Si buscas empleo, haz una carrera de toda la vida

Las titulaciones con más salidas profesionales siguen siendo las generalistas

Administración de Empresas e Ingeniería Industrial, en cabeza

Ampliar foto
Centro Universitario de tecnología y arte digital.

Hay quien tiene una vocación clara desde pequeño, pero hay quien no la tiene clara nunca. Los primeros escogerán la carrera de sus sueños, si se pueden permitir pagarla y tienen la nota necesaria. Los segundos suelen acabar inmersos en un mar de dudas. Sobre todo en tiempos de crisis... La mayoría de los expertos aconseja a los alumnos que decidan qué estudiar guiándose por su vocación. Pero la dura realidad económica influye cada vez más a la hora de elegir.

Si lo que prima es tener más opciones de empleo, los expertos sostienen que la mejor decisión sigue siendo estudiar una carrera generalista y enriquecerla con alguna experiencia internacional (por ejemplo, con el programa Erasmus) y con uno o dos idiomas. Esta sería la combinación perfecta, según los informes sobre las carreras con más empleabilidad. En cuanto a qué carreras ofrecen más posibilidades de empleo, dos son líderes indiscutibles: Administración de Empresas (ADE) e Ingeniería Industrial.

Solo el 6% pide un posgrado

Una mirada a los estudios que realizan los expertos en selección de personal permite hacerse una idea de por dónde van las tendencias de creación de empleo para titulados universitarios en el horizonte cercano.
Así, Administración y Dirección de Empresas (ADE) seguida de Ingeniería Industrial destacan como las titulaciones que más solicitan las empresas en sus ofertas de empleo cualificado. Han subido las búsquedas de trabajadores (han pasado del 31% al 37% del total) de las carreras del área jurídico-social (como Economía, Ciencias Empresariales o Derecho), mientras que han bajado las de las que solicitan trabajadores con estudios técnicos, a pesar de que sigue siendo el área de titulaciones en la que hay más ofertas (el 43% del total).

Esta caída en parte “está relacionada con la pérdida de peso de las titulaciones afines al sector de la construcción”. Son las principales conclusiones del último estudio realizados sobre Carreras con más salidas profesionales, de la división profesional de la empresa de selección de personal Adecco y el portal Infoempleo, publicado el pasado junio. Este informe puntualiza que siguen en escala ascendente desde hace siete años las ofertas para los titulados en carreras de ingeniería vinculas al ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que son las únicas ingenierías en las que las ofertas de empleo han aumentado. También han bajado (del 18% al 16%) las ofertas para titulados en relacionadas con el ámbito científico y sanitario (como Medicina, Química, Farmacia, Biología o Matemáticas).

Sobre los másteres que muchos expertos consideran necesarios para complementar la titulación de grado, otro estudio de Adecco, que ha analizado más de 737.000 ofertas de empleo cualificado, destaca el crecimiento de su oferta, que asciende ya a más de 6.000 programas de posgrado en España en centros públicos y privados. Como dato de la relevancia que han cobrado estos estudios, hace 15 años solo había 650 programas de posgrado en España, tal y como destaca el mismo informe. El estudio concluye que se pide un posgrado en solo el 6% de las ofertas de empleo y varía mucho según el tipo de carrera que se haya cursado. Por ejemplo, las propuestas de empleo que más piden un máster son las relacionadas con ADE, Derecho, Ingeniería Industrial y Economía.

También se valora mucho tener un posgrado en las ofertas de trabajo para ingenieros. Las solicitudes que más a menudo especifican qué posgrado solicitan a los titulados son las dirigidas a graduados en Biología, Derecho, Farmacia, Publicidad y Relaciones Públicas y Filología. Y entre las que piden más a menudo un MBA destacan las relacionadas con ingenierías o Física.

Dos titulaciones que podríamos catalogar como clásicas siguen figurando pues en cabeza, a pesar de la fuerte transformación que está sufriendo el tejido económico e industrial debido a la creciente digitalización de muchos sectores. “No es nada sorprendente que sea así, porque estudios como Administración de Empresas o Ingeniería Industrial dan una visión global de muchos ámbitos de la empresa”, explica Miguel Ángel Pérez, consultor de Adecco Professional, la división de esta empresa que se ocupa de la selección para los empleos más cualificados. “Las compañías quieren a estos titulados porque buscan que lleguen con una idea muy general de la empresa que permita un desarrollo en alguno o varios de los ámbitos en los que la compañía le necesite en el futuro”, explica este consultor.

“Cada vez se buscan profesionales más polivalentes y además el sector servicios, en el que se piden más titulados generalistas, sigue siendo el que más empleo ofrece a los universitarios —aparte de ser el que genera el 80% de la actividad del país—, seguido del industrial y del informático”, prosigue este experto. “Mientras se han reducido las ofertas de empleo de otras ingenierías, las de informática, por ejemplo, siguen creciendo desde hace siete años. Además, en esta época de crisis, se piden mucho comerciales de herramientas informáticas, porque al final son los que aportan mejoras a la productividad y hacen posible la reducción de costes”.

