Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Numerosas movilizaciones en toda la UE contra la reforma del aborto en España

Las organizaciones convocan manifestaciones y actividades para visibilizar la oposición a la ley que restringe la interrupción voluntaria del embarazo

Las organizaciones de mujeres y de derechos reproductivos no quieren dejar dormir el anteproyecto de la ley del aborto. Mientras el Gobierno desea acallar el debate social suscitado por la polémica reforma, numerosas entidades sociales se preparan en toda Europa para visibilizar su oposición al gravísimo retroceso que supondría la nueva ley. En un contexto inédito en torno a un tema como el del aborto —en el que siempre ha sido escasa la presencia de manifestaciones en la calle— se han convocado manifestaciones y distintos actos en varias ciudades europeas: Madrid, Londres, Paris, Amsterdam o Bruselas. En esta última ciudad cinco plataformas de ONG (como el Lobby Europeo de Mujeres o la Federación Internacional de Planificación Familiar) han convocado a una concentración mañana miércoles.

Además, un centenar de organizaciones se han sumado ya a una iniciativa puesta en marcha desde Asturias por la asociación de mujeres Tertulia Feminista Les Comadres de Gijón y Mujeres por la Igualdad de Barredos, que han convocado a viajar hacia Madrid el 1 de febrero para hacer frente a la nueva ley. La movilización, que se ha llamado Tren de la Libertad, porque la mayoría llegará en trenes hasta la estación de Atocha, ha derivado en marchas desde una treintena de ciudades españolas hacia la capital, donde se entregará una carta contra la reforma en el Congreso de los Diputados. El PSOE, IU, sindicatos y otras entidades ya se han adherido a la movilización del día 1 que, a su llegada a Madrid, se coordinará desde la plataforma Decidir nos Hace Libres. Ese mismo día habrá movilizaciones en París, con presencia de unas 80 organizaciones convocadas por el Colectivo Nacional por los Derechos de las Mujeres, y en Londres.

Las fórmulas de rechazo a la nueva ley son diversas: el colectivo de las mujeres del cine preparan ya una película sobre el Tren de la Libertad, más de mil mujeres artistas e intelectuales han firmado un manifiesto abrumador contra la ley Gallardón e incluso un grupo de activistas feministas y de médicos pidieron la semana pasada "asilo sanitario" en la embajada francesa en Madrid... Mientras el Gobierno apuesta por dejar la ley en reposo o desliza que en su revisión el anteproyecto podría incluir el supuesto de aborto por malformación fetal grave (ahora no lo hace, solo se permitiría en casos de violación o riesgo grave para la salud de la mujer), las organizaciones siguen convocando otros actos (como otra manifestación de los colectivos feministas el día 8) para que el aborto no salga de la agenda pública.

Ángeles Álvarez, presidenta de Enclave Feminista y diputada del PSOE, y una de las más activas en la organización de las movilizaciones, explica que se han apuntado más de 200 voluntarias para colaborar en la organización de las manifestaciones del sábado y acoger las distintas delegaciones que llegan a Madrid. A las actividades previstas para el día 1 se han sumado también, explica Álvarez varios coros y grupos de samba que cantarán a lo largo del recorrido. 

Los gestos llegan desde distintos puntos de la UE. En Francia, por ejemplo —donde el Parlamento ha reforzado el derecho al aborto y el acceso a esta prestación— la reforma española se ha convertido en un debate de actualidad político. Son muchas —y de diverso color político— las voces que se han alzado desde allí contra la reforma española. Desde la actual ministra por los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, que envió una carta a la ministra de Sanidad, Ana Mato, en la que criticaba la reforma, hasta más de una decena de políticas e intelectuales que firman un documento contra la reforma.

La ley española ha sobrepasado las fronteras. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró hace unas semanas que espera que su ley sirva como modelo para la UE y venderá su reforma en Bruselas. La oposición también planea alojar el debate en el terreno europeo. El PSOE recaba apoyos ahora para que la reforma española se trate en el Consejo de Europa, un organismo que hace unos años emitió un informe en el que decía que las mujeres deben tener derecho a decidir sobre su maternidad y que se debe garantizar su acceso seguro al aborto. La secretaria del Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, aseguró ayer que intentarán paralizar el anteproyecto "por tierra mar y aire".

Más información