Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los legionarios solo piden perdón y el Papa guarda silencio

La orden anuncia una ruptura con la herencia de Maciel tras las críticas de la ONU por abusos a menores y nombra un nuevo líder

Califican sus actos de "gravísimos y objetivamente inmorales"

Reconocen las "deficiencias" de la organización

El mexicano Robles Gil, elegido nuevo director general de la congregación

Marcial Maciel, fundador de Los Legionarios de Cristo, fue protegido por Juan Pablo II, no se le ha repudiado hasta ahora.
Marcial Maciel, fundador de Los Legionarios de Cristo, fue protegido por Juan Pablo II, no se le ha repudiado hasta ahora.

Un día después de que la ONU acusara al Vaticano de encubrir los crímenes de pederastia, los Legionarios de Cristo, la congregación ultraconservadora fundada en 1941 por el mexicano Marcial Maciel, hizo público ayer un comunicado en el que pide perdón por “los gravísimos e inmorales abusos” de su fundador hacia “seminaristas menores de edad, por los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de los bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros”. De forma simultánea, los Legionarios de Cristo obtuvieron la autorización explícita del papa Francisco para anunciar el nombre de su nuevo director general, el mexicano Eduardo Robles Gil, lo que en la práctica significa que, después de tres años bajo observación, han obtenido la luz verde del Vaticano para que el movimiento Regnum Christi siga su camino dentro de la Iglesia.

La pregunta es obligada: ¿eso es todo? A la espera de que Jorge Mario Bergoglio se pronuncie —por medio de la palabra o los hechos— sobre las graves acusaciones formuladas el miércoles por la Comisión sobre los Derechos del Niño de la ONU, no parece que un comunicado y un nuevo director de los Legionarios sea suficiente para dar carpetazo a un capítulo tan negro de la Iglesia. No hay que olvidar que Marcial Maciel fue protegido por Juan Pablo II y que hasta ahora, seis años justos después de su muerte, no es repudiado tan claramente por los mismos que, en vida, hicieron posible —protegiéndole, persiguiendo a las víctimas— sus tropelías. ¿No habría sido más creíble si, junto al par de folios donde se detalla la propensión al delito y al pecado del fundador, se hubiese incluido también quién o quiénes lo ayudaron o lo protegieron?

Los religiosos admiten su inicial “incapacidad para creer a las víctimas”

El comunicado, sin duda histórico por su dureza contra Marcial Maciel, hay que ponerlo, no obstante, en contexto. Ha sido redactado por el Capítulo General Extraordinario de los Legionarios, esto es, la asamblea de 61 delegados que desde el día 8 de enero permanece reunida en Roma con el objetivo de que el papa Francisco —en las antípodas de su modo de proceder— avalase su refundación. De hecho, tanto la declaración sobre Maciel, en la que no se ahorran golpes de pecho, como el anuncio del nuevo director general estaban ya listas desde hace días —la elección del padre Robles Gil se remonta al 20 de enero—, pero no ha sido hasta ahora, justo 24 horas después del rapapolvo de la ONU, que el Papa ha dado el visto bueno a su divulgación.

En su declaración, los Legionarios de Cristo no tienen más remedio que reconocer que Marcial Maciel solo pudo hacer lo que hizo —hasta abusar de sus propios hijos, que los tuvo, con dos mujeres distintas—gracias al apoyo de la congregación. “Nos apena”, aseguran los Legionarios, “que muchas víctimas y personas afectadas hayan esperado en vano una petición de perdón y de reconciliación por parte del padre Maciel y hoy queremos hacerla nosotros, expresando nuestra solidaridad con todas ellas. Hoy reconocemos con tristeza la incapacidad inicial de creer los testimonios de las personas que habían sido víctimas del padre Maciel, el largo silencio institucional y, más adelante, los titubeos y errores de juicio a la hora de informar a los miembros de la congregación y a las demás personas. Pedimos perdón por estas deficiencias que han aumentado el dolor y desconcierto de muchos”.

¿No habría sido más creíble si hubiesen señalado a quien protegió al fundador?

El problema es que, muerto el perro, no se acabó la rabia. No solo porque hicieron exactamente, como si siguieran un manual, lo que denunció el miércoles la Comisión sobre los Derechos del Niño de la ONU en relación a las prácticas del Vaticano. Ocultar el problema, ponerse del lado del verdugo en vez de proteger a sus víctimas. Sino que, según el comité de expertos, los Legionarios —aunque no solo ellos— practican un sistema de reclutamiento de adolescentes que facilita los casos de abusos. “Son separados de sus familias mediante la manipulación psicológica y aislados del mundo exterior”, advierte la ONU.

Y de ahí que, de nuevo, los Legionarios de Cristo demuestran mucha habilidad al asegurar en el comunicado que el Vaticano, y en especial “las intervenciones decididas” de Benedicto XVI, fueron las que les abrieron los ojos con respecto a Maciel. “El Papa”, explican, “consideró que la Legión de Cristo, en términos generales, era una comunidad sana, pero había que hacer correcciones. La ayuda de la Santa Sede fue imprescindible para descubrir cómo la personalidad y el modo de actuar del padre Maciel estaban afectando a nuestra congregación religiosa.

De hecho, la Visita Apostólica —realizada, por mandato del Papa, entre 2009 y 2010— comprobó que la conducta del padre Maciel ha causado serias consecuencias en la vida y en la estructura de la Legión, hasta el punto de hacer necesario un camino de profunda revisión”. Y ahí siguen, en revisión, bajo la atenta mirada del papa Francisco, de quien se espera una respuesta a las graves acusaciones de la ONU.

Más información