El CSIC reconoce “la gravedad y dimensión del problema de personal”

Emilio Lora Tamayo informa por carta a toda la institución sobre las iniciativas para 2014 sin dar cifras

Emilio Lora- Tamayo, vicepresidente del CSIC.

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Emilio Lora Tamayo, envió ayer una carta a todo el personal de la institución exponiendo su perspectiva de la situación que afronta el mayor organismo científico de España y las iniciativas con las que cuenta este año. Tras recalcar la crítica situación económica de 2013, anuncia, por ejemplo, y sin dar cifras, que "La Oferta de Empleo Público para 2014 contempla para el CSIC plazas libres de científico titular en número significativamente superior al del año pasado". En 2013 fueron cinco plazas para los 125 institutos del CSIC, frente a 26 en 2010, 30 en 2011 y 22 en 2012.

"En cuanto a personal", empieza por reconocer Lora Tamayo en este capítulo, "la gravedad y dimensión del problema y las dificultades económicas en que todavía estamos inmersos no permiten esperar soluciones espectaculares, pero ello no es óbice para que intentemos ampliar las posibilidades que tenemos y nos apliquemos a plantear acciones que atemperen el problema". Entre las iniciativas, además de las plazas sin determinar de científico titular, anuncia un número igualmente indeterminado de contratos laborales indefinidos de investigadores distinguidos, "un numero todavía no determinado de plazas de promoción interna de investigador científico y de profesor de investigación", así como otras convocatorias y programas en su mayoría externas al CSIC.

El Plan de Actuación 2014-2017 especifica que no habrá este año ni el próximo ni una sola beca ni una solo contrato pre y post doctoral, ni contratos de personal técnico de laboratorio ni de personal técnico de transferencia de tecnología. En cuanto a plazas de científico titular, indica una horquilla de 25 a 30, pero Lora Tamayo no cita esta cifra. Sobre este Plan de Actuación, la planificación de la institución para cuatro años, aprobada por el presidente y el consejo rector del CSIC el pasado diciembre, no hay ninguna referencia en la carta del presidente. El documento del plan se ha puesto en la web pública del CSIC esta semana, después de que EL PAIS informara al respecto el pasado martes.

Dicha planificación muestra que, por los indicadores claves como personal o recursos, el CSIC estará en 2017 a los niveles de una década atrás e incluso cuenta con un probable declive de la producción científica de la institución acorde con los recortes.

"Continuando con la política de máxima transparencia quiero informaros sobre algunas iniciativas que hemos estado tomando o queremos tomar ahora que la importancia relativa de los problemas presupuestarios ha disminuido y ocupan la primera posición de nuestra preocupación dos problemas que son ya endémicos (dos puntos) el personal y la gestión", escribe Lora Tamayo.

La carta destaca la crítica situación que encaró la institución el año pasado, cuando precisó de un ingreso extraordinario del Gobierno de 95 millones de euros para evitar la quiebra, así como el incremento en 50 millones de las transferencias del ministerio (Economía y Competitividad) en los presupuestos de este año y recuerda que siguen vigentes las medidas de austeridad y ahorro.

Más información