Selecciona Edición
Iniciar sesión

Decenas de miles protestan en Madrid contra la ley del aborto de Gallardón

Mujeres y hombres han exigido la retirada de la restrictiva norma.

El ministro responde que "ningún grito" le hará "abdicar" de su compromiso de reformar la ley.

Un momento de la protesta en Madrid.

Decenas de miles de personas se han manifestado hoy sábado en Madrid contra la reforma de la ley del aborto. Numerosas organizaciones de mujeres y entidades que luchan por los derechos reproductivos de toda España han exigido, apoyadas por los partidos de la oposición y los sindicatos, la retirada del restrictivo anteproyecto de ley. Con un espíritu festivo y salpicadas de prendas de color violeta, miles de mujeres —mayores y jóvenes—, y también muchos hombres, reclamaron el aborto libre, seguro y gratuito. Viejos lemas reivindicativos, que tanto se escucharon en los años setenta y ochenta, como Nosotras parimos, nosotras decidimos o Fuera el aborto del Código Penal, volvieron a sonar ayer en una gran marcha por la interrupción voluntaria del embarazo; la primera multitudinaria desde que el Consejo de Ministros aprobase, a finales de diciembre, el anteproyecto de ley impulsado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Una norma que permitirá el aborto solo en casos de violación o riesgo grave para la salud física o psicológica de la mujer.

La masiva movilización de Madrid ha tenido respuesta en la convención del Partido Popular, que se celebra estos días en Valladolid. Allí, el titular de Justicia se ha reafirmado en su intención de sacar adelante la ley. “Tenéis mi compromiso personal que no habrá ni un grito ni ningún insulto que a este ministro le vaya a hacer abdicar del compromiso de cumplir el programa de regular los derechos de las mujeres y del concebido”, ha apuntado. “No hablamos de un tema de moral, de conveniencia electoral, sino de defensa de los derechos fundamentales”, ha dicho, según informa Carlos E. Cué.

“No vamos a permitir que compadreen con los derechos de las mujeres

Era justo el mensaje contrario al de la calle, donde, al grito de Sí se puede, se ha pedido la retirada del anteproyecto de ley. La movilización contra la reforma de la ley del aborto ha tomado impulso animada por el éxito de la paralización del proyecto de Gamonal, en Burgos, o la retirada de la privatización sanitaria en Madrid. “El Gobierno va a pagar caro meterse con las mujeres. Conseguiremos la retirada de la ley”, declaraba la gallega Jacinta Gallego. “Rajoy, dimisión. Gallardón, dimisión”, gritaba en la estación de Atocha donde inició la marcha. Ese cántico fue uno de los más repetidos y jaleados del día.

Hasta Madrid han llegado decenas de trenes y autobuses para participar en la iniciativa Tren de la Libertad. Una idea que partió hace solo un mes de dos organizaciones de mujeres de Asturias –Tertulia Feminista Les Comadres y Mujeres por la Igualdad de Barredos-- que querían viajar hasta Madrid para reivindicar sus derechos. A su simbólico convoy se fueron sumando vagones de otros muchos lugares: Alicante, Vigo, Barcelona, Huelva, Sevilla. E incluso Francia, desde donde llegó un grupo de feministas. “Por nuestras jóvenes. Luchamos por el derecho a decidir sobre la maternidad”, remarcó sonriente y ataviada con un peto violeta la asturiana Begoña Piñero, una de las precursoras de la marcha. Piñero, de Comadres, entregó junto a una delegación de 15 mujeres el manifiesto Yo decido en el Congreso de los Diputados. “Que viva la lucha de las mujeres”, les gritaron y aplaudieron decenas de personas a la salida; cuando ya habían logrado superar las vallas que acordonaban la zona, rodeada de policía.

Las pancartas de las organizaciones, como la Plataforma Decidir nos hace Libres, Asociación Flora Tristán o Mujeres Opañel, y los carteles caseros de los ciudadanos —Madres (y padres) libres, Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir, libertad para decidir...— han predominado en las calles. Aunque también había una amplia representación de los sindicatos UGT y CC OO, y de los partidos de la oposición. La número dos del PSOE, Elena Valenciano, el diputado de IU, Gaspar Llamazares e Inés Sabanés, de Equo, exigieron al inicio de la manifestación la retirada del anteproyecto. “La regresiva reforma va contra las mujeres, su dignidad y su libertad”, insistió Valenciano.

María Rosa y su veinteañera hija Cristina critican la ley Gallardón, que convertirá a España en uno de los países más restrictivos de la UE. El proyecto de Gallardón no permite si quiera el aborto por causa de malformación fetal; solo si esta es mortal y supone un riesgo psicológico para la mujer. Uno de los puntos de la reforma –ahora sí se permite, y sin límite de plazo para los casos más graves-- que más rechazo ha suscitado en el seno del PP. “Me parece increíble tener que volver a manifestarme por el derecho al aborto”, dice María Rosa. Félix, de 37 años, y Juan Carlos (45) han viajado desde Soria. Son dos de los numerosos hombres que han participado en una movilización que históricamente había sido casi siempre femenina. “Hay que manifestarse cuando nos recortan derechos. Hombres y mujeres”, reclaman.

Carlos González, de 25 años, cree que el anteproyecto del aborto es “el peaje del Gobierno de Rajoy a la Iglesia”

Carlos González, de 25 años, acudió junto a Celia, su “compañera de vida”. Tajante, afirmó que el anteproyecto del aborto es “el peaje del Gobierno de Rajoy a la Iglesia y a los sectores más radicales”. Ella, con un sombrero de bruja de color violeta, asentía. “Las mujeres ricas viajarán al extranjero para abortar y las pobres se arriesgarán en la clandestinidad”.

