ya que se recargarían por la noche cuando otro tipo de demandas están bajo mínimos.

“La retribución de las centrales de ciclo combinado tiene que estar más alineada con la garantía del suministro”, apunta la profesora Fabra, quien recalca que un puñado de centrales, establecidas en zonas en las que la congestión de la red obliga a tirar de ellas, “sí son muy rentables”.

Iberdrola movió ficha este verano al hacer ante el Ministerio de Industria la primera solicitud de cierre definitivo: el desmantelamiento de un grupo de 800 megavatios de su planta de Arcos de la Frontera (Cádiz), una petición pendiente de resolver. Industria sí ha dado otras respuestas al sector. En sintonía con lo exigido por las propietarias de ciclos combinados, recortó primas a las renovables y cegó la vía de expansión de la solar fotovoltaica (el autoconsumo), separándose del camino que compartía con Alemania, el otro líder europeo en energía verde.

Además, a la estela de lo hecho en otros países europeos, Industria permitirá la hibernación (el cierre temporal) de centrales. El sector cree que la propuesta inicial (hibernar hasta 6.000 megavatios al año) se queda corta: plantean llegar a 10.000 megavatios y durante periodos de tres años. A Competencia lo que no le hace gracia es que los consumidores tengan que costear compensación alguna por la hibernación, como quiere Industria. Con el ahorro de costes, añade, es suficiente.

Industria reformará además el pago por la disponibilidad de las plantas térmicas para garantizar el suministro. Pero, de nuevo, ni la cuantía (un máximo de 210 millones de euros al año, según se hayan comportado los precios) ni el diseño (“penaliza a las centrales más eficientes”, asegura Endesa), convencen al sector.

El futuro de las centrales de ciclo combinado, sin embargo, depende de lo que el Gobierno lleva dos años sin afrontar. “Hay que definir un nuevo marco regulatorio de retribución de todo el sistema energético”, explica el catedrático Marzo, quien también echa en falta un nuevo plan energético hasta 2030, que incorpore las nuevas condiciones económicas y aclare por qué combinación de fuentes energéticas se apuesta ahora. Un proceso que el Gobierno, empujado por la polémica subasta eléctrica del último trimestre, parece, ahora sí, dispuesto a abordar. Pero a uña de caballo, sin planificación conocida, y con el dudoso mérito de haberse puesto en contra a asociaciones de consumidores, grandes compañías eléctricas y productores de energías renovables.

Más información