Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Tablas de Daimiel dan un estirón

El Consejo de Ministros aprueba la ampliación del Parque Nacional en 1.102 hectáreas

Arias Cañete asegura que trabajan para sumar nuevos terrenos

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel el pasado junio.
El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel el pasado junio.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la ampliación del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) en 1.102,51 hectáreas, de forma que el más pequeño de los 15 parques nacionales de España pasa ahora a tener unas 3.030 hectáreas.

El ministro de Agricultura, Alimentación, y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete ha asegurado que el Gobierno del PP quiere seguir ampliando su extensión con el objetivo de proteger las masas de agua. En esta ocasión no se ha podido ampliar más por las negativas de los propietarios privados de terrenos aledaños. Los trámites, muy complejos, incluyen procesos de deslinde, que se prolongan durante bastante tiempo.

"El Ministerio está en un proceso de deslinde del dominio publico hidráulico y la voluntad del Gobierno en este parque es que adquiera mayor dimensión para proteger las masas de agua. Si tenemos la suerte además de que la climatología sigue siendo favorable, veremos el espectáculo maravilloso de las Tablas y los Ojos del Guadiana", señaló.

La sobreexplotación del acuífero 23 del que se alimenta el humedal ha obligado a que el Organismo Autónomo de Parques Naturales lleve adquiriendo desde 2001 fincas y drechos inscritos en el Parque Nacional y en su zona de protección. Hasta el momento se han tramitado 110 expedientes para la adquisición de 1.900 hectáreas y en torno a 4,4 hectómetros cúbicos de derechos de agua.

Las principales ONG ecologistas vienen defendiendo, de momento sin éxito, una ampliación del parque más ambiciosa que incluya el río Guadiana los manantiales conocidos como Ojos del Guadiana, para poder cumplir, afirman, con la exigencias de conservación que demandan las Tablas de Daimiel y el conjunto lacustre del Guadiana.