Les rodea el coro de la Solfónica, nacido en las movilizaciones del 15-M, que ha recibido con sus cánticos a las viajeras en Atocha. A sus voces se han sumado después un grupo de samba, y dos de batukada, que han alegrado el paso de la marea violeta.

En la manifestación, en la que han participado organizaciones como la plataforma Decidir nos hace libres, Mujeres Opañel o Asamblea Feminista, también se han dado cita representantes políticos como la número dos del PSOE, Elena Valenciano, el diputado de IU Gaspar Llamazares o Inés Sabanés, de Equo, que han exigido la retirada del anteproyecto de ley. En la marcha también se han dado cita numerosos rostros del mundo de la cultura como las actrices Pilar Bardém, Loles León o Aitana Sánchez Gijón; el economista Emilio Ontiveros, la periodista Amalia Sánchez Sampedro o los escritores Ian Gibson, Almudena Grandes y Luis García Montero, que han criticado duramente la nueva ley. El proyecto de Justicia, que debe aún recabar los informes preceptivos y pasar por los trámites parlamentarios, elimina el derecho de la mujer a abortar sin tener que justificarse durante las primeras semanas de gestación. Un modelo conocido como ‘ley de plazos’ que rige en la mayoría de la UE.

"Esta ley es una agresión a la democracia. Los partidos totalitarios se definen no solo por intentar controlar lo público sino también la vida privada de los ciudadanos. Y esto es un claro ejemplo de ello", ha declarado García Montero. Grandes ha remarcado que todavía recuerda cuánto costó sacar adelante una ley de plazos como la vigente, aprobada en 2010. "Esto [la reforma] ha sido el capricho de un ministro que ha antepuesto sus convicciones religiosas al interés general, sin tener en cuenta la voluntad mayoritaria. Me parece un gesto de un autoritarismo intolerable y una anomalía democrática", ha criticado la escritora.

Rostros del mundo de la cultura, como Aitana Sánchez-Gijón, Alba Flores o Pilar Bardem, participaron

Aitana Sánchez-Gijón, se mostró “emocionada” por la amplia movilización y su tono festivo-reivindicativo. “También estoy triste por tener que volver a luchar por un derecho que ya habíamos ganado. Yo recuerdo haber ido a manifestaciones con mi madre hace 30 años. Esta ley que nos quieren colar es retrógrada y responde a los intereses de una minoría”, ha apuntado.

La actriz Alba Flores, hija de Antonio Flores, también se ha manifestado. "Esto es un atraso. Y si en el plano de la mujer ya estábamos necesitando más ayudas, esto es la puntilla", argumenta. "Estoy aquí por mi madre, por mi abuela y por las hijas que algún día tendré. También por la libertad de los hombres, que puedan decidir con nosotras si queremos o no tener hijos", ha dicho.

"Al medievo los peperos"

Justa Montero, de la Asamblea Feminista y una de las históricas de la lucha por el derecho al aborto, apunta que la del Tren de la libertad es una de las mayores manifestaciones que se han celebrado en España en reivindicación de la interrupción voluntaria del embarazo. "En 1979 también hubo otras pero esta es sin duda la mayor de los años recientes", ha señalado. En la manifestación también han participado otras luchadoras históricas por los derechos sexuales y reproductivos, como Mar Granda, presidenta de Católicas por el Derecho a Decidir de España o Boti García Rodrigo, presidenta de la FELGTB.

Rita, portuguesa y envuelta en una bandera de su país, sostiene una pancarta en la que se lee: "Al medievo los peperos". Se manifiesta junto con su marido y sus dos hijos de 3 y 5 años. "Creo firmemente que esta ley busca meter a las mujeres de nuevo en la cocina", dice Rita.

“La nueva ley es un retroceso enorme en todos los derechos que las mujeres hemos conseguido. Nos obliga a ser madres cuando no queremos. Nos quita la libertad de decidir”, reclama Victoria García Corte, miembro de la Asociación de Mujeres por la Igualdad Valle del Nalón, una de las mujeres que ha viajado a Madrid desde Asturias. “Lo que pedimos es libertad a la hora de decidir. En una sociedad democrática nadie nos puede obligar a ser madres cuando no queremos. Tampoco criminalizarnos por ejercer nuestros derechos; derechos como el del aborto, que ha costado mucho conseguir”, argumenta García Cortés. “No estamos dispuestas a rendirnos”, dice. "Los que hacen esta ley son los hijos de las que hace años iban a Londres a abortar", asegura una de las manifestantes de este sábado en Madrid.

La nueva ley debe recabar aún los informes preceptivos y pasar por el trámite parlamentario. "Estamos a tiempo de parar la ley. Nuestra voz debe oírse. Madres y padres libres", reclama Josefina Lorenzo, de Alcalá de Henares. “No vamos a permitir que compadreen con los derechos de las mujeres. Con nuestro derecho a la libertad”, apunta Consuelo Navarro, Secretaria general de CC OO de Alicante, desde donde han llegado a Madrid dos autobuses. “Llevamos mucho tiempo peleando por la igualdad y ahora no es el momento de denunciar. Y menos en un contexto social democrático en el que seguimos creyendo. Nadie nos puede expropiar el derecho a decidir sobre nuestro propio continente que es nuestro cuerpo”, indica. La feminista y profesora de Derecho Mar Esquembre, también de Alicante, suscribe sus palabras. “Nos movilizamos en Madrid por nuestra libertad. Porque hemos hecho un pacto entre mujeres para luchar por nuestra libertad”, añade.

La reforma española ha desatado el debate en toda la UE donde se ha visto como un ejemplo de regresión. Las movilizaciones de hoy de Madrid han tenido también apoyo en otras ciudades europeas.

Con información de Ana Alfageme, María Sosa Troya y Carmen Pérez-Lanzac.

Más información