“A la hora de elegir carrera lo primero que hay que pensar es lo que te gusta, pero también si se te da bien y si te visualizas haciendo un trabajo determinado. Otra cuestión a tener en cuenta es el coste que supone lo que quieras hacer, es decir, el esfuerzo que te requiere y el coste económico”, opina Beatriz González, directora de carreras profesionales de IE University. González dice que las carreras más demandas siguen siendo Administración de Empresas (ADE), Derecho y los estudios biosanitarios. También Relaciones Internacionales, las ingenierías y Arquitectura, en algunas universidades de EE UU, se encuentran entre las más solicitadas.

Miguel Ángel Pérez insiste en que es común en las ofertas de trabajo que se soliciten titulados en ADE “porque puede tocar más áreas que un ingeniero muy especializado, con lo que cuanto más especializado sea el titulado menos ofertas hay. No es que no se puedan colocar, que no sean necesarios, sino que tienen menos oportunidades de encontrar un hueco en el mercado. Lo que ocurre es que las compañías, a la hora de contratar, cada vez más eligen a personas que tengan conocimientos que les sirvan cuando la empresa se plantee crecer, valoran la multifuncionalidad, no que sea alguien muy especializado”. Este experto concluye mencionando los requisitos más valorados: “Una carrera superior, un máster, experiencia internacional, buen nivel de inglés y un segundo idioma”. ¿Cuál? “Ahora mismo, el alemán, pero lógicamente depende de la empresa de que se trate”.

“La elección de carrera es un tema complejo y lleno de matices, no es blanco o negro”, opina Cristina Olabarría, directora de Admisiones de la escuela de negocios Esade. “Es importante el equilibrio entre lo que te gusta y que tengas oportunidades profesionales. Teniendo en cuenta la situación económica actual, no se pueden dejar de analizar las salidas laborales. Pero la verdad es que también hay que estudiar algo que te guste porque vas a dedicar mucho tiempo de tu vida a ello”.

La directora de Admisiones de Esade dice que aunque carreras “más tradicionales, como Administración de Empresas o Derecho pueden tener fama de aburridas, en realidad, son estudios generalistas que sirven para amueblar la cabeza y tienen salidas clásicas y también más modernas. Lo mismo ocurre con las ingenierías, pero si las combinas, por ejemplo, con un MBA obtendrás la formación técnica y una visión más cercana a la empresa, que complementa lo demás que has aprendido”.

“Cuanto más especializado,

menos ofertas hay”,

dice Adecco

Otro aspecto a analizar son las habilidades de cada uno. “Lo suyo es dedicarte a algo que se te dé bien, lo que requiere conocerte a ti mismo y analizar bien las dos cosas, lo que te interesa y lo que mejor puedes hacer. Yo aconsejo que se opte por una carrera generalista cuando no se tenga una vocación muy clara porque a lo largo del grado puedes ir descubriendo cuáles son tus habilidades”, prosigue Olabarría. “Pero tras un grado generalista hay luego que hacer un máster. De hecho, Bolonia tiende a esto”, recuerda. “El grado en determinados oficios sí puede dar una primera entrada al mercado laboral, aunque es difícil generalizar”.

Olabarría también opina, como otros expertos, que “si tras el grado se tiene la oportunidad de trabajar un tiempo, antes de hacer un máster, fantástico. Es la manera de tener más claro en qué consiste el oficio y saber en qué se quiere uno especializar”.

Respecto a la forma de informarse antes de decantarse por unos estudios, Beatriz González, de IE University, aconseja a los estudiantes que “miren el mercado, a las empresas, que pregunten a los que contratan”. “Las compañías esperan que los estudiantes que terminan los estudios tengan habilidades que solo se aprenden en el trabajo. Por lo tanto, la labor de la Universidad es acercar a los estudiantes al mundo profesional”, explica. Su centro superior, IE University, cuenta con módulos específicos en habilidades profesionales.

Pero el paso previo que debe dar el estudiante, en opinión de esta experta, es el de hacer investigación por sí mismo y elaborar un plan que incluya sus opciones de carrera, de centros, de posgrados y de salir a otros países a estudiar y trabajar. “Hoy en día hay que tener muy presente la flexibilidad y recomendaría carreras más generalistas por lo rápido que cambia el mundo”, coindice esta especialista. “Otra buena alternativa son los programas duales, por ejemplo, los que combinan Derecho con Empresariales o Derecho con Relaciones Internacionales si quieres hacer una carrera financiera o diplomática. Y tienen un gran valor en el mercado las habilidades que se hayan adquirido, por eso se debe mirar quién te puede ofrecer esa formación, además de conocimiento técnico”, prosigue la directora de carreras de IE University.

