Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jamón renueva colores

El Gobierno marcará con un tono distinto las cuatro categorías de ibéricos

Desaparece la clasificación de recebo

El ministro Arias Cañete muestra las nuevas etiquetas de los ibéricos. ATLAS

A la hora de comprar jamón ibérico, el consumidor podrá distinguir su categoría mediante un código de colores. El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes por decreto una nueva norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomos ibéricos.

El Ejecutivo ha introducido las tonalidades para la clasificación de los productos, que incluirá la denominación de venta y la indicación del tanto por ciento racial del animal. Los productos bellota estarán etiquetados de negro, en el caso de que el jamón sea de raza 100% ibérica, y de rojo, cuando la carne sea de raza parcialmente ibérica. Para los jamones de cebo de campo ibéricos, la etiqueta será verde; y para los de cebo, blanco.

Además, de las cuatro categorías por alimentación que existían hasta ahora –de bellota o montanera, de recebo, de cebo de campo y de cebo– quedarán tres: de bellota, de cebo de campo y de cebo. Desaparece la categoría de recebo. Y será obligatorio para el productor indicar en la etiqueta el porcentaje de pureza cuando no se trate de cerdos 100% ibéricos.

La idea es limitar la utilización de términos que puedan inducir al error a la hora de comprar. De este modo, los nombres, logotipos y símbolos que aludan a aspectos relacionados con la bellota o la dehesa se reservarán exclusivamente para la designación "de bellota". Así, la expresión "pata negra" solo se podrá utilizar en productos de bellota 100% ibéricos.

Según el Gobierno, la norma pretende contribuir al mantenimiento de la cabaña ibérica y mantener la raza del animal y la dehesa. El sector está sufriendo una grave crisis, con importantes caídas de ventas y de los precios, que algunos expertos achacan a la confusión generada por la gran cantidad de denominaciones de los productos y a la falta de controles en el proceso de producción.