Lo ideal es hacer el grado y trabajar un tiempo antes de escoger un máster

“Con Bolonia todo ha cambiado mucho. La licenciatura era antes la finalización de los estudios. Ahora, con el grado, si no haces un máster se considera que lo tienes mal para entrar en el mercado laboral. Es una creencia que está en el ambiente. Sin embargo, yo discrepo, creo que tras el grado es mejor trabajar en lo que se ha estudiado y posteriormente hacer un posgrado”, considera Daniel Sierra, director académico de la Barcelona School of Management de la Universidad Pompeu Fabra. “Lo que ha pasado es que en España hay un abanico de oferta muy amplio porque, en vez de hacer grados generalistas se ha repetido el esquema anterior, con grados especializados; además, al ser de cuatro años y no de cinco, se devalúan un poco si no se complementan con un máster, porque en muchos casos no se ha completado el ciclo formativo necesario para acceder al mundo laboral. Un ejemplo es Derecho, porque con la carrera no es suficiente para ejercer de abogado, hay que hacer un máster”.

Pero en realidad este requisito está bastante generalizado. Las empresas cada vez exigen más que, aparte de la carrera, se tenga la especialización de un máster. Sierra resalta los Master of Science y los cursos profesionalizados (es decir, los MBA o los de finanzas), aunque cada vez hay más demanda para encontrar una especialización en esas áreas. También destaca los dobles Grados, “que tienen mucho éxito”, en Administración de Empresas (cursado en español y en inglés) y los dobles grados de Derecho y Económicas y de Derecho y Administración de Empresas. “Las ingenierías siguen teniendo mucho recorrido laboral, algunas quizás en el ámbito internacional, pero lo tienen. Y con el resto de las carreras cuesta más encontrar empleo. El cambio que se ha producido es que el licenciado busca la especialización después de la carrera”, añade Sierra.

Entre los posgrados con más éxito está el de creación de videojuegos

Cada vez hay además más tendencia a la transversalidad en los másteres. Lo explica este experto con algunos ejemplos de su universidad, la Pompeu Fabra. “Los estudiantes de los MBA son gente que viene de Filosofía a Ingeniería Industrial. En el máster de Diseño Industrial, alrededor de la mitad de la formación que se da es sobre gestión. Porque el que empieza diseñando vasos y mesas acaba gestionando vasos y mesas, es decir, gestionando proyectos. Lo mismo ocurre con el mundo literario, en el que es práctico saber gestión editorial, o en el médico, en el que también lo es saber cómo funciona la industria farmacéutica”.

Otro de los cursos que tiene “un éxito brutal”, cuenta Sierra, es el Master en Creación de Videojuegos de la Pompeu Fabra. “No solo están sentados frente a la pantalla, también hay una parte de literatura, de historia (porque tienen que aprender a crear contenidos interesantes), de gestión del proyecto, de comercialización y de branding (la creación de la marca y cómo darle valor). La formación de máster va cada vez más en esta dirección, en que la gente sepa de todo. Antes, los másteres eran superespecializados, ahora se busca que los estudiantes puedan ser versátiles, que puedan adaptarse a cada situación que se les presente, una vez en el mundo laboral”.

El periodista Manuel Campo Vidal preside Next International Business School, una nueva escuela de negocios que imparte másteres orientados a tener buenas salidas laborales. Así lo explica Campo Vidal: “Hemos visto huecos interesantes, bien relacionados con profesiones con futuro o bien con profesiones en las que hay demanda de trabajadores. Hemos preguntado a la industria, hemos hecho una encuesta entre profesionales y hemos recabado información en foros diversos de profesionales”. “Tras eso, hemos empezado con siete másteres y cuatro títulos de experto y hemos llegado a acuerdos con diversas universidades (de Salamanca, UIMP y Lleida) para algunos títulos. Los estudios están relacionados con la ciberseguridad, la creación y aceleración de empresas, la comunicación o los MBA internacionales”.

Las empresas valoran más los perfiles versátiles, la multifuncionalidad

El criterio que ha primado en esta nueva escuela de negocios para la selección el profesorado es la experiencia laboral. “No hay ningún profesor que enseñe algo en lo que no trabaje y deben haber sido brillantes trabajando. Es algo que los alumnos aprecian desde el principio”, explica Campo Vidal. Además ofrecen clases transversales sobre habilidades de comunicación y emprendimiento. Y trabajan con el concepto de reorientación profesional. “Es decir, tenemos entrevistas con profesionales de todas las edades que quieren reorientarse a sectores de su profesión en los que tengan más posibilidades de trabajar”, explica. Uno de los cursos con más éxito en esta nueva escuela, que combina clases presenciales y online, es el de comercio exterior.

Campo Vidal cree que es esencial que los estudiantes y sus familias tengan “una información clara y precisa de los sectores que demandan empleo”. Y para ello propone la creación de “un observatorio entre los ministerios de Educación, Industria y Economía, que pudiera dar pautas claras sobre hacia dónde va el mercado”. Una fórmula que podría ayudar a prevenir fenómenos como el espejismo que, en su opinión, se produjo en el sector del periodismo con el nacimiento de la TDT. El espejismo de que habría muchísimo empleo en este campo. Algo que nunca sucedió.

